Edición testing
3 de agosto de 2021, 12:26:39
ENTREVISTAS


Entrevista a Mario Pérez Antolín: "Yo defiendo una filosofía disidente y comprometida, que reflexione sobre los asuntos que nos preocupan y que tome partido por las causas justa"

Autor del libro de aforismos "Contrariedades"
Por Francisco J. Castañón

Mario Pérez Antolín ha publicado bajo el sello La Isla de Siltolá un nuevo libro de aforismos titulado "Contrariedades". Prologado por Jaime Siles, el libro se suma en este 2020 a la obra aforística del autor publicada hasta la fecha: ‘Profanación del poder’ (2011), ‘La más cruel de las certezas’ (2013), ‘Oscura lucidez’ (2015) y ‘Crudeza’ (2018).


En ‘Contrariedades’ hallamos de nuevo a un escritor, aforista y poeta, que reflexiona sobre diversos aspectos de la sociedad contemporánea y cuya producción literaria ha sido bien acogida por los lectores y elogiada, entre otros, por Eugenio Trías, Victoria Camps, Joan Subirats o Vicente Verdú.

¿Qué supone este nuevo libro de aforismos en tu trayectoria como aforista?

Este libro tiene algo de continuidad y de consolidación: continuidad porque mi escritura aforística ha tomado la forma de diario intelectual y Contrariedades es un jalón más en este devenir literario paralelo a mi propia vida, consolidación porque en este libro ya se reconoce muy bien un estilo propio que me individualiza como creador y me diferencia de otras formas de entender el pensamiento, la narración y la poesía.

En sus obras aforísticas has tenido siempre prologuistas de excepción. Jaime Siles firma el prólogo de ‘Contrariedades’. ¿Cómo valoras esta acogida?

Aquellos escritores que somos leídos por muy pocos, al menos tenemos la ambición de ser leídos por los mejores. Yo siempre he buscado el reconocimiento de mis maestros, el elogio de aquellos a los que siempre he admirado y que me han servido de ejemplo. Algunos tuvieron la generosidad de prologar mis libros y de analizar su contenido. Mi gratitud con todos ellos es enorme. Intento no decepcionar a quienes depositaron su confianza en mí. Esa es mi mayor responsabilidad.

Hallamos en este libro sus reflexiones personales y tu visón sobre diversos aspectos del mundo que nos rodea, pero también hay crítica a la sociedad actual, compromiso con los ‘injustamente tratados’ e incluso denuncia…

Yo defiendo una filosofía disidente y comprometida, una filosofía concreta que reflexione sobre los asuntos que nos preocupan y que tome partido por las causas justas. La simplificación también es una forma alienante de ver el mundo, tan alienante como las generalidades abstractas que se desentienden del sufrimiento humano. Por eso, busco, en mis aforismos, una manera lúcida de conocimiento crítico.

En ‘Contrariedades’ leemos al Pérez Antolín aforista, pero también al Pérez Antolín poeta. ¿Se le hace difícil separarlos?

En realidad, yo no establezco una diferencia de géneros cuando escribo. Es más, creo que la fusión de géneros representa una de las características más significativas de mi estilo. El pensamiento, la poesía y la narración se entrelazan, sobresaliendo cualquiera según la intención y el propósito del texto. Malo si detrás de un filósofo no hay un poeta y malo también si detrás de un poeta no hay un filósofo. El aforismo permite esta mixtura con un alto grado de precisión y síntesis.

De la lectura de su obra se desprende que como pensador y escritor no te conformas con lo que se ve a simple vista, buscas lo que pasa desapercibido y ahondas en la realidad que hay más allá. ¿Cierto?

Cada vez me interesa más la realidad velada. Aquello que no se muestra en un primer momento. El método arqueológico te enseña que debajo del primer estrato se ocultan otros incluso de más valor. Lo fácil es dejarse sorprender por lo primero que llama tu atención, por lo más evidente, por lo más próximo, por lo más notorio; pero la experiencia y el conocimiento te ayudan a descubrir las sutilezas de lo indirecto.

Sin embargo, apunta en ‘Contrariedades’ que la visión de la verdad ‘nos desintegraría’, que ‘no estamos preparados para ella’…

A tanto ha llegado el falseamiento de las estructuras de poder, que la contemplación de la verdad podría cegarnos como al que se atreve a mirar el sol de frente. Además, la verdad entraña un problema fenomenológico cuando se trata del “ser-en-el-mundo”. Cabe la posibilidad de que no estemos preparados para adquirir su secreto, es decir, alcanzar su revelación conllevaría nuestra posible disolución como seres cognoscentes preparados solo para certezas parciales y no del todo avasalladoras.

A tanto ha llegado el falseamiento de las estructuras de poder, que la contemplación de la verdad podría cegarnos como al que se atreve a mirar el sol de frente

Aborda aquí temas como la trampa de las ideologías, la quiebra del contrato social, el agarrotamiento de la democracia,… ¿Crees que la sociedad de hoy, siempre de crisis en crisis, tiene remedio?

La sociedad actual se enfrenta a uno de sus mayores retos. Quizá nos encontremos ante una de las más importantes disyuntivas del devenir histórico: el modelo convivencial versus el modelo tecnototalitario. Nunca, como hasta ahora, la concentración de poder económico, las desigualdades sociales, el cambio climático, el populismo político y las mutaciones tecnológicas habían comprometido, al incidir combinadamente, de forma tan radical nuestra supervivencia incluso como especie. No se trata de adquirir un tono apocalíptico, sino de tomar conciencia de una realidad insoslayable: estamos llegando a la máxima capacidad de resistencia del planeta y del ser humano, por lo menos según los hemos venido entendiendo a lo largo de nuestra evolución.

Siguiendo su clasificación de ‘exiliados’, ¿te consideras un exiliado en un tiempo que no es el tuyo?

Supongo que eso les pasa a la mayoría de las personas que tienen más pasado que futuro, pero en mi caso, además, se añade otro elemento conceptual: la condición de exiliado en tanto que sujeto desubicado en sus coordenadas espacio-temporales. No es un problema de desfase, sino de radical oposición a un paradigma inaceptable. Es más una cuestión de crítica que de obsolescencia.

En cualquier caso, a pesar de la trascendencia de los temas que se tratan en ‘Contrariedades’, no falta el humor y la ironía en tus aforismos.

Cuando analizas realidades tan crudas, el humor y la ironía son lo único que te mantiene a flote. Tampoco olvidemos que detrás de estos dos recursos se encuentra una función certera de cuestionamiento del poder. El bufón de la corte era el único que se atrevía a cuestionar las órdenes y a mofarse de los privilegiados. Muchas veces, durante las dictaduras, las revistas satíricas han mantenido la disidencia interna cuando todas las otras voces críticas habían desaparecido. El humor es una cosa muy seria.

¿Está trabajando ya Pérez Antolín en un nuevo libro?

Por lo que se refiere al género aforístico, ya he terminado un nuevo libro y acabo de empezar otro. Además, una editorial andaluza publicará en los próximos meses una antología que agrupa todos mis aforismos más breves. Por lo que se refiere a otros géneros literarios, en el año 2021 saldrá mi poesía reunida y en el 2022 mi primera novela.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.todoliteratura.es