Edición testing
13 de junio de 2021, 20:10:47
CRÍTICAS


“El verdadero tercer hombre”, de Nuria Verde

Por Javier Velasco Oliaga

Estamos ante una novela de auto ficción bastante interesante sobre la extraña amistad del escritor británico Graham Greene con el sacerdote gallego Leopoldo Durán y el profesor Aurelio Verde, padre de la autora del libro “El verdadero tercer hombreNuria Verde. La autora madrileña basándose en los recuerdos, tanto suyos como de su padre, monta una historia dividida en dos partes. Por un lado, tenemos la relación de la escritora con su padre y, por otra, la relación de Aurelio Verde con el autor inglés.


Claramente, la influencia de Karl Ove Knausgård está presente en todo el libro, como bien señala la propia autora en sus páginas, pero también la novela tiene un sentido profundamente viajero. Cuenta la autora en la novela alguno de los quince viajes que realizaron los tres protagonistas durante los veranos de los años ochenta -algún año hasta tres, aunque no queda claro en la novela-. Y también cómo se gestó la amistad entre el sacerdote católico Leopoldo Durán y el escritor, también católico, Greene. Aunque cuando se lo decía el cura Poldo a Greene, a éste no le gustaba mucho.

La amistad entre ambos personajes la cuenta de manera harto aburrida el sacerdote en los cinco libros que le dedicó al maestro del género de espías. Curiosamente, no suele citar el papel que Aurelio Verde desempeñó en esos viajes. Quizá por eso Nuria Verde se ha visto impelida a contar la historia completa de esa extraña amistad. El cura Durán era una persona de otro tiempo, del franquismo para ser exactos, mientras que Greene y Verde eran personas más de su tiempo y, según mi opinión, tenían más cosas en común. Entre ellas, la afición al vino y al whiskey. Sin embargo, pasa por alto la autora el porqué Greene venía tanto a España y más con un cura tan estrafalario. Algunas fuentes señalan que vino para conocer de primera mano cómo evolucionaba la Transición española y poder informar a sus contactos del MI6.

Carlos Villar Flor publicó hace escasos meses el libro “Viajes con mi cura”, mucho más entretenido y mejor escrito que los de Leopoldo Durán. La figura de Verde aparecía también de soslayo. De ahí que el libro “El verdadero tercer hombre” nos dé una panorámica más fiel de esa amistad, eso sí, lo hace de forma fragmentaria porque la autora va alternando, como hemos señalado, su relación personal con su padre y con los viajes de esos tres personajes por España y Portugal, sin tener en cuenta el lógico orden cronológico. A su cita anual, no podía faltar varias paradas inexcusables como las de Salamanca –Greene consideraba a Unamuno como su escritor favorito español-, Vigo, donde vivía el sacerdote gallego y Sintra –donde vivía Mariah, amiga y antigua amante del británico-.

En la película “El tercer hombre”, de Carol Reed, ese papel escurridizo y enigmático lo desempeñaba Orson Wells, en esta nueva novela lo protagoniza Aurelio Verde. No se le cita en las diversas obras anteriores, pero siempre estuvo ahí, pese a los intentos del cura preconciliar. En alguna ocasión, Durán quiso desembarazarse de la presencia de Verde, pero Greene no lo consintió. Sabía que sin Aurelio Verde sus viajes por España carecerían de atractivo y de humor. Ambos eran muy similares en la forma de comportarse y de ver la vida, siempre muy alejados de la visión ecuménica de Durán.

Escribe Nuria Verde la novela en primera persona, donde ella es la verdadera cuarta mujer. Siempre está presente en la narración, bien cuando da su opinión sobre su relación con su padre o sobre sus recuerdos –no siempre agradables- o bien cuando su padre le cuenta las diferentes anécdotas que les sucedieron en todos esos viajes. Como buena periodista y guionista, su lenguaje es muy descriptivo y visual, y muy periodístico; donde destacan unos diálogos muy chispeantes que dan mucha información sobre todas esas relaciones poliédricas que mantenían entre sí todos los personajes de la novela. Quizá la edición hubiese debido tener un repaso más atento por parte del editor porque se han colado varios errores tipográficos y de estilo.

Los viajes por tierras hispanas de Graham Greene fueron la fuente de inspiración de su novela “Monseñor Quijote”, sin duda una de las obras más flojas del autor británico. Me parece más interesante “El verdadero tercer hombre” en el que Nuria Verde se ha dejado sus entrañas y sus traumas, así como Graham Greene se las dejó en “El final del affaire”. Novelas con mucha verdad que tienen poco de lo que hoy se denomina “políticamente correcto”.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.todoliteratura.es