Edición testing
7 de diciembre de 2021, 13:24:15
ENTREVISTAS


Entrevista a Juan Tranche: “La primera batalla de hooligans de la historia ocurrió en Pompeya en el siglo I”

Autor de “Spiculus”
Por Javier Velasco Oliaga

Lo que solemos ver por televisión en los prolegómenos de los partidos de fútbol de alto riesgo entre los ultras de los equipos contrincantes no es un hecho específico de nuestro tiempo. Ya en tiempos de Roma, los seguidores de los gladiadores se enfrentaban en las calles a la salida de los anfiteatros. Cómo ven, no hay nada nuevo bajo el sol. Lo que sí es nuevo es la visión que Juan Tranche nos cuenta en su primera novela histórica “Spiculus” sobre los gladiadores, una obra que nos da un enfoque novedoso de las novelas de romanos.


Juan Tranche es un joven escritor madrileño, afincado en el sur de la provincia, muy cerca de mi residencia habitual, por eso quedamos a la sombra del ayuntamiento de mi pueblo para realizar una entrevista que se alargaría toda la tarde porque todo lo que cuenta es interesantísimo para todo aquel que le gusta la historia de Roma. Nosotros somos romanos y para ver su grandes solo hay que desplazarse a la cercana población de Carranque para ver una de las mejores villas romanas que existen en Hispania, con unos mosaicos dignos de la propia Roma o Pompeya.

A Juan Tranche se le nota a primera vista que vive con intensidad su amor por los gladiadores. Se recorre la geografía hispana para ver las singulares recreaciones históricas que se realizan por toda nuestra piel de toro. “Creo que la mejor de todas es la que se lleva a cabo en Lucus Augusti –la actual Lugo- el "Arde Lucus" que se celebra a mediados del mes de junio. En mi opinión, el recreacionista Alfonso Mañas es uno de los que más y mejor conocen este mundo”, me dice en el trayecto en el que nos acercamos a la taberna de la villa.

Aunque “Spiculus” es su primera novela histórica que publica, Juan Tranche ha dedicado toda su vida al sector editorial, pero relacionado con la educación. Su segundo proyecto de ficción ya está casi acabado y me adelanta que también irá sobre gladiadores, mejor dicho sobre gladiadoras, algo que promete ser realmente épico. Y eso se nota en nuestra conversación porque hablar tanto de gladiadores hace que salten chispas mientras hablamos.

El autor es tan fan de estos luchadores que, además de ir a las recreaciones históricas, ha hablado con muchas de estas personas que se dedican a la gladiatura. “Para recrear el mundo de los gladiadores hay que conocer lo que hacían y qué mejor que meterse en una recreación para sentir los nervios que se tienen al realizar estas demostraciones. Quiero hacer recreaciones y me quiero apuntar a algún grupo de éstos”, reconoce. De momento, está apuntado a clases on-line de italiano y latín para poder leer de primera mano todo lo que se ha escrito sobre estos luchadores.

En Roma, los gladiadores eran tremendamente populares. Despertaban muchas pasiones y hasta se llegaba al enfrentamiento personal en las gradas de los anfiteatros o en las calles. “La primera batalla de hooligans de la historia ocurrió en Pompeya en el siglo I”, afirma con la pasión de un gladiador. Así la primera pregunta que le lanzó es: ¿por qué el tema de gladiadores para su primera novela?

“La lucha de gladiadores era una ceremonia sagrada para honrar a los muertos”

“En mi opinión, todos los luchadores que ha habido en la historia lo han sido por motivos bélicos, territoriales, de expansión de sus dominios o por honor. Sólo hay un tipo de lucha que se hace por ofrecimiento: la gladiatura. Es un rito a los muertos”, explica con precisión hispano-romana. Ni siquiera los boxeadores o karatekas actuales lo hacen por ese ofrecimiento, es más bien un deporte, sangriento en ocasiones, pero deporte al fin y al cabo. “Era un ritual, una ceremonia sagrada para honrar a los muertos”, recalca.

Posteriormente, la lucha de gladiadores se convierte en Roma en un espectáculo de masas, pero siempre con una filosofía de ritual a los muertos. “La primera lucha de este tipo la llevan a cabo Aquiles y Patroclo. Lo importante no es ganar o ser derrotado sino cómo se perdía. Había que luchar con honor, con coraje. El público del anfiteatro perdonaría la vida al perdedor si había visto que en la lucha se había esforzado, si se había levantado cada vez que había caído sobre la arena teñida de sangre”, desgrana con pasión gladiadora. El público así lo decidía. Lo del dedo pulgar hacia arriba o hacia abajo no está lo suficientemente documentado y Tranche cree que no se hacía así “A día de hoy no se sabe exactamente como era el gesto, probablemente se hacía con un pañuelo blanco, igual que en los toros para conceder una oreja”, subraya.

En “Spiculus”, el autor nos cuenta muchas cosas sobre los ludus de gladiadores. En la novela, se centra en dos jóvenes romanos, Lucio y Ronet, que siendo amo y esclavo, eran amigos desde la infancia aunque terminarían enfrentándose en la arena. Algo parecido a “Hombre rico, hombre pobre”, pero en romano. Donde se ha dado más protagonismo al antagonista que al propio personaje central. En la entrevista, el autor cuenta muchas anécdotas sobre la gladiatura. "Tiberio llegó a pagar hasta 100.000 sextercios por un gladiador, toda una fortuna, y Nerón solía hacerse acompañar por gladiadores en su deambular por el foro", apunta.

“Lo mejor para contar este tipo de historias es hacerlo como un juego de niños, para que el lector pueda entender la filosofía de estos gladiadores que, recordémoslo, eran esclavos. Eran los más bajo de la sociedad romana, más incluso que los actores de teatro o las prostitutas”, expone Juan Tranche ante la sorpresa de su interlocutor y agrega “lo que no soportaban nunca era la infamia”.

Gladiator ha hecho más por los gladiadores que el resto de todas las películas juntas

Juan Tranche comenzó a apasionarse por el mundo de los gladiadores a temprana edad. “La película Gladiator fue el detonante, tenía una atmósfera que me apasionaba, que me tocaba la fibra. Ha hecho más esa película que el resto de las películas de gladiadores”, reconoce. Así empezó a interesarse y a ir conformando una biblioteca sobre la gladiatura, especialmente de libros de ensayo histórico, ya que hay pocas novelas que le llamen la atención. Las películas, salvo la citada, tampoco le convencían. Así que hace tres años decidió escribir su novela y poner todo en su sitio. Empezó a interesarse por las recreaciones y se veía todas las que podía en you tube. De hecho, cuando ha visto esos combates, ha tenido que cambiar algo de su novela para hacerlo más fiel a la realidad histórica.

“He cambiado muchas cosas según he ido aprendiendo más cosas sobre los gladiadores. También he tenido que reescribir muchas escenas, como un combate de retiarius –el gladiador más sufrido, el que va con la red-, después de asistir a una recreación. En cuanto a la narración he procurado hacerlo de manera lineal, aunque el primer capítulo fue el último que escribi”, confiesa el escritor afincado en Fuenlabrada. Para Juan Tranche, “las luchas de los gladiadores son una metáfora de la vida. Si no consigues o te quedas cerca de conseguir el éxito, el público valorará tu esfuerzo".

Cambiamos de tercio y hablamos de lo que supone la cultura romana en España. “Es la cuna de nuestra civilización. Hay que reconocer las cosas buenas que hicieron y hay que verlo con los ojos de entonces, no con los de ahora. También hay otros pueblos que han influido mucho en nuestro país, como los judíos. Si no se les hubiese expulsado, nuestra historia habría cambiado. Eran unos grandes, gestores, banqueros y, en ocasiones, un poco usureros”.

A la hora de señalar sus influencias, además de las recreaciones históricas, reconoce que le gustan escritores como Howard Fast o Ben Kane, pero que su novela favorita de “La columna de Hierro”, de Taylor Caldwell. Como esos autores, “he intentado explicar el pensamiento de la época lo más fielmente posible”, señala y concluye “he cumplido un objetivo, un sueño al escribir el libro”. Un libro que estoy seguro le dará muchas alegrías y sólo es el comienzo de una más que prometedora carrera y nosotros estaremos cerca para contarlo.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.todoliteratura.es