Edición testing
22 de junio de 2021, 13:02:11
CRÍTICAS


"La primera vuelta al mundo. Relación de la expedición de Magallanes y Elcano (1519-1522). El relato de primera mano de una epopeya grandiosa. V centenario de la I Vuelta al mundo", de Antonio Pigafetta

Alianza Editorial
Por José María Manuel García-Osuna Rodríguez

Estamos ante una obra maestra, que merece lo mejor de lo metafísico. La encuadernación es un lujo sin la más mínima crítica. Antonio Pigafetta fue un noble italiano nacido en Vicenza hacia 1480, en la región del Véneto, para morir hacia 1534. Fue un importante geógrafo y cronista de de la Serenísima República de Venecia, y caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén o de Rodas y de Malta.


En compañía de Francesco Chiericati llegó a las Españas en 1518; será en este momento cuando forme parte de la expedición de Fernando de Magallanes, una auténtica odisea alrededor del mundo. La obra sería dedicada al Ilustrísimo y Excelentísimo Señor Philippe de Villiers de l’Isle-Adam, ínclito Gran Maestre de Rodas y su señor devotísimo. Regresarían en 1522, a bordo de la nao Victoria, el único barco que regresó. Pigafetta fue uno de los 18 que supervivieron, de los 265 tripulantes que iniciaron el viaje. Otros 18 se quedaron en las islas Molucas, allí repararon la nao Trinidad y regresaron como prisioneros de los portugueses hasta Lisboa. Su relato de los hechos se titula RELACIÓN DEL PRIMER VIAJE ALREDEDOR DEL MUNDO, escrito y publicado en 1524, y que es la magnífica obra que aquí les presento.

El sábado entramos en la bahía de San Lúcar con solo dieciocho hombres, la mayor parte de ellos enfermos. De los sesenta que habíamos salido del Maluco algunos habían muerto de hambre, otros habían huido a la isla de Timor, otros habían sido condenados a muerte por sus delitos. Desde que habíamos recorrido catorce mil cuatrocientas sesenta leguas, habiendo dado la vuelta completa al mundo, de levante a poniente”. Ya, asimismo, el Premio Nobel de Literatura del año 1982, Gabriel García Márquez escribió: “En este libro breve y fascinante, se vislumbran ya los gérmenes de nuestras novelas de hoy”. El 10 de agosto de 1519, la Corona de los Reinos de León y de Castilla, ya gobernada por el emperador Carlos V, financiará cinco naves que al mando del Capitán General portugués Fernando Magallanes salía de Sevilla buscando poder encontrar el camino más corto posible para poder llegar hasta las islas de las Especies. Cuando se produzca el regreso, el 8 de septiembre de 1522 llegarían los supervivientes comandados por el vasco Juan Sebastián Elcano, “los más flacos y destrozados que podía ser”. Antonio Pigafetta se embarcó por afán de conseguir fama, y para ello escribiría esta obra contando “todas las cosas pasadas día a día durante nuestro viaje”.

Con esta fenomenal obra, el cronista legaría a la posteridad la relación de este viaje extraordinario. Los navegantes del Renacimiento denominaron el Maluco a las islas de las Especias o de la Especiería, situadas vagamente entre la India y el Japón, lo que se importaría de ellas era esencial para la época, y para el condimento de los alimentos del momento histórico que nos ocupa; son: la pimienta, el azafrán, el clavo, la canela, nuez moscada, el tomillo, el romero, etc. La obra también es conocida como la Relación de Pigafetta o como El primer viaje en torno al globo. El autor realizó la narración durante su viaje y a posteriori. Día a día, mes a mes, recopiló numerosos datos acerca de todo lo necesario para realizar un estudio pormenorizado del hecho: la geografía, el clima, la flora y la fauna, y los indígenas que iban conociendo. El interés de Pigafetta fue de tal calibre, que hasta recogió diversas palabras en idioma cebuano, y también de los indígenas brasileños. Entre los animales que analizó, deseo destacar lo que escribió sobre el pingüino de Magallanes, el lobo marino y el guanaco. También describió una nube de niebla denominada como Nubes de Magallanes. Es de interés relatar como analiza el cronista la personalidad de Magallanes: “El capitán general Fernando de Magallanes había resuelto emprender un largo viaje por el Océano, donde los vientos soplan con furor y donde las tempestades son muy frecuentes. Había resuelto también abrirse un camino que ningún navegante había conocido hasta entonces; pero se guardó bien de dar a conocer este atrevido proyecto temiendo que se procurase disuadirle en vista de los peligros que había de correr y que le desanimasen las tripulaciones. A los peligros naturales inherentes a este empresa, se unía aún una desventaja para él, y era que los comandantes de las otras cuatro naves, que debían hallarse bajo su mando, eran sus enemigos, por la sencilla razón de que eran españoles y Magallanes portugués”.

Aunque, Antonio Pigafetta se equivoca, de forma valorativa, porque Magallanes ya había renunciado a su ciudadanía portuguesa, y en este momento era súbdito del emperador Carlos V. El otro líder era Juan Sebastián Elcano, un vasco de Guetaria, nacido hacia 1486 o 1487. En 1522 Carlos V reclamó su presencia en Valladolid, con la finalidad de que le explicase punto por punto todo lo relativo al viaje: “acompañado de dos personas de las que han venido con vos, las más cuerdas y las de mejor razón”. Antonio Pigafetta no tenía a Elcano como una de sus debilidades afectivas, ya que la mala relación entre ambos y la antipatía personal serían proverbiales. En suma, recomiendo la lectura de esta magnífica obra. Elcano recibió un blasón: “Primus circumdedisti me. Fuiste el primero que me rodeó”. Sobresaliente y elegante obra hasta en su maquetación.Rex tamen, atque idem egregius virtute bellica”.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.todoliteratura.es