Edición testing
18 de septiembre de 2021, 7:36:42
PRESENTACIONES


Luis García Jambrina presenta “La doble muerte de Unamuno” en la Semana Negra de Gijón

“Todo lo que nos han contado sobre Unamuno era mentira”
Por Javier Velasco Oliaga

Así de contundente se ha mostrado el escritor zamorano Luis García Jambrina en la presentación de su último libro “La doble muerte de Unamuno” que ha escrito en colaboración con el director de cine Manuel Menchón. El libro surgió a raíz de un documental que dirigió el cineasta y que trata uno de los grandes misterios de nuestra historia reciente: el último día de la vida de Unamuno.


“Manuel Menchón había estudiado el relato de la muerte de Unamuno y le interesó tanto que se puso a investigar. Cosa que no había hecho antes ningún historiador especialista en el escritor de la generación del 98. Se había dado por buena la versión oficial, que fue obra de la Oficina de Prensa de los sublevados que estaba dirigida por Millán Astray. Se daba una visión demasiado interesada”, ha señalado el escritor que decidió aliarse con Menchón para escribir esta esclarecedora crónica.

Para el autor zamorano, “La guerra se hace con y en los medios de comunicación y con mucha propaganda”, entre otras cosas y eso es lo que hizo el general de la legión cuando se dedicó a la propaganda. “Nosotros creemos que se produjo una doble muerte. Una muerte simbólica. Unamuno era una persona de 72 años que había perdido el interés por vivir. Estos propagandistas tratan de destruir la memoria de Unamuno y convertirlo en una especie de traidor tanto a la Republica como a los sublevados”, apunta el autor.

Pero los rebeldes, “lo siguen utilizando como un símbolo, tenía un prestigio intelectual enorme” y los autores dudan de si el escritor vasco fue asesinado o envenenado. “Surgió la posibilidad de hacer un libro con todo el material que tenía Menchón. Hay cosas a las que no podemos llegar. Hay temas que están llenos de misterio y que no se pueden aclarar del todo. Este año hará 85 años de su muerte. Mi objetivo fue hacer un libro de no ficción que se lea como una novela, como un thriller y que esté lleno de enigmas” evalúa García Jambrina.

Unamuno fue un republicano liberal que no modificó nunca de sus convicciones

En "La doble muerte de Unamuno" han querido renunciar a las notas a pie de página para dar al libro más agilidad. “El libro es un punto de partida para que puedan seguir investigando quien quiera hacerlo”, afirma el autor. Para Jambrina, el bando rebelde quiso valerse del prestigio del escritor y de la Universidad de Salamanca. Querían deslegitimizar la causa republicana y apoyar a los rebeldes. No olvidemos que en Salamanca estaba el cuartel general de Franco y toda su maquinaria de Prensa y Propaganda. Muchos escritores falangistas estaban encuadrados en dicha maquinaria, tales como Ernesto Giménez Caballero, Víctor de la Serna, Miguel Fleta, etc. Dieron una retórica muy falangista a sus comunicados”.

“Unamuno murió en la casa donde estuvo confinado. Muere acompañado por un joven falangista que no era ni amigo suyo, ni era escritor, ni había estudiado en Salamanca, como se dijo posteriormente. Bartolomé Aragón fue un militante muy destacado de Falange de Huelva. Se alistó voluntario con los requetés y se convitió en el jefe de prensa del bando rebelde en Huelva. Se puso al servicio de Franco. En octubre del 36 se celebró el tercer año de la fundación de Falange con un auto de FE (Falange Española), como los que hacía la Inquisición y que consistió en una quema de libros en la plaza del 12 de octubre. Aragón quería legitimar la quema de libros con ciertos pasajes del Quijote”, expone de manera clara.

El autor sostiene que hay muchos puntos oscuros en el relato. “No se aducen razones médicas y el certificado de muerte de Unamuno está desaparecido. Ni siquiera se hizo autopsia”, afirma Jambrina. Los autores acudieron al forense Francisco Echeverría para buscar respuestas que no llegaron a encontrar por toda la documentación que se escamoteó. El autor recuerda la utilización del nombre de Unamuno por el bando sublevado. “Llegaron a poner su nombre a un campo de concentración una vez concluida la contienda nacional”, expone.

Esa desinformación se ha mantenido hasta nuestros días. “Unamuno no era un facha. Se enfrentó a los fascistas y a Millán Astray. Encontramos un testimonio de primera mano que algunos autores pasaron deliberadamente por alto”, subraya el escritor y añade "escribió unas cartas antológicas metiéndose con Mola y con el director del ABC de Sevilla. En mi opinión, Unamuno no se callaba ante nadie. Él era un republicano liberal que no se separó nunca de sus convicciones”.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.todoliteratura.es