Edición testing
19 de mayo de 2022, 7:06:10
ENTREVISTAS


Entrevista a Lucía de Vicente Barrios: "Un periodista jamás debe de ser parcial en sus reportajes, entrevistas o artículos"

Autora de "Tras la estela de un sueño"
Por Miguel Esteban Torreblanca

Lucía de Vicente Barrios nació el 29 de marzo de 1960 en Madrid. Estudió periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de Madrid, aunque no ejerció hasta 1991. Ha sido directora y propietaria de la agencia de prensa Orvi Reportajes, dirigió el suplemento VS de edición semanal en el periódico La Razón y ejerció de colaboradora de la revista Hola durante doce años. También escribió para las revistas Lecturas, Semana y Diez Minutos y otros medios escritos. En radio llevó a cabo colaboraciones puntuales en diversos medios radiofónicos y durante un año fue colaboradora del programa diario Nuestra Noche, de Radio Internacional.


Tras aparcar su profesión para dedicarse a la tarea de ser madre, en 2010 comenzó una nueva andadura como escritora y correctora literaria, tarea que completa impartiendo cursos de comunicación escrita y técnicas narrativas, tanto presenciales como on-line, para prestigiosas empresas e instituciones españolas.

Su primera novela, Cuando pase la Tormenta (ganadora del VIII Premio Internacional de Novela Romántica Vergara 2018), fue publicada en 2011 y, posteriormente republicada por Ediciones B en 2015. Después de esta, llegaron otras muchas: Lazo eterno (2016), Tras la estela de un sueño (2018), Ese amor que nos lleva o Mundo paralelo.

¿Cómo definirías el término “periodismo”?

Para mí es la información objetiva de un hecho o acontecimiento acaecido que merece la atención del resto de personas. Por supuesto, la clave está, siempre, en la palabra OBJETIVA; un periodista jamás debe de ser parcial en sus reportajes, entrevistas o artículos.

¿Qué te llamó la atención de esta carrera/oficio para estudiarla y trabajar como periodista?

La información es poder y esta debe de estar en posesión de todo el que esté interesado en ella, por lo que es vital ponerla a disposición del resto del mundo. La humanidad entera está en manos de, solo, unos pocos jerarcas, dioses de papel que son los que mueven los hilos y tienen demasiados secretos. Sin embargo, como digo la información es poder y el cometido de un periodista es descubrir estos secretos y convertirlos en vox populi para que cualquier pueda tomar sus propias decisiones.

¿Qué opinión tienes de la carrera de periodismo?

Es la forma de aprender un método y una fórmula para servir a la humanidad. Y, en el periodismo, como en cualquier otra profesión, son necesarias unas herramientas y unas técnicas que son necesarias adquirir. La universidad es una manera como cualquier otra de hacerlo.

¿Por qué eres periodista?

Porque es la profesión que siempre quise tener. Desde que era muy pequeña y escuchaba la radio con mi abuela, ya desee ser una de esas personas que mostraban a los demás lo que ocurría en el mundo.

¿Qué te motiva de la profesión?

La inmediatez; las repercusiones sociales, culturales y sociales; el servicio… Todo. Es la profesión más maravillosa del mundo.

¿Cómo es tu día a día en tu actual trabajo?

Como periodista ya no ejerzo, lo dejé hace diez años. Bajo mi punto de vista, esta profesión ya no es ni libre ni objetiva y está manipulada por los Medios, que son esclavos de las potencias y los poderes a los que pertenecen. Visto desde ese ángulo, los periodistas ya no son tales y se han convertido en simples esbirros de sus empleadores; justo lo que te enseñan que nunca debes de hacer. Por eso lo dejé y me dedico a escribir novelas; contar historias inventadas a través de las cuales hago mi propia denuncia social lo mejor que puedo.

¿Cómo valoras el momento actual dentro de la profesión periodística?

Es lo que acabo de contar en la respuesta anterior. Sin querer ser derrotista, aunque a veces pienso que no me queda más remedio, la profesión periodística ya no existe.
¿Cuándo dices que el periodismo lo deben ejercer periodistas, significa que los periodistas deben haber cursado la carrera de periodismo?

Cuando hablo de “periodistas” no me refiero a personas que hayan cursado la carrera de periodismo, sino a profesionales del periodismo. Y me da igual si el periodista es, o no, un graduado o licenciado de carrera. Mi máxima es que esta profesión debe ser ejercida por quien se ha preparado para llevarla a cabo (ya sea de manera educativa y/o universitaria o con conocimientos adquiridos a base de práctica y/o formación autodidacta). En la historia de la comunicación hay grandes periodistas que no pisaron la facultad en toda su vida y otros que tienen un grado y cuatro másters pero no son capaces de comunicar un acontecimiento. La cuestión no pasa por un diploma en la pared, sino por la capacidad de cada cual para desempeñar la profesión.

¿Qué sería para ti realmente “cultura” y cómo lo englobarías dentro del periodismo?

En mi opinión es el conjunto de conocimientos históricos, tradiciones, costumbres, ideas e ideologías que cumplimentan un tema y que influyen, o han influido, en la sociedad de nuestros días, ya sea propia o ajena; pertenezca a nuestro mundo o a otros pueblos. Por supuesto, la cultura es futuro; ya que lo que fuimos está directamente relacionado con lo que llegaremos a ser. Una sociedad sin cultura no tiene futuro.

¿Cómo definirías que es realmente el periodismo cultural?

El periodismo cultural es, en mi opinión, la unión de las dos ideas que he expresado anteriormente. La manera de transmitir la información de las diferentes señas de identidad de una sociedad determinada, ya sea a través del arte, la literatura, la filosofía, la historia, las corrientes del pensamiento, las ciencias sociales o los acontecimientos que formaron y que, día a día, siguen conformando a un pueblo o a un grupo concreto. El cine, el arte, la literatura, el teatro, la música, la fotografía, la historia, el estudio… todo es cultura y todo puede comunicarse.

Bajo mi punto de vista, el periodismo ya no es ni libre ni objetivo y está manipulado por los Medios

¿Hay aspectos que podríamos considerar que son culturales y en cambio no entrarían dentro de la categoría del periodismo cultural?

No, creo que todo es cultura y todo se puede comunicar con objetividad. Solo depende de la forma de tratar esa información. Y esa es la labor de un periodista. Un accidente de tráfico, un robo o un atentado terrorista obedece a unas señas de identidad cultural y a un momento de la historia, por lo tanto, también son cultura. La actualidad no tiene por qué no ser cultura. ¿Alguien puede imaginar, hoy en día, al pueblo estadounidense sin los atentados del 11S? Lo que hoy es actualidad en diez minutos es historia y, por lo tanto, cultura.

¿Cómo se trabaja en un medio público en lugar de uno privado?

Jamás he trabajado en un medio público, así que no estoy capacitada para hablar de esas diferencias.

¿Cómo ha afectado la evolución de las tecnologías de la comunicación en tu trabajo?

Pues, como en todos los ámbitos de la sociedad, nos ha cambiado la vida. Ahora todo es mucho más fácil, más rápido, más “fiable”; la información la tenemos a un click. Pero también nos ha convertido en profesionales más cómodos y menos concienzudos; más manipulados. La comprobación de las fuentes siempre ha sido la base de un buen periodismo, pero las tecnologías de la comunicación nos lo ponen tan fácil que, a menudo, nos olvidamos de ejercer esta parte tan importante de la profesión y nos fiamos de lo que nos ponen delante de nuestras narices. En resumen, es un arma de doble filo que tenemos que saber gestionar. Pero, si no perdemos el rumbo y hacemos bien nuestro trabajo, ¡bendita tecnología! Bienvenida sea.

¿La inmediatez cómo afecta en este trabajo? ¿No resta calidad al trabajo?

No tiene por qué restar calidad. El periodismo es inmediatez. Lo que ha ocurrido hace diez minutos ya no es periodismo, es historia. Ahora bien, no hay que confundir inmediatez con falta de profesionalidad; como ya he dicho, la base de un buen periodismo es la confirmación de las fuentes.

¿Qué cambiarías del periodismo actual? o Lo mejor y lo peor del periodismo

Lo cambiaría casi todo, pero me conformaría con que los medios de comunicación dejaran de venderse al mejor postor y facilitaran a sus periodistas la fórmula para comunicar la verdad objetiva, no la verdad que interesa al medio.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.todoliteratura.es