Edición testing
27 de mayo de 2022, 15:15:39
CRÍTICAS


“Mi amistad con Gregorio Prieto”, de Pascual-Antonio Beño

Por Paco Huelva

Con una cuidada edición a cargo del escritor Pedro Menchén, Almud Ediciones de Castilla La Mancha ha puesto en circulación el libro “Mi amistad con Gregorio Prieto” de Pascual-Antonio Beño.


Empecemos por lo siguiente. Entre las tres personas, Prieto, Beño y Menchén, a pesar de la diferencia de edad entre ellos, existe una conexión que va más allá de la amistad y que los enlaza en una especie de “trinidad”, que este valioso texto pone de manifiesto, sustentada a mi parecer en tres pilares: el amor hacia la libertad individual -que hace de ellos seres singulares-, su pasión por las artes en sentido genérico y por la literatura en especial por otro. Fundamentos más que suficientes para que el escritor, investigador y ensayista Pedro Menchén, haya preparado la edición de este libro, realizado un exquisito proemio que lleva por título “El poeta y el pintor”, y clarificado con múltiples notas históricas -a pie de página- los avatares que cuenta el que fuera su maestro, el escritor Pascual-Antonio Beño, y, a su vez, dilucidado la estrecha relación de éste con el pintor Gregorio Prieto, que, debió mantenerse oculta durante mucho tiempo por la homofobia latente y persistente durante todo el régimen franquista.

He de reconocer que el nombre de Gregorio Prieto me sonaba digamos como una lluvia fina, pero, sin transcendencia, y que la lectura de “Mi amistad con Gregorio Prieto” de Pascual-Antonio Beño, me ha permitido situarlo en la historia y en el mundo del arte.

Gregorio Prieto llegaría a Madrid con ocho años y, andando el tiempo, obtendría plaza en la Real Academia de Bellas Artes. Realizó múltiples exposiciones individuales y colectivas y viajó por un buen número de países. Cultivó el dibujo, la pintura, el collage y el arte gráfico. Conoció a infinidad de personas relacionadas con las artes, entre las que podríamos destacar a Rosa Chacel, Valle-Inclán, Julio Romero de Torres, José Frau, Daniel Vázquez Díaz, Rafael Alberti, Enrique Díez-Canedo, García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Emilio Prados, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda, José Bergamín, Manuel Altolaguirre, Maruja Mallo, Unamuno, André Breton, Paul Valéry, Dámaso Alonso, Francisco Ayala, Alberto Moravia, Gerardo Diego, Edgar Neville, Leopoldo Panero… y un largo etcétera.

Por su parte, el maestro y filólogo Pascual-Antonio Beño, quien, aparte de escritor ejerciera también como periodista, poeta y dramaturgo, sigue siendo un perfecto desconocido en el mundo de las letras, y su obra publicada anda -la gran parte de ella- perdida en los suspiros de la Historia, y no digamos ya la que se quedó por editar.

Debemos al tesón y al esfuerzo de Pedro Menchén, la publicación de esta obra de Beño, en la que habla de sus relaciones personales con Gregorio Prieto, que se mantuvieron física, de forma epistolar o telefónicamente durante más de tres décadas, y de la que no deseo avanzar nada más, porque, como bien dice Menchén en el prólogo: “Lo importante, en cualquier caso, es lo que él mismo escribió, lo que quiso decirnos, el testimonio que quiso dejarnos sobre su amistad con Gregorio Prieto.”

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.todoliteratura.es