Edición testing
23 de octubre de 2021, 21:46:47
ENTREVISTAS


Sergio Ramírez: "La característica principal de un escritor es su curiosidad"

Autor de "Sara"
Por Javier Velasco Oliaga

Sergio Ramírez acaba de publicar “Sara”, su última novela, en la que viaja a través del tiempo hasta la Edad del Bronce para recoger viejas tradiciones bíblicas. En esta ocasión se ha fijado en Sara, la esposa de Abraham, para escribir una novela de ficción que nos descubre una mujer rebelde que no acepta el papel sumiso que tenían sus contemporáneas.


Para el escritor nicaragüense, “Sara” no es una obra histórica, “es una novela que trata hechos tan antiguos que entran en el territorio del mito, recogiendo tradiciones tan antiguas que los elementos objetivos se desvanecen”, nos cuenta en la entrevista que mantuvimos en la sede de su editorial, y añade que “lo que he hecho ha sido inventar entre líneas una historia de la Biblia sin entrar a interpretarla”.

En su opinión, la bíblica Sara aparece como una mujer pasiva, tan pasiva que no le queda más remedio que aceptar acostarse con el Faraón para que su marido Abraham consiguiese ciertos beneficios económicos. “Siempre me chocó el planteamiento callado de Sara. Yo he querido retratarla como una mujer rebelde y llena de humor que no acepta vivir sumisa detrás de las cortinas de su casa”, explica con tono pausado el escritor y ex político.

Sergio Ramírez ha querido hacer un personaje muy humano. “Los personajes bíblicos que crea Hollywood siempre me han parecido muy grandilocuentes. Por lo contrario, he querido hacer una novela minimalista, que se desarrolla en el desierto, donde trato de crear personajes que sólo están esbozados en las Escrituras”, señala. En esos textos nos encontramos héroes y villanos, pero según el escritor “los seres humanos no son blancos o negros sino que hay una escala de grises con un montón de matices” y son esos matices los que ha querido resaltar.

“Me siento un narrador de ficciones que utiliza los recueros que le da la realidad dando siempre lo mejor”, se define a sí mismo. Para componer esas ficciones, en esta ocasión, ha utilizado una manera muy cinematográfica, como si utilizase una cámara que va buscando un determinado objetivo acercándose hacia él. Y ha sido su inconformismo el que le ha llevado a escribir “Sara”, cambiando de registro y saltando de la narración corta de Flores oscuras a la novela. “La característica principal de un escritor es su curiosidad”, afirma convencido, algo que a él le sobra.

Para escribir la novela se ha basado en algunos de sus recuerdos infantiles. “Mis dos abuelas eran muy religiosas, una protestante y otra ultra católica. El culto evangélico de los protestantes se basa en la lectura de la Biblia, por el contrario, los católicos nunca la leen y nos mostraban sus enseñanzas con láminas”, recuerda con pasión. Sabiendo que el mecanismo de la mente humana es que cuando recuerda, inventa. Él ha intentado ser lo más riguroso posible y obviar la multiplicidad de acercamientos a la ficción sin necesidad de exagerar. “La verdad es tan soberana que no necesita invención”, apostilla.

Ha querido construir la figura de una mujer que siente que tiene que asumir un papel activo y tener su propia voz. Por eso cree que “Sara” está muy emparentada con su novela “La fugitiva”, que publicó en 2011. En ambas ha construido a unas mujeres que luchan por ser ellas mismas, unas mujeres que están abiertas al perdón y dispuestas a la reconciliación. Sin embargo, reconoce que el machismo sigue predominando en muchos países y, sobre todo, en aquellos que se basen en sociedades patriarcales y agrarias. “Las conductas machistas no se arreglan con prohibiciones, sino con educación”, opina tajante.

“El escritor y el político son antagónicos”
Entrevistar a Sergio Ramírez y no hablar de política es casi imposible. Durante casi cinco años fue Vicepresidente de Nicaragua durante el mandato de Daniel Ortega. “El escritor y el político son antagónicos. La política le chupa el tiempo al escritor porque la política no tiene horarios”, apunta con firmeza. Con la misma firmeza ataca la situación de su país: “El sistema democrático en Nicaragua ha sido destruido. Es malo que todo el poder esté en manos de una única persona o caudillo, por eso no veo solución democrática en mi país. Además, estos sistemas populistas tienden a erradicar toda la oposición de manera ilegítima”.

Sin embargo, ve que en España no hay flaquezas de ese tipo. “Lo que sí veo es una recomposición del sistema político. Los ciudadanos están buscando nuevas opciones y esto es totalmente saludable”, certifica. Donde la juventud asume un nuevo papel. “Se necesita un relevo generacional para que no se produzca un anquilosamiento de la sociedad”, ratifica y él ya tuvo su oportunidad y no salió como le hubiese gustado. Pese a ello “no me siento ni desencantado ni arrepentido”, ratifica.

Ahora está centrado en la literatura, aunque necesita de otras actividades, como escribir artículos de opinión y dar conferencias para subsistir. “Necesitaría vender cientos de miles de libros para vivir sólo de la literatura”, se queja sarcásticamente. De ahí que luche para que la literatura tenga un campo de influencia más grande. “Hay países en Centroamérica u otros como Bolivia y Paraguay que no tienen casi industria editorial. Hay que ayudar a estos países para que lo tengan y den a conocer a sus autores”, declara en nuestra conversación.

Cuando se le pregunta qué escritores españoles lee, enseguida cita a Javier Cercas, pero también habla de Almudena Grandes y Javier Marías. Sin embargo, lo que más le gusta son los libros que le hacen reflexionar, de ahí que ahora esté leyendo a Walter Benjamin, “me gustan esos escritores alemanes que se rebelaron contra el nazismo, como él lo hizo o como Stefan Zweig, escritores libertarios que terminaron suicidándose”, concluye. Sergio Ramírez, afortunadamente, tiene todavía cuerda para rato porque “un escritor no se jubila nunca y lo que a mí realmente me gustaría sería morir con la pluma en la mano”.

Puedes comprar el libro en:



Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.todoliteratura.es