Edición testing
4 de julio de 2020, 20:58:52
ENTREVISTAS


Entrevista a Paula Bonet, autora de “813. Truffaut”

“Mi educación sentimental la he robado de las películas de Truffaut”

Por Javier Velasco Oliaga

Si Paula Bonet adora a François Truffaut, el cineasta francés adoraba a Maurice Leblanc. El libro que acaba de publicar la ilustradora valenciana “813 Truffaut” toma el título del escritor francés al que tantas veces hacía referencia el director. El número aparecía muchas veces en sus películas. En una habitación de hotel, en la matrícula de un vehículo e, incluso, un personaje de uno de sus filmes decía que estuvo encerrado 813 noches en la habitación. Si el libro hubiese pesado 813 gramos ya hubiese rizado el rizo, pero la báscula dio 838.


Paula Bonet no podía poner otro título que “813.Truffaut” a un libro que es un homenaje a Truffaut. Incluso no pudo resistir la tentación de visitar por dos veces París para recorrer las ubicaciones de sus películas y cuando tuvo la oportunidad de pasar una noche en la habitación de un recoleto hotel de Mont-de-Marsan donde solía escabullirse el director galo, lo hizo y donde llegó a rodar alguna escena de su película “Besos robados”. Ver las mismas panorámicas del Sacré-Cœur que vio el director le removió el alma.

“François Truffaut es uno de mis referentes. Cuando con veinte años me acerqué a su cine, me conmovió y no pude por menos que ver toda su filmografía. Desde entonces vuelvo con mucha frecuencia a ver sus películas, raro es el mes que no veo al menos una de sus películas”, nos dice en una entrevista que mantuvimos en la cafetería de un hotel cercano a la estación de Atocha.

La joven artista lleva ya varios libros ilustrados pero fue con el anterior, “Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End”, cuando decidió dar el paso para escribir sus propios textos. Aún así reconoce que “lo más complicado de "813" ha sido la escritura. Sobre Truffaut está casi todo dicho y lo que yo podía aportar era tan poco que lo que quise es que los lectores viesen la pasión que en mí provoca ver sus películas y la admiración que siento por él, de ahí que intentase llevar el libro a mi terreno. De ahí que no quisiese que un público especializado se sintiese timado”, reconoce con humildad, casi sin darse cuenta de que el libro que ha publicado la editorial La Galera es una pequeña obra de arte donde se integran a la perfección texto e imágenes.

“La estructura del libro debía de ser muy concreta”, señala. Por ello, dividió el libro en tres partes. En la primera cuenta una escueta biografía del cineasta, en la segunda se centra en tres de las más significativas obras de Truffaut y en la tercera en toda su filmografía y bibliografía siendo muy fiel a todo su trabajo.

El trabajo de grabado es sencillamente impresionante; ha huido del preciosismo para configurar una obra en la que el dibujo y el texto fuesen en una misma tipografía. “Todos mis esfuerzos han ido a conjugar imagen y texto, siempre de una forma muy artesanal”, explica con convicción. Para llegar a ese resultado final tuvo que hacer tres pruebas, desechando algunos de sus dibujos, que no dialogaban lo suficiente con el texto.

Está muy contenta con el resultado y con la editorial que tuvo la suficiente paciencia de que se retrasase cuatro veces con los plazos de entrega. En las Naves de Valencia se pueden ver expuestos los originales y el éxito del libro queda reflejado en que en menos de un mes las ventas han superado los 10.000 ejemplares vendidos.

Las películas que trata en "813" son “Jules et Jim, La piel suave y La mujer de al lado, desarrollándolas en una estructura triangular, algo que el cineasta francés aplicaba en sus películas. La figura del triángulo la vemos en muchas de sus películas y es curiosamente el menos metafórico y el más obvio. Otra de sus características es el juego de la ficción y la realidad hasta tal punto de confundir la ficción con la vida real, tal y como hacía con el actor Jean-Pierre Léaud que es una creación de su propio yo infantil.

“Truffaut se inventa a sí mismo desde la adolescencia, era un firme candidato a ser un delincuente pero la literatura le redime. Se refugia en Balzac o Víctor Hugo para convertirse en otra persona y esos escritores le acompañaran toda su vida”, cuenta con pasión. En las páginas del libro se refleja ese proceso salvador del cineasta. Una persona que no tuvo miedo a ser hipersensible en sus producciones. “Al fin y al cabo, mi educación sentimental la he robado de François Truffaut”, reconoce sin asomo de dudas.

Para Paula Bonet es muy importante la forma en que está diseñado el libro. “Si estuviese mal explicado podría perder la fuerza, de ahí la importancia de saber comunicar y hacer accesible al público que no se habría acercado a una obra sobre Truffaut”, puntualiza.

“Gracias al libro estoy conociendo a personas que me están aportando muchísimo a nivel emocional”, confiesa. Personas que le han descubierto facetas del director que no conocía y que cree han enriquecido al libro. “Un libro muy en blanco y negro”, en su opinión, que destaca sobre todo en los primeros planos. Los más fáciles de dibujar para ella, todo lo contrario que los planos de escenas cinematográficas. “Lo más difícil de pintar ha sido el rostro de Fanny Ardant”, concluye. Aún así el resultado ha sido excepcional.

Puedes comprar el libro en:


Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es