Edición testing
18 de febrero de 2020, 3:08:19
ENTREVISTAS


Entrevista a Julia Montejo, autora de “Lo que tengo que contarte”

“En el siglo XXI hay muchas personas desganadas de la vida”

Por Javier Velasco Oliaga


Julia Montejo no es una escritora lenta, aunque en esta ocasión haya tardado cuatro años en publicar su nueva novela desde que apareció “Violetas para Julia”, perdón, para Olivia. Yo soy también de los que se equivocan cuando evoco su anterior novela. El cambio de editorial, de Martínez Roca a Lumen le ha llevado más tiempo de lo convenido, pero “el traspaso ha sido un poco lento pero creo que para bien”, confiesa la escritora navarra en la conversación que mantuvimos en la sede de su nueva editorial.



Cuando, casualmente, dio con la historia que narra en “Lo que tengo que contarte”, estaba documentándose sobre aparejos de pesca para su anterior novela. Unos pescadores vascos habían navegado en el siglo XVII hasta las costas de Islandia, algo muy habitual, para cazar ballenas. Después de miles de peripecias que les llevaron al desastre, los arriesgados pescadores hicieron un pacto de silencio sobre todo lo que tuvieron que hacer para sobrevivir”. Este hecho hizo que se le ocurriese una trama que va de lo épico a lo más íntimo contando unos sucesos escalofriantes de esta gente de honor, acostumbrada a los hechos más extremos. Algo que le interesa mucho a la escritora y guionista, Julia Montejo.

“Un tema que me gusta mucho trabajar en mis novelas es la diferencia de la forma de ser entre las personas del siglo XVII y las del XXI. En la actualidad, vemos que hay muchas personas desganadas de la vida y tenemos que ser conscientes de que somos descendientes de auténticos supervivientes”, explica la escritora durante la charla que mantuvimos. Aquellas personas del siglo XVII carecían de lo más básico que ahora nos sobra y si lo comparamos con el mundo actual, la diferencia sería aún más importante, mucho más si nos circunscribimos al mundo femenino. “Los personajes del siglo XXI que percibo a mi alrededor son que la mujer se está construyendo y el hombre se está reconstruyendo o reinventando”

En aquellos años, y como señala uno de los protagonistas de la novela, “la mujer era la causante de todos los males del hombre”, de ahí que Julia Montejo haya querido ahondar en lo femenino en un mundo donde la mujer era minusvalorada. “Yo soy muy feminista, pero feminista en sentido de igualdad”, afirma convencida. No sólo las mujeres de aquel siglo, sino los hombres, “sabían lo que querían, en contraposición con los actuales, que no saben lo que quieren”, opina.

Para ello, encuentra a una mujer, Amalur, del siglo XVII, que sabe lo que quiere, que llega a renunciar a su sexualidad y su universo femenino para enrolarse en una expedición pesquera en el confín del mundo. El lector seguirá sus aventuras y se preguntará si esta mujer, y su heterónimo, Amaia, del tiempo presente, está inmersa en una locura que trasciende el tiempo, si la reencarnación es posible o no.

“Creo que el escritor tiene que creer que su historia es auténtica, si está realmente viva. La creación y la locura van de la mano, ya lo dijo Picasso y como repito hasta la saciedad en la novela, Todo lo que se pueda imaginar, existe”, expone con precisión Julia Montejo, quien cree que “el principal reto del escritor es entretener” y como el lector se ha ido sofisticando en los últimos tiempos se tiene que acostumbrar a otros ritmos de narración, más ágiles y modernos, si no se produce esa adaptación será lógico que el lector se aleje del escritor. “Y yo quiero estar muy cerca del lector”, sentencia.

Quizá por ello, ha cogido dos narradores diferenciados. Uno, en primera persona y en presente, Amalur, con un tono épico y aventurero, muy cercano al lector y, otro, en tercera persona, más trascendente que hace reflexionar al lector y plantearle ciertas cuestiones de manera más fría y más objetiva. Este juego se va alternando a lo largo de toda la historia conformando un cosmos interrelacionado y complementario.

Para escribir “Lo que tengo que contarte” ha recorrido todos los parajes donde transcurre la novela, desde la costa vasca hasta la islandesa, y también ha leído libros tan icónicos como Moby Dick de Herman Melville o Leviatán o la ballena de Philip Hoare. Todo le ha servido para escribir su mejor novela hasta el momento. Una novela que te atrae desde la primera página y que ha sabido mantener una tensión in crescendo.

Julia Montejo cree que para escribir “se necesita dolor. No se puede escribir estando aislado de la vida, del dolor. Para mí es una necesidad existencial que me ayuda a organizar mis ideas”, confiesa. Y ese dolor lo refleja en la protagonista haciendo de ella una persona luchadora frente a las adversidades. “El sexo y la maternidad han hecho de las mujeres esclavas. Siempre han tenido que trabajar mucho para sobrevivir”, explica.

En nuestra conversación ha dado tiempo para que confiese sus secretos literarios. “Me gusta jugar con el lector. El escritor plantea un juegos, construir un mundo apasionante, pero que necesita al lector. Tenemos que ser dos en este proceso y, además, conseguir un contexto creíble”, señala y añade “las rupturas narrativas hacen que la novela sea más entretenida”. También busca que al lector le haga reflexionar. De ahí el personaje de Amaia, que es la más abstracta, tenga muchas lecturas, según lo que quiere ahondar el lector, pero siempre integrado.

“En todos los personajes hay algo mío. Yo no tengo certezas absolutas, puedo decir lo mismo y lo contrario, de ahí que me apuntase a un curso de retórica, algo que me resulta fascinante”, razona con seriedad. De lo que sí se muestra contraria es de la individualidad, “algo que está sobrevalorado en nuestra vida común. Bien es verdad que somos únicos e irrepetibles pero hay que dejar a un lado la vanidad que tenemos todos”, expone concienzuda.

Otro de sus secretos es que “no hago nunca personajes víctimas, me gustan los personajes muy vivos, llenos de secretos”, sus personajes son proactivos y se nota en el diseño de su reciente novela y en "Violetas para Olivia". Su ética está por encima de lo cotidiano, como lo están esos marineros vascos, rudos, callados, silenciosos que son capaces de las mayores gestas y que si llegaron hasta las tierras de Terranova, supieron guardar el secreto para no desvelar sus caladeros. Julia Montejo sí nos descubre sus secretos pero para hacer pasar al lector unos momentos, no sólo entretenidos, sino apasionantes.

Puedes comprar el libro en:



IberLibro.com - 140 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión Logo FNAC <br />120x60
Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es