Edición testing
19 de septiembre de 2019, 4:19:44
CRÍTICAS


"Ve y pon un centinela" de Harper Lee

Por Felipe Velasco


La semana pasada salió a la venta en España "Ve y pon un centinela", novela inédita de Harper Lee, ganadora del Pulitzer por su excelente obra Matar a un ruiseñor. Este libro ha sido publicado en 70 países y ya ha superado el millón de ejemplares vendidos, con cifras rompedoras tanto en las librerías como en Amazon. Así, la editorial Harper Collins nos trae una nueva novela emblemática ambientada dos décadas después de la historia de la obra maestra Matar a un ruiseñor.



Maycomb, Alabama. A sus veintiséis años, Jean Louise Finch “Scout” vuelve a casa desde la ciudad de Nueva York para visitar a su anciano padre, Atticus. En el contexto de las tensiones por los derechos civiles y de los disturbios políticos que estaban transformando el Sur, el regreso de Jean Louise a casa se torna agridulce cuando descubre verdades perturbadoras acerca de su querida y unida familia, de la ciudad y de las personas que más quiere. Los recuerdos de infancia la invaden y ve cuestionados sus valores y fundamentos.

Con muchos de los personajes más sobresalientes de Matar a un ruiseñor, Ve y pon un centinela capta a la perfección la situación de una joven y un mundo inmersos en una transición dolorosa para dejar atrás las ilusiones del pasado, un viaje que únicamente puede ser guiado por la propia conciencia. Hablando de la conciencia, en Matar a un ruiseñor, Harper Lee nos presentaba la trama narrada en primera persona centrada en el personaje de Jean Louise y, por tanto, teníamos una visión mucho más directa de su conciencia; podíamos ver muy claramente cómo era el interior y la forma de pensar de una niña de nueve años que tenía una visión del mundo muy bien definida y también infinitamente más aceptable moralmente que la de muchos adultos que la rodeaban. Pero en este nuevo libro, nos encontramos con una Jean Louise cuya historia nos relata un narrador omnisciente en tercera persona que logra que no se pierda nada pese a que la visión de Jean Louise no sea de primera mano (a excepción de algunos monólogos en los que sí le cede la palabra).

De este modo, Ve y pon un centinela nos ayuda a entender y apreciar mejor a Harper Lee. Ésta es una inolvidable novela de sabiduría, humanidad, pasión y humor, una obra de arte hondamente emotiva (cuando en la primera página leí “Jean Louise Finch” me emocioné en cuestión de segundos) que evoca de una forma maravillosa otra época que aún seguimos teniendo presente.

Así, Harper Lee nos muestra una visión sobre el racismo en los estados sureños y cómo fue evolucionando durante los años que separan ambas novelas, retratando con precisión los movimientos contra la segregación racial y cómo algunos trataban de mantenerla a toda costa. Y, a pesar de que ninguna de estas escenas consigue estar a la altura de ese juicio protagonizado por Atticus Finch en defensa del negro Tom Robinson (cosa harto complicada, todo hay que decirlo), sí que logran conmover e incitar a la reflexión.

En definitiva, Ve y pon un centinela no sólo confirma la inmarchitable genialidad de Matar a un ruiseñor, sino que representa además un complemento esencial que añade profundidad, contexto y nuevo significado al clásico estadounidense. Absolutamente imprescindible, al igual que su predecesor.

Puedes comprar el libro en:


Logo FNAC 
120x60
Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es