Edición testing
19 de noviembre de 2019, 22:09:24
CRÍTICAS


“Pez en la hierba” de Ángel Gil Cheza

Por Javier Velasco Oliaga


Pez en la hierba” es la tercera novela que publica el escritor castellonense Ángel Gil Cheza. Después de “El hombre que arreglaba las bicicletas”, que ya tratamos en esta páginas y que nos sorprendió muy gratamente, vuelve el escritor con una obra a medio camino entre el thriller y la novela negra. Una novela con nervio narrativo que nos desasosiega porque describe cómo funciona el estamento policial cuando los asesinados son gente corriente.



El protagonista de la obra es Miquel Ortells, un editor que regresa a su pueblo natal, Vila-real, para cuidar a su padre enfermo de un ataque al corazón. La casa familiar se encuentra en una urbanización a las afueras de la ciudad, cercana a un bosque junto al río y es allí donde se enfrenta a los problemas que le empujaron a marchar de su hogar familiar; en especial, el divorcio de sus padres enturbiado por el asesinato de dos niñas de trece y diecisiete años, que en un principio no guardaban relación alguna.

Por otra parte, se encuentra en su pueblo con la escritora navarra, Ainara Arza, a la que Miquel está ayudando en su última novela. Escritora del género negro con propensión a lo tétrico y sangriento. Ambos empiezan a investigar lo ocurrido a aquellas dos niñas hace catorce años con la certidumbre de que el caso fue cerrado en falso por diversos motivos, entre ellos, el de volver a traer la paz al pueblo.

El padre de Miquel encontró el primer cadáver en el bosque. La primera actuación de la policía fue incriminarle, lo que causó la destrucción de su familia y la huida del protagonista a Barcelona. A su vuelta, Miquel se enfrenta a sus viejos fantasmas, retoma el contacto con antiguos amigos, ahora en la policía municipal, e investiga todos los flecos y misterios que se ciernen en torno a esos sucesos.

Partiendo de un hecho inventado, aunque parecido a otros reales que hemos conocido, Ángel Gil Cheza estructura una trama compleja y novedosa, con tres hilos conductores. El del propio protagonista, el de la escritora navarra y el de los responsables de los hechos luctuosos que ocurrieron hace catorce años. Estos últimos tienen un estilo muy de novela negra donde lo más oscuro de la condición humana brota de unas vidas miserables; son capaces de llegar a lo más repulsivo de su condición.

Miquel es el principal sostén de una investigación que no gusta a nadie, que no se quiere remover. Esta parte tiene un estilo más parecido al thriller. Las sorpresas nos van descolocando hasta que el puzle termina de conformarse de manera más que satisfactoria. El escritor de Vila-real es profundamente poético y sabe sacar lo mejor de cada situación: los misterios que se ocultan en un antiguo y misterioso túnel, los personajes secundarios, algunos de gran humanidad, que ayudan desinteresadamente a Miquel. Todos estos elementos conforman una novela de un pulso narrativo arrollador, pero como hemos apuntado, con un punto poético y sentimental.

En pocos años, Ángel Gil Cheza nos ha regalado unas obras de un fuerte contenido emocional. Éste es el principal rasgo de su escritura, pero esta vez lo ha sabido conjugar con una trama de investigación en la que va reflejando los males que aquejan a esos cuerpos de seguridad que no dejan paso a lo verídico prefiriendo lo establecido por las fuerzas fácticas. El camino del escritor castellonense lo imaginamos largo y fructífero al juzgar los primeros pasos dados.

Puedes comprar el libro en:


IberLibro.com - 140 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión Logo FNAC 
120x60
Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es