Edición testing
21 de octubre de 2019, 9:51:45
CRÍTICAS


"Los perales tienen la flor blanca", de Gerbrand Bakker

Por Felipe Velasco

La editorial Rayo Verde ha publicado "Los perales tienen la flor blanca" de Gerbrand Bakker, quien ha sido ganador del Premio Llibreter 2012, Premio IMPAC 2010 y del Independent Foreign Fiction Prize 2013. Sus libros se han traducido a más de veinte idiomas.


Los gemelos Klaas y Kees y su hermano menor Gerson juegan a menudo a «Negro», cuya principal regla es no abrir los ojos. Un día Gerson, en un accidente de coche, pierde la visión y se verá obligado a jugar a «Negro» el resto de su vida. ¿Será Gerson capaz de adaptarse a su nueva vida con la ayuda de su perro? La vida también ha cambiado considerablemente para su padre y sus hermanos. Pero lo que nunca va a cambiar es la calidez de la familia.

La conmovedora historia que nos relata Los perales tienen la flor blanca es contada a través de perspectivas diferentes. La que nos acompañará durante la mayor parte de es la visión de los gemelos. Al inicio puede resultar un poco confusa porque se trata de una especie de visión mixta de ambos en la que se refieren a sí mismos en tercera persona y las páginas iniciales pueden ser un poco caóticas hasta que cogemos bien el tranquillo de esta perspectiva tan curiosa.

Por otro lado, tenemos la perspectiva de Gerson, el hermano pequeño, quien nos cuenta su manera de experimentar la vida privado del sentido de la vista, en la cual se combinan su inicial inocencia (que se irá reduciendo a pasos agigantados) con las incipientes dificultades que experimenta para seguir adelante pese a su situación. La evolución de Gerson está muy conseguida, desde su forma de ser inicial hasta su vida tras el accidente, pasando por el coma. Y el relato del proceso de su enfermedad es una genialidad literaria.

Finalmente, tenemos el pequeño cameo como narrador de Daan, el perro. Una visión original para uno de los hechos determinantes de la novela y que impacta por su sencillez al mismo tiempo que por su profundidad.

Así, en esta novela Gerbrand Bakker deslumbra y emociona con un estilo sencillo, de frases cortas y ágiles diálogos que siempre dicen más que lo que simplemente se habla, con una gran tensión y un importantísimo papel de los silencios.

En definitiva, Los perales tienen la flor blanca es una novela que aún en su sencillez consigue emocionar y dejar los sentimientos a flor de piel mediante una historia de enorme calidad.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es