Edición testing
18 de octubre de 2019, 6:01:34
CRÍTICAS


“Acceso no autorizado” de Belén Gopegui

Por Javier Velasco Oliaga

Acceso no autorizado es la nueva novela de la escritora madrileña Belén Gopegui que ha editado Mondadori, arrebatando a la editorial Anagrama a una de las mejores novelistas actuales que hay en España, una novelista imprescindible para entender lo que está sucediendo en un país adormilado que se comporta como un boxeador grogui después de haber encajado una contundente paliza.


Porque Acceso no autorizado es una novela actual, tremendamente actual,que refleja con una claridad meridiana el “agotamiento de un sistema” que se ha llevado hasta unas últimas consecuencias que ya no gusta a nadie y que pide a gritos la regeneración democrática que una nueva sociedad, con nuevos retos, necesita y que ha llegado de un puñado de gente joven y que todos conocemos como el movimiento 15-M, que ya hemos tratado como se merece en este mismo portal literario.

En ocasiones la ficción se mezcla con la realidad. En esta novela ocurre lo mismo y ocurre de tal manera que la ficción es mucho más bonita e interesante que la realidad. A mí me hubiese gustado que todo o casi todo hubiese ocurrido como lo cuenta Belén Gopegui, pero la realidad es más sucia y más miserable que lo que se narra en el libro. Aunque éste sí tiene elementos de un realismo sucio, deudores de los escritores americanos que desarrollaron con gran fortuna dicho género.

El libro tiene dos protagonistas principales: un hacker, abogado, de nombre Eduardo Viteri, especialista en defender “seguratas” al que el destino le pone ante la defensa de un joven hacker que tiene un problema con la empresa en la que trabaja y con unos indios, de la India, por supuesto, que parecen ser en la actualidad los mayores especialistas en temas de informática y de donde se nutren las principales empresas del ramo. La segunda protagonista es la vicepresidenta del Gobierno socialista de Zapatero, Julia Montes, trasunta de la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, a la que humaniza y muestra su interior.

La novela está dividida en dos partes. En la primera nos encontramos con dos líneas argumentales, la primera protagonizada por la política socialista y la segunda por el abogado hacker que discurre seis meses antes. Estas líneas van discurriendo casi en paralelo hasta que lentamente llegan a cruzarse en la segunda parte del libro donde confluyen.

Eduardo Viteri buscando líneas de acción para ayudar a su defendido, consigue entrar en el ordenador personal de la vicepresidenta. Desde ese momento mantiene unas curiosas conversaciones donde ambos protagonistas van desnudando sus pensamientos y explicando sus comportamientos. El hacker suministra cierta información a Julia que ella utiliza y que levanta ampollas en algún miembro del gobierno, concretamente al ministro de interior, el ahora conocido como Alfredo P. Rubalcaba.

Una filtración salida de una persona del entorno de la vicepresidenta hace estallar una burbuja, que se convierte en una crisis de gobierno. Dos concepciones de hacer política se enfrentan en la novela, una sinuosa, ladina y políticamente correcta que es la de Álvaro, ministro del Interior, y otra más sincera, social, que es la de la vicepresidenta del gobierno, que aboga por la igualdad y por los temas sociales. El ganador, lo conocemos, el nuevo candidato a la presidencia del gobierno por parte del PSOE. La derrotada, la vicepresidenta que abandonó la actualidad y la política casi de forma fulgurante.

“Se construye despacio, se destruye deprisa”, le dice Julia en un momento de la novela. Fiel a la realidad que nos ha tocado vivir. Belén Gopegui cuenta esa crisis a su manera, fabulando una realidad a su antojo, pero la esencia es la misma, dice más de lo que escribe y leyendo entre líneas vemos dos concepciones de hacer política, la representada por el ministro del Interior, personaje taciturno y esquinado, anclado a los poderes ocultos de la política y otra concepción más valiente, actual y pegada a la realidad y las necesidades de los ciudadanos.

Escrita en tercera persona por un narrador omnisciente que nos va contando la historia y que planea en las dimensiones reales e informáticas, en ocasiones ese narrador que entra en los programas cibernéticos, entra con la misma facilidad en el cerebro de los dos protagonistas, dejándonos ver sus pensamientos e inquietudes. Desmenuzando a unos personas para ver su humanidad y sus miserias.

Escrita en forma de thriller, la acción se mantiene durante todo el libro, dando algunos giros inesperados que hacen a la novela más original que predecible, ya que sabemos el final de la crisis política. Es una crítica razonada y bien pensada sobre una forma de hacer política, sobre unos políticos que viven despegados de la sociedad que representan y que han necesitado un aldabonazo para remover conciencias.

El protagonista, Álvaro, sólo buscaba el mayor defecto de Julia. La sociedad ya sabe el mayor defecto de los políticos, ahora sólo falta que éstos reaccionen, reconozcan sus defectos y los cambien. Belén Gopegui ha escrito una novela imprescindible y necesaria para entender los tiempos que vivimos y, además, escrita con una rigurosidad que apabulla,estoy seguro de que nos seguirá deleitando y sorprendiendo con próximas entregas.

Puede comprar el libro en:

Logo FNAC 120x60 IberLibro.com - 110 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es