www.todoliteratura.es

NUEVA TRIBUNA

Richard Ford
Richard Ford

Ford y la literatura mayúscula

domingo 23 de octubre de 2016, 06:31h
Add to Flipboard Magazine.

Tenemos estos días en Oviedo a Richard Ford. El inmenso novelista norteamericano recibe el Princesa de Asturias de las Letras. Los premios, a estas alturas de su carrera, poco pueden aportar al prestigio de un escritor cuya obra ocupa desde hace mucho tiempo un lugar principal en la historia de la literatura universal. Por el contrario, su presencia en Asturias sí que es relevante para nosotros. Nos sitúa en el mapa, en el mundo de la cultura. España más allá del sol y del fútbol y de las tapas patrimonio de la humanidad del señor ministro en funciones.

El año pasado, en la cuarta edición del Coruña Mayúscula, Pedro Ramos, director de este festival literario, se sacó de la manga a todo un John Banville que, percebes aparte, otorgó a la ciudad de una relevancia y un eco internacional de paisaje de novela negra, al que las tardes de lluvia invernal e incesante de por aquí tanto se prestan, igual que la imagen de un bebedor solitario en un bar oscuro o el sonido intimista del saxo de John Coltrane. Después de conseguir traer a Banville a esta pequeña península del noroeste, no me parecía tan disparatado intentarlo con el mismísimo Ford. Mi tímida naturaleza me impidió, por supuesto, si quiera sugerírselo al bueno de Ramos. Y no tuvo demasiada importancia porque, incomprensiblemente, el festival ha desaparecido de la programación cultural de la ciudad. Es lo que tiene la cultura, lo difícil que es construirla (de no haber intereses urbanísticos o inmobiliarios de por medio. Sí, me estoy refiriendo a la insoportable levedad de la Cidade da Cultura) y lo sencillo que es borrarla de un simple plumazo presupuestario. Nadie va a protestar demasiado, pocas voces clamarán siquiera en el desierto, salvo la de algún trasnochado columnista. La cultura es esa cosa tan frágil y necesaria… En palabras del mismísimo García Lorca: “Yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales, que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano, porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social".

Mi enhorabuena y mi gratitud a Richard Ford y a Oviedo y al jurado del Princesa de Asturias por este premio que, según el propio Ford, es para nosotros, sus lectores.

Puedes comprar su último libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.