www.todoliteratura.es

"El vertiginoso Gaucho Malo" por Edvardo Zeind Palafox

Por Eduardo Zeind Palafox
jueves 23 de octubre de 2014, 13:23h
Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges

Yo nunca he estado en Argentina, ni he sentido la soledad de la pampa. Dicen los autores argentinos que la pampa es un vacío; y dice un francés que cita un argentino, Borges, que la pampa es un "vértigo horizontal". ¿Qué es el "vértigo"? ¿Qué es realmente lo horizontal en un mundo que ha descubierto que no hay arriba ni abajo ni moral útil para mantener la república en santa paz? La idea del "vértigo" es una idea geométrica que proviene del mundo del cálculo, de los números, que son eternos. La eternidad causa "vértigo"; saber que nada tiene fin o principio causa "vértigo"; saber, como razonaba Kant, que la moral es cosa allende toda ley física, es vertiginoso.

El lector me tendrá que perdonar por citar siempre a Kant, pero es el único filósofo que creo comprender. La palabra "vértigo" vendrá de la palabra "vertical", y dicha palabra me obliga a citar una expresión peregrina de Matilde Alba Swann, que dice que la lluvia es "agua vertical". Uno queda desmedrado luego de tanto juego léxico, de tanta metáfora, analogía y ardid lingüístico. Haré, cual trashumante, mis propias definiciones, y diré que "vértigo" es desesperanza, una consciente falta de fe. "Consciencia", dice nuestra `Gramática´, significa "conocer bien".

¿Quién puede vivir cuerdo, consciente en la soledad, que es lugar del que no podemos salir aunque estemos acompañados? Nietzsche diría que los dioses, que las bestias; mas yo digo que el `Gaucho Malo´ puede, pues es centauro, fuerte animal biempensante, poiésis que anima el vacío, "pneuma" que cultiva lo yerto, muerto que quiere que "no lo tengan por muerto", según poesía de Almafuerte. Quien vive en la pampa, en el "vértigo", hace de la "lluvia" un horizonte, un límite, que es como decir una "esperanza". Sí, hay esperanza donde hay horizonte, donde hay acotamientos, fines, teleología, o "cauce fiel de abandono", que diría nuestro Gerardo Diego.

El `Gaucho Malo´, apunta Sarmiento en el libro del que hemos venido hablando, el `Facundo´, supera los días con tabaco, con yerba, con galleta, con ginebra. El tabaco lo hace sabio, le coloca una canosa barba de humo, usando una pintura de Valle-Inclán, y la ginebra lo violenta, lo hace canoro, lo hace esgrimir el cuchillo en las pulperías que los sábados visita con su "guitarra cuentera". No sé qué hará con la yerba ni qué será la "galleta", mas no importa, pues ignorarlo no troca el compás de lo que hablo.

Tengo dicho en algún lugar que soy arduo lector de Pío Baroja, que mucho leía a Spinoza. Spinoza creía que el Mal y el Bien eran cosas creadas por nuestra imaginería, por la mente no asesorada por la filosofía trascendental, que es la que pone límites a nuestros vuelos locos. Nosotros, simples, gustamos de merengadas, nos complacemos imaginando que en cierto lugar, ya lejano o cercano, el Bien lucha contra el Mal, o que hay diferencias metafísicas entre el merengue y el pan, entre la superficie de las cosas y las cosas. Para los argentinos habrá una lucha entre el Bien y el Mal, entre el `Gaucho Malo´ y la `Ley Buena´, y tal imaginación, diría nuestro maestro Xavier Zubiri, los "coloca" y los "sitúa", les da dirección, es decir, ideas, nociones, conceptos, axiomas y demás.

En la tercera parte de la `Ética´, parejo y árido libro de Spinoza, leemos la anexa proposición: "Nuestra alma obra ciertas cosas, pero padece ciertas otras; a saber: en cuanto que tiene ideas adecuadas, entonces obra necesariamente ciertas cosas, y en cuanto que tiene ideas inadecuadas, entonces padece necesariamente ciertas otras". Confiando en nuestra tautológica glosolalia digamos que hay placer donde hay "ideas adecuadas" y dolor donde las hay "inadecuadas".

Apliquemos el saber del judío para comprender la esencia del `Gaucho Malo´. Éste, dice Sarmiento, es perseguido por la justicia, de la que huye dando "tajadas" con su temible cuchillo; éste roba muchachas para ir a bailar, mas las regresa; éste roba caballos, mas no es bandido. ¿Por qué nuestro gaucho infringe la ley? ¿Por qué, cual Cardenio, roba lo que puede tomar o le convidan de buena forma? ¿Será que tiene "ideas inadecuadas", que es loco? ¡Todo lo contrario! El `Gaucho Malo´ sabe que la `Ley Buena´ es una idea abstracta, sin horizontes, que desesperanza; sabe que es mejor ser caballero aventurero, "apaleado y emperador", como el Quijote, que "sano y esclavo".

El Derecho Romano, utilísimo para el ejercicio hermenéutico, nos enseña que los acusantes, actores, antes exigían la "actio", la acción de la `Ley Buena´ a través de la "narratio", de la narración de sus agravios. ¿Qué es la acción, "actio"? Es la persecución juiciosa de lo que se nos debe, escribió Celso. ¿Qué juicio movía a la `Ley Buena´ a perseguir al `Gaucho Malo´? ¿Qué debía el `Gaucho´? Hay aquí una confusión, según John Rawls, pues "deber" no siempre equivale a "deuda". ¡No todos los hombres quieren o pueden proteger los derechos de nuestras constituciones! El deber de unos, de los que manejan la `Ley´, no es deuda para todos. Un Moreno coprotagonista del `Martín Fierro´ canta que "la ley es como el cuchillo: no ofiende a quien lo maneja"; y basándonos en lo dicho queremos anotar que las "ideas adecuadas" no son las que enuncia la `Ley´, sino las que nos mantienen en libertad, libres para sentir horizontes verticales o vértigos horizontales.

Puede leer más textos sobre este autor en:

 

 

Blog personal: http://www.donpalafox.blogspot.com Diario judío: http://diariojudio.com/autor/ezeind/ El Cotidiano: http://www.elcotidiano.es/category/columnistas/critica-paniaguada/ Todo Literatura: http://www.todoliteratura.es/Edvardo-Zeind-Palafox/autor/37/ Leonardo: http://leonardo1452.com/author/eduardo_palafox/ Deliberación: http://www.deliberacion.org/?s=Eduardo+Zeind+

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios