• Diario Digital | Viernes, 17 de Agosto de 2018
  • Actualizado 20:52

ENTREVISTA A LA AUTORA DE "UNA MAESTRA EN KATMANDU, TREINTA AÑOS DESPUÉS

Victoria Subirana: "Doy gracias por haber podido dedicar 30 años de mi vida al servicio de los pobres"

La legendaria maestra catalana que renunció a todo para intentar transformar la realidad de Nepal a través de un nuevo modelo educativo, y cuyo primer libro inspiró la película "Kathmandu, un espejo en el cielo", dirigida por Iciar Bollaín, regresa con un libro de testimonios apasionantes e inéditos. "Una maestra en Kathmandu, treinta años después" es una obra que representa una victoria ante el dolor y las injusticias sociales. 

Victoria Subirana.
Victoria Subirana.
Victoria Subirana: "Doy gracias por haber podido dedicar 30 años de mi vida al servicio de los pobres"

Victoria Subirana entrega 497 páginas de vivencias escritas, fotografiadas e ilustradas. La autora realizará una gira por varias ciudades españolas, en la que se proyectará el documental "Kathmandu, la caja oscura" del butanés Karma Nindup. La escritora y maestra nos concede su primera entrevista tras el lanzamiento de una obra llamada a conmocionar a los lectores.

¿Qué vino después de "Una maestra en Kathmandu”?

Después de ese libro llegaron ellas; tres de mis profesoras de la universidad de Catalunya donde yo estudié. Formaron un grupo de personas influyentes en Catalunya y utilizaron su poder para desprestigiar mi imagen y para que no dieran dinero a la fundación, quitarme las ayudas y subvenciones y, finalmente, destruir las escuelas que yo  había creado. Echando a 1500 niños a la calle para ocupar esas mismas escuelas según sus ideologías y para sus propios beneficios.

¿Qué imágenes le vienen ahora a la mente cuando piensa en las escuelas que fueron arrasadas en Nepal?

Veo a la policía golpeándonos. Veo a los niños horrorizados tratando de cubrir sus cuerpos para protegerse de las agresiones. Veo a los niños ciegos que no entendían que estaba pasando. Les oigo llorando despavoridos. Veo algunos escapando de esa tortura. Y oigo los gritos de los discapacitados acurrucándose porque no pudieron salir huyendo.

Luego veo la desolación de tantas familias que no tienen dinero para la educación de sus hijos. Y niños desolados, algunos de ellos han vuelto a las calles a mendigar.

Después de todo lo vivido, ¿cómo logra que sobreviva en usted la belleza, el ideal de entrega?

Entendiendo lo que es esencial e imprescindible sin confundirlo con lo superfluo. Lo esencial lo constituyen aquellas cosas que permanecen en nosotros después de la muerte física. Lo superfluo tiene fecha de caducidad. Lo esencial solo se adquiere poniendo en práctica las virtudes.  Habiendo entendido que, estoy en esta tierra solamente de paso. Y sabiendo que, mientras sucedían esas atrocidades he tenido la ocasión de demostrar que, el camino de la no violencia, la verdad, la compasión, la paciencia y el perdón son una herramienta infinitamente más poderosa que la fuerza física, el abuso de poder, las influencias, la mentira, la falsedad, y el dinero.  Y he dado las gracias por haber podido dedicar 30 años de mi vida al servicio de los pobres.

cubierta Subirana Sola¿Qué ya no es Victoria Subirana?

Ya no soy la chica inocente y confiada que se marchó a Nepal sin saber la maldad que pueden albergar ciertas personas llevadas por la envidia, la avaricia, la codicia, la ignorancia y el deseo de hacer el mal.

Tampoco soy aquella que quería ser comprendida por su entorno y se afanaba en dar explicaciones cuando le decían que iba contracorriente.

¿Qué aprendió en Nepal como aprendizaje para Occidente?

Aprendí a valorar la familia, la unión familiar, el respeto por los ancianos que envejecen en casa y mueren rodeados de sus seres queridos. Aprendí a convertir la queja por lo que no tengo en apreciación y agradecimiento por lo que tengo.  Aprendí a a tener paciencia y esperar para poder cargar el móvil o enchufar el ordenador. A vivir las noches a la luz de las velas y a pasar los días sin electricidad, porque durante 25 años, el gobierno de Nepal vendía la energía a los empresarios y dejaba al país entero sin luz eléctrica. Aprendí a formular las quejas con una sonrisa. Aprendí a comer todos los días la misma comida mañana y noche: (dhal bahat) arroz, verduras y sopa de lentejas y disfrutar con el menú. Aprendí que para vivir allí tenía que despojarme de mi ego y empezar a desaprender. Dejando de lado “mis costumbres” y “mi sabiduría” para aceptar que ellos (los nepalies) tenían un conocimiento de la vida tan válido como el mío o superior y aprender de ellos. Aprendí que la influencia de occidente ha hecho mucho daño a Nepal. Porque les ha transmitido la ideología y la tecnología del siglo XXI a personas que todavía se rigen por las leyes y costumbres de la Edad Media.

¿Qué encontrará el lector en "Una maestra en Kathmandu, treinta años después"?

Este libro es la  experiencia vital de una muchacha joven e inocente que encuentra su propósito en la vida y lo lleva adelante absolutamente sola y contracorriente,  proporcionando educación gratuita y de calidad a los niños más pobres de Nepal . Ese descubrimiento le lleva a poner su ideal por encima de todo lo demás. En muchas ocasiones, sacrificando su vida personal para cumplir sus objetivos. Es un libro donde se encuentra una experiencia educativa, resaltando el modo de vida de las culturas coexistentes en Nepal. Habla de costumbres ancestrales, de religión y filosofía, de ritos y tradiciones, de la marginación del oprimido, del papel de la mujer, del paisaje y la belleza de un oasis exuberante, y también de explotación infantil, de la ineficacia de la cooperación internacional y de las grandes mafias que operan en nombre de salvar a los pobres. En muchas ocasiones, disfrazadas de ONG. 

¿Qué modelo educativo necesita el mundo?

Mi propuesta es el establecimiento de métodos educativos que se muevan en la misma dirección de la Pedagogía Transformadora. También conocida como el método de la Transformación Evolutiva.

La gran revolución del del siglo XXI es el descubrimiento de la mente humana y del potencial que tiene la mente para nuestra existencia

En ese sentido, se hace imperativo diseñar un currículo educativo que, además de los aprendizajes académicos reglados, incluya como asignatura principal el estudio y conocimiento de la mente humana. Al niño desde la primera infancia hay que darle herramientas para que sea capaz de descubrir como actúa su mente y que consecuencia tiene esa actuación sobre sus estados de ánimo, sus emociones, su palabra, sus  acciones, su relación con las demás personas y sobre su felicidad. Una mente que deje de ser un torbellino desatado en manos de las influencias externas y del azar. Potenciando que el niño adquiera el hábito de ser observador de esa mente que actúa e interactúa para convertirse en el arquitecto de su propia vida. Y poner ese  aprendizaje al servicio de su propia evolución, y empiece a preocuparse menos de sí mismo, para poner los ojos en la mejora del planeta que habita. 

Cuando consigamos establecer estos patrones nos daremos cuenta de que, siempre que la humanidad ha dado un paso adelante, ya sea mejorando algún aspecto de la ciencia, o con la revelación de un nuevo descubrimiento tecnológico, ha sido debido a que, una persona consiguió salir de las limitaciones que impone la mente ordinaria para materializar aspectos que hasta entonces habían sido infranqueables. Ese estado de exploración y superación de las limitaciones impuestas por la costumbre y la precariedad de una mente ordinaria es lo que llevará a la evolución del planeta y del universo. 

Puedes comprar el libro en: