www.todoliteratura.es
Edición testing    

LITERATURA > FIRMA INVITADA

GALERÍA DE ESCRITORAS SINGULARES
Yadira Calvo Fajardo
Yadira Calvo Fajardo
Por Pilar Úcar Ventura

Yadira Calvo Fajardo es una escritora comprometida con la situación que vive la mujer costarricense, inmersa en una sociedad patriarcal. Defensora a ultranza del lenguaje inclusivo y visibilizador, critica el masculino genérico que defiende la Academia.

Gabriel Celaya, Blas de Otero, Asunción Carandell, Carlos Barral y José Agustín Goytisolo
Gabriel Celaya, Blas de Otero, Asunción Carandell, Carlos Barral y José Agustín Goytisolo (Foto: Archivo)

Definitivamente se confirma que están utilizando a seres humanos como munición de combate; solo que antes, los estrujan hasta vaciarlos del último céntimo de esas agónicas fortunas que reúnen para este viaje hacia la más aciaga nada. Y mentiría si les dijese que me ha sorprendido; al contrario, lo había presentido en un siniestro y pasajero barrunto al contemplar esos descarriados lanchones atestados de desesperados en mitad del Mediterráneo; simplemente, bastaba con dar un paso más, y ya lo han dado.

Fernando Martínez Laínez
Fernando Martínez Laínez (Foto: Javier Velasco Oliaga)

(Texto leído en la inauguración del Congreso de Literatura de Espionaje el 16 de noviembre de 2021)
Por Fernando Martínez Laínez

Podríamos empezar haciéndonos la pregunta de ¿quién y por qué se leen novelas de espías?, y la respuesta parece evidente: La gente lee ficción de espionaje porque a millones de personas les apasionan los temas relacionados con los secretos y el mundo de los espías.

GALERÍA DE ESCRITORAS SINGULARES
Oodgeroo Noonuccal
Oodgeroo Noonuccal
Por Pilar Úcar Ventura

Oodgeroo Noonuccal es una escritora pionera por su activismo literario encaminado a la consecución de la igualdad social en su país. Recibe premios su poesía y reconocimiento sus métodos educativos para luchar contra los abusos de los marginados.

Libros de gramática
Libros de gramática
Por Manuel Rubio Morano

Fray Diego de Torres Rubio, lingüista, gramático y lexicógrafo jesuita, estudioso de las lenguas andinas aymara y quechua, nace en Alcázar de San Juan, en 1547, y muere en Chuquisaca, actual Sucre-Bolivia, el 13 de abril de 1638, a la edad de 91 años, en donde era profesor de ambas lenguas.

Iñaki Ezkerra
Iñaki Ezkerra (Foto: Javier Velasco Oliaga)

La novela, el teatro, el guión se pueden edificar con mucho oficio y poco talento. Obligan a parcelar el tema tratado, donde no cabe todo. Estos escritores suelen afirmar que les importan, en especial, sus lectores, cuando lo que resulta sustancial es el texto que se hila con el bagaje de las palabras, aunque lo lea una minoría. Estos escritores demuestran ser incapaces de abarcar el alma, primero el propio y luego el de los muchos mundos que nos afectan. Falsean la artesanía y se mienten a sí mismos.

La biblioteca sin nombre
La biblioteca sin nombre
Por Francisco Vélez Nieto

La indiferencia política de gran parte de nuestra sociedad acude al pesebre del engañoso pienso de la ignorancia. A otros más precavidos lo despresa. Y puede que la noticia que nos llega de Viena. Monumento a los judíos austriacos de las víctimas del Holocausto, a veces denominado "Biblioteca sin nombre", se encuentra en la Judenplatz, que antes era el centro de la vida judía en Viena. Al pie del monumento, hay una inscripción que conmemora a más de 65.000 judíos austriacos asesinados en 1938-1945. Los nombres de 45 lugares de exterminio también están escritos junto al monumento.

GALERÍA DE ESCRITORAS SINGULARES
Sibilla Aleramo
Sibilla Aleramo
Por Pilar Úcar Ventura

La necesidad de gritar su libertad más allá de convencionalismos particulares y sociales la abocaron a la soledad y a la pobreza. Su prolífica obra ejemplifica la agonía femenina y el deseo vital de lucha de la mujer en un mundo inflexible.

La lluvia amarilla
La lluvia amarilla (Foto: Jesús Arbués)

Para evitarme decepciones no suelo asistir al teatro. No es un defecto de la escena, sino un gaje de la memoria, porque el teatro, en su inmediatez, requiere, como exigió siempre su pariente, el circo, acudir con la emoción y la ingenuidad recién planchadas, tal que si fuesen la corbata o los pantalones; de otro modo, no funciona. Mientras que yo, apenas se alza el telón y atisbo el primer titubeo, comienzo a morder aquel malvado latiguillo de Eugenio D’Ors sobre el tufo de sus calcetines.

J. M. Coetzee
J. M. Coetzee
Por Rafael Balanzá

Uno de los títulos más sucintamente ajustados al contenido de la obra es, sin ninguna duda, el de la implacable novela de Coetzee. Dedicaré este artículo a un asunto que ya ha aflorado en entregas anteriores, de modo explícito o en filigrana, y que consigno ahora en forma de pregunta directa: ¿Debería seguir siendo en el futuro, como parece haberlo sido en el pasado, misión principal de la literatura la de reflejar los aspectos más problemáticos, sórdidos o desagradables de nuestra experiencia? Es decir, ¿debe la literatura, sobre todo y ante todo, reflejar la desgracia?

0,18359375