• Diario Digital | Viernes, 20 de Abril de 2018
  • Actualizado 12:57

Los libros protagonizan una nueva edición de "Reinterpretada" en el Museo Lázaro Galdiano

"Reinterpretada IV. Archivo 113 “es una exposición muy personal e íntima” de Alicia Martín en palabras de la comisaria Carmen Espinosa, quien señala que a la vez plantea una nueva reinterpretación de la Colección. 

Recreación. Instalación ideada por Alicia Martín para el Salón de baile del Museo Lázaro Galdiano
Recreación. Instalación ideada por Alicia Martín para el Salón de baile del Museo Lázaro Galdiano
Los libros protagonizan una nueva edición de "Reinterpretada" en el Museo Lázaro Galdiano

En el caso de Alicia Martín “la colección de colecciones que es el museo se ha convertido en una colección de inquietudes y se complementan muy bien”.

Archivo 113 es el del Expediente asignado por la Comisaría General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional (SDPAN), abierto en julio de 1939, a los bienes que formaban la Colección artística de José Lázaro Galdiano (Beire, Navarra, 1862 – Madrid, 1947). Al inicio de la Guerra Civil española la Colección Lázaro, como otras muchas, fue expropiada por la Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico y depositada para su conservación, en nombre del Estado, en diversas instituciones como el Museo Arqueológico Nacional, el Museo de Arte Moderno, el frontón Jai-Alai o la Biblioteca Nacional, donde se recogió y guardó la importante colección de manuscritos, impresos y libros reunidos por Lázaro. Este Expediente, custodiado actualmente en el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), contiene la mayoría de las actas de devolución de las obras que en esos momentos formaban la Colección Lázaro y constituye el contexto elegido por Alicia Martín para esta edición de Reinterpretada. Las piezas seleccionadas en esta ocasión, al igual que el resto de la Colección, han sido testigo de muchos acontecimientos, han sido elegidas por un coleccionista y, con el transcurso del tiempo, se han convertido en patrimonio de todos, convirtiéndose cada una de ellas en una obra de museo sometida a las normas museológicas y museográficas.

La documentación de este Expediente es para la artista madrileña una pieza más de la Colección Lázaro. Esta relación de objetos de diversas materias artísticas, esta acumulación de información, de datos, de referencias fotográficas, la pone en paralelo con la Colección de colecciones que constituye el museo. Según Alicia, reinterpretar esta Colección es un ejercicio individual, semejante al de subrayar; hay que elegir y optar por unas cuantas piezas con las que te identificas como algunos objetos suntuarios, la pintura de los Disciplinantes o la enigmática tabla del Salvador adolescente, atribuida a Giovanni Antonio Boltraffio, que es la imagen de esta exposición.

La cuarta edición de Reinterpretada lleva por título Archivo 113, en referencia al Expediente asignado por la Comisaría General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional (SDPAN), abierto en 1939, a los bienes que formaban la Colección artística de José Lázaro Galdiano

Los libros y Alicia Martín –este binomio no podía faltar en Archivo 113– se necesitan, se equilibran. Los libros, vehículos de cultura, cobran una nueva vida en sus esculturas, son una prolongación de la propia artista y abandonan sus contenidos para convertirse en objetos plásticos que inundan los espacios del museo y el jardín. “Una invasión espacial y visual que incita a la reflexión y perdurará en la memoria”, sugiere la comisaria de la muestra. Además, en esta ocasión también es un homenaje al apasionado bibliófilo y editor que fue José Lázaro. Algunos de sus libros emblemáticos como el Sueño de Polífilo, impreso por Aldo Manuzio en 1499, o la traducción latina del tratado astronómico-matemático de Claudio Ptolomeo publicado en Basilea en 1541, se exponen junto a las obras de Alicia Martín. La artista presentará también dos esculturas esféricas en cuya creación se han empleado más de dos millares de libros donados por los ciudadanos y diversas instituciones públicas y privadas, entre ellas más de una treintena de Bibliotecas madrileñas.

La identidad, abordada en la serie de collages Retrato de artista, es otro de los ejes de Archivo 113. Realizados a partir de catálogos de colecciones de arte contemporáneo plegados a golpes sobre sí mismos, atornillados, formando un volumen único y compacto que retratan la identidad no individual, sino colectiva, constituyen un retrato de retratos que compartirán espacio con la estupenda galería de los reunidos por José Lázaro.

La muestra se completa con Monólogos, una serie de fotografías donde unas manos desgarran un libro, una metáfora de la adicción actual por las imágenes en detrimento de la cultura escrita.

La exposición Archivo 113 que podrá verse en el Museo Lázaro Galdiano desde el 9 de febrero es, por tanto, “un cruce de caminos entre el coleccionista y la artista que reinterpreta su Colección”, concluye Carmen Espinosa.