www.todoliteratura.es

"Prólogo para una guerra", la nueva novela de Iván Repila

viernes 13 de enero de 2017, 11:44h
Add to Flipboard Magazine.
Prólogo para una guerra
Prólogo para una guerra

"Prólogo para una guerra" de Iván Repila es una novela sobre el origen del dolor y la culpa, y sobre la inercia globalizadora de un sistema que aliena a la sociedad civil. Una obra sobre el derecho a la intimidad frente a la obligación de dar explicaciones, sobre la desobediencia civil en un mundo incapaz de integrar a todos, sobre la diferencia.


El prestigioso arquitecto Emil Zarco recibe el encargo más importante de su carrera, un proyecto urbanístico con el que podrá exponer sus ideas sobre la esencia y el destino de los hombres: una larga estirpe que debe progresar y perpetuarse, heredera de los grandes logros de sus antepasados. En la misma ciudad, otro hombre viaja en sentido contrario, pretende la desaparición, la ruptura con una sociedad que no le corresponde. No habla. El Mudo no quiere compañía. Ambos están heridos: uno, por la imposibilidad de realizarse; el otro, por una pérdida irreversible.

La ciudad es testigo y escenario de la batalla de dos hombres antagónicos destinados a enfrentarse contra sus propios demonios y por la misma mujer. Una historia sobre las dos únicas formas de respuesta ante el dolor: la destrucción o la redención.

El prestigioso arquitecto Emil Zarco recibe el encargo más importante de su carrera, un ambicioso proyecto urbanístico: la construcción de un barrio que le permitirá explorar sus ideas sobre la esencia y el destino de los hombres: la seguridad de que existe un hilo conductor que nos ata y nos define, más allá de épocas y de fronteras, como un todo; la tesis de que los seres humanos formamos parte de una larga estirpe que ha de perpetuarse en el espacio y en el tiempo, buscando siempre el progreso, el mejor de los mundos posibles. Sólo así podremos alcanzar la inmortalidad.

Al poco tiempo de comenzar su trabajo más ambicioso, descubre que no puede tener hijos. Su mujer, Oona, le ofrece diversas alternativas, pero la esterilidad biológica se convierte en un obstáculo para su relación con ella y consigo mismo, hasta el punto de que vivirá un proceso autodestructivo que modificará sus planes y culminará con la construcción de un barrio inhabitable, símbolo de su desesperanza y de su rabia por no poder corresponder a sus predecesores con un linaje digno, heredero de su tesis. Oona, incapaz de entender la guerra introvertida, personal, de Emil, desaparece.

En la misma ciudad, otro hombre viaja en sentido contrario: pretende la ausencia, la ruptura con una sociedad que no entiende y que no lo representa. No habla. El Mudo no quiere compañía ni lazos; tan solo se permite un perro monstruoso. Ha sufrido su propio hecho traumático (la muerte de su mujer y de su hija) y su único deseo es recorrer la ciudad sin descanso observando a la gente, pero sin involucrarse con nadie, tratando de encontrar sentido a un mundo que, para él, ya no lo tiene. En uno de sus paseos ve a la mujer de Emil, Oona, que le recuerda a su esposa fallecida y le obliga a replantearse su silencio. ¿Sería capaz de hablar con ella y decir lo que no dijo en otra vida? ¿Puede la palabra subsanar los viejos errores?

Emil y el Mudo están unidos por una herida: la pérdida de un hijo y la imposibilidad de tenerlo. La cuerda invisible que une a los dos protagonistas, consumidos por la incapacidad de gestionar su dolor y su culpa, se irá acortando hasta enfrentarlos. La ciudad será testigo y escenario de su batalla, por una parte, contra sus propios demonios y, por otra, por el amor de una mujer.

La confrontación de Emil y el Mudo arrastrará a cientos de personas. Un conflicto de extrema violencia estalla en las calles y un grupo de personas deciden seguir al Mudo. Son seres incapacitados por la vida, desechos humanos en el radical paradigma de Emil, parias que no encajan en ninguna parte, que no importan a nadie y que, a pesar de ello, forman parte de la sociedad civil. Cuando todo apunta a un incremento de la violencia, el Mudo decide ocupar el barrio inhabitable de Emil, mostrándole que sus creencias tal vez obedecen a una reflexión equivocada: la supervivencia y el progreso son una conquista que necesita de todos, incluso los imperfectos; no sólo de unos pocos, ni siquiera de los mejores.

Iván Repila nació en Bilbao, en 1978. Escritor, editor y gestor cultural. Co-fundador de la editorial Masmédula Ediciones, especializada en poesía contemporánea. Ha trabajado para diversos organismos e instituciones nacionales e internacionales en la producción, coordinación y dirección de congresos, encuentros y festivales de teatro, música y danza. Autor de las novelas Una comedia canalla (Libros del Silencio, 2012) y El niño que robó el caballo de Atila (Libros del Silencio, 2013), publicada en Italia (Sellerio Editore), Francia (Denoël), Reino Unido y Estados Unidos (Pushkin Press), Corea (Mirae N), Rumanía (Univers), Holanda (De Bezige Bij), y Japón (Tokyo Sogensha).

Varias productoras cinematográficas han adquirido recientemente los derechos de ambas novelas para su adaptación al cine. El dramaturgo Hywel John ha adquirido los derechos de representación teatral para EE.UU. de El niño que robo el caballo de Atila.

Puedes compra el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.