www.todoliteratura.es

“Suárez. Acoso y derribo”, lo publica la Esfera de los Libros

Emilio Contreras
Ampliar
Emilio Contreras (Foto: Javier Oliaga)

Emilio Contreras presenta su libro sobre las conspiraciones y traiciones que acabaron con Suárez

“Mucha gente había asociado la democracia con la prosperidad”

Por Javier Velasco Oliaga
miércoles 20 de abril de 2016, 12:09h

El periodista y abogado Emilio Contreras ha presentado en rueda de prensa su libro “Suárez. Acoso y derribo”, una obra en la que analiza las conspiraciones, las traiciones y el cerco sufrido por el primer presidente de la democracia. Para documentarse ha contado con su propia experiencia en diferentes puestos políticos de la Transición, fue gobernador civil de Santander y de Ávila, y con el testimonio directo de alguno de los colaboradores más cercanos de Adolfo Suárez.

  • Emilio Contreras

    Emilio Contreras


  • Emilio Contreras

Emilio Contreras
Emilio Contreras (Foto: Javier Oliaga)

“La operación de acoso y derribo a la que fue sometido Adolfo Suárez fue implacable tanto por adversarios políticos como por los medios de comunicación, sobre todo los de extrema derecha”, afirmó Emilio Contreras en su cita con los medios de comunicación en la sede de su editorial. El autor vivió aquellos años relativamente cerca del protagonista del libro. Pero donde no llega el recuerdo, llega la hemeroteca y para ello ha tenido que consultar más de 1.200 periódicos en la Hemeroteca Nacional.

“El libro no es una biografía y, mucho menos una hagiografía. Se ve circunscrito a los momentos de crisis de su gobierno”, expone el autor a los periodistas presentes y añade: “aunque el balance final es positivo hacia la figura de Suárez”. Ahora, algunos políticos dicen que su referente es él. Aunque el autor no crea que el Partido Popular sea heredero del legado de Suárez. “Al primero que oí decir que el PP era un partido de centro reformista fue a Aznar”, recuerda y, por supuesto, nada puede estar más alejado de la realidad.

Precisamente, muchos de los ataques que sufrió UCD vinieron de sus propias filas. Herrero de Miñón, representante de la derecha más rancia, fue uno de los peores enemigos que tuvo el presidente Suárez, pero no fue el único. Colaboradores tan estrechos como Fernando Abril Martorell o Carmen Díaz de Rivera, pasaban información al PSOE o a Enrique Tierno Galván.

“Los servicios de inteligencia llegaron a grabar conversaciones de Carmen Díaz de Rivera con Tierno Galván donde le relataba con pelos y señales la estrategia del presidente del gobierno. Suárez la apartó de su gabinete, pero no daba crédito a que alguien a quien había ayudado tanto pudiese hacerle semejante traición”. Otro a quien pillaron con las manos en la masa fue a Fernández Ordóñez, cabeza de lista en Zaragoza por UCD en las elecciones de 1979. “Alojado en el hotel Corona de Argón durante toda la campaña, le pillaron saliendo de la habitación de Felipe González a las cinco de la mañana después de permanecer dos horas en su habitación”, señala Emilio Contreras.

En opinión del autor, los dos mayores hándicap que tuvo Suárez fueron la economía y el terrorismo. “Mucha gente había asociado la democracia con la prosperidad”, afirma. Y nada más lejos de la realidad. La autarquía franquista había sido un desastre pergeñado por los falangistas primeros del régimen. El desarrollismo se basó en la emigración. Dos millones de españoles fueron a trabajar a otros países. Al llegar el cambio, la economía hacía agua por todos lados y el gobierno tuvo que tomar demasiadas decisiones impopulares. “El gobierno miraba hacia los sectores populares del país aunque perjudicase a sus votantes y nunca miró a las grandes fortunas”, menciona.

A la hora de recapitular los errores más graves de Adolfo Suárez apunta que “no valoró nunca la importancia que tenía la elaboración de las listas electorales. Cuando se produjo la crisis había muchos diputados que ni siquiera conocía. Mantuvo un cierto alejamiento de la actividad parlamentaria y no valoró como debía a las personas que tenían el poder real del país, como banqueros y empresarios”. Estos errores, unidos a la crisis económica, -recordemos que la inflación llegó a estar al 40% y al terrorismo-, socavaron su labor de gobierno.

“Suárez era una persona de consenso que le gustaba llegar a acuerdos dialogando y lo hizo con todo el mundo”, comenta el autor de “Suárez. Acoso y derribo”. Los Pactos de la Moncloa son un ejemplo de ellos. “Suárez era una persona tímida que se encontraba más a gusto en los cara a cara. Por eso manejaba tan bien los pactos y lo hacía peor en el Parlamento. “Era un hombre que se le daba mejor hablar en televisión que en el Congreso o en los mítines”, diagnostica.

Emilio Contreras recuerda muchas anécdotas que le contaron los más estrechos colaboradores de Suárez. “El terrorismo de ETA pareció más un terrorismo contra la democracia que contra Franco. Francia dio el estatuto de refugiados a los militantes de ETA y Valéry Giscard d'Estaing fue su principal valedor. Era una persona muy arrogante y con Suárez se llevó muy mal”, expone. Con la llegada de François Mitterrand y Felipe González la situación cambió bastante a mejor y la colaboración se hizo mucho mayor.

Sin embargo, cuando se le pregunta por la situación actual de la corrupción que nos inunda en todas las estructuras del Estado, Emilio Contreras señala al PSOE como principal causante. “En los años 80 se suprimieron los controles internos del Estado en materia de gasto público. Antes, los encargados de fiscalizar el gasto público eran un organismo independiente. Más lento, es verdad, pero las garantías eran más amplias”, concluye. Un vicepresidente de esos gobiernos certificó la muerte de Montesquieu y la independencia del poder judicial se terminó, lo mismo ocurrió con los controles del gasto. Se debería acometer una revisión a fondo de estos estamentos para salvaguardar nuestra democracia.

Emilio Contreras es uno de los más sólidos analistas de nuestra vida nacional y participó activamente en el proceso de reconciliación que fue la Transición. Periodista y licenciado en Derecho, cursó estudios de Derecho Constitucional en la Universidad de París. Fue gobernador civil en Ávila ―lo que le permitió conocer de cerca a Adolfo Suárez―, y en Santander, así como director de gabinete del ministro del Interior Juan José Rosón. Ha trabajado y colaborado en diferentes medios de comunicación escritos y audiovisuales. Fue subdirector de ABC y desde hace más de una década es una de las voces de referencia del programa Hora 25 de la Cadena SER. En 2013 publicó el ensayo “España ¿un éxito efímero?

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(3)

+

0 comentarios