www.todoliteratura.es

Publicamos varios poemas de la escritora mexicana Beatriz Saavedra

sábado 07 de noviembre de 2020, 02:42h
naufragio
naufragio
Publicamos una selección de poemas de la escritora mexicana Beatriz Saavedra.

Naufragio

Todo el que muere tiene la razón,

asalta el hierro

las dimensiones posibles.

Tregua angustiosa

en el rincón de la memoria.

La realidad se atasca,

habita

cosas cotidianas gastadas.

El temor de las noches era cierto,

un rumor,

piedad terrible

espacio que me niega.

Yo hubiera pensado

en mi cuerpo cubierto por cristales.

Ahora en la ventana

un olor a bestia

húmeda,

a punto de morir

devora el cielo con su cráneo,

como si conociera el fondo

de la intemperie

su tristeza.

Antes de irte

Puede ser que esté cansada

y los hilos del viento

me desnuden

susurrando la llovizna de espectros.

Acostumbrada al silencio

intimido al azar bajo la mesa

y me tumbo sobre tu sombra

para amortiguar mis golpes de incertidumbre

sobre la almohada quieta

de los años.

Desfase

Recojo a tientas la noche

que entra adelantada,

mi cuerpo, exhalación apenas,

¿estoy muerta?

esta noche no hay un sitio

la luna arriba,

sola.

Entre las rendijas el enorme silencio

es relámpago que arde,

hablan mis sueños de mareas negras

redención de tiempo aniquilado.

Pensamiento recién nacido,

que arrastra su corriente.

Señales ambidiestras

desploman sus ojos desplegados,

son vestigios de muros indecisos,

memoria que el espejo desdibuja.

Mi propio delirio se levanta,

me acaricia,

me ataca.

Palabra inerte

Afuera está

la espera interminable,

la indiferencia y el polvo,

el instante de haber muerto,

la música delgada

y la calle endurecida.

Apenas mueve el horizonte

esta oscuridad

para volver al relámpago

mudo de la angustia

donde habitamos.

Enemiga de la luz

y del sonido

aprisiono tu mensaje en mi garganta.

Danza de los cuerpos

Comienza el instante,

límites posibles

donde tu rostro se expande en mis sentidos.

Lo claroscuro se entrelaza

en la sustancia que gotea libremente,

no hace falta el simulacro,

representar el inicio de la danza,

la divina persecución

que deja tus huellas en el aire.

Para guardar la trayectoria,

el mundo real bajo la almohada

se delinea hasta perderse en la caricia,

permite ascender

sin rumbo ante el relámpago,

extraviarse en el fulgor anticipado,

en tus ojos como refugio

y descubrir mi peregrinar en tu garganta,

en la mínima coherencia con que rozan mis dedos

tu perímetro corpóreo.

Las extremidades tañen sin sosiego

para inaugurar a diario

el lenguaje intraducible de los cuerpos,

intoxicarse en el contratiempo acumulado

el golpeteo continuo

y la música que se sustenta en la cintura.

Salir a respirar casi sin moverse.

El tiempo moja el amanecer

hasta encontrar el mar que emerge de los labios

quedarse,

partir,

permanecer,

observar lo indistinguible a punto de la asfixia

mientras la ficción persigue al infinito.

Porque jamás toca la distancia

el péndulo que te transforma en universo.

Bibliografía

Naufragio

Saavedra, Beatriz. Luz de otra sombra. México: Floricanto, 2010.

Antes de irte

Saavedra, Beatriz. Noche última. España: Cultura, Es. 2006.

Desfase

Saavedra, Beatriz. Luz de otra sombra. México: Floricanto, 2010.

Palabra inerte

Saavedra, Beatriz. Noche última. España: Cultura, Es. 2006.

Danza de los cuerpos

Saavedra, Beatriz. Páginas fugitivas. México: Floricanto, 2019.

Puedes comprar sus poemario en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios