www.todoliteratura.es

"La profecía de Aztlán" de Mario Escobar

Los enigmas históricos y la acción son la especialidad de Mario Escobar

jueves 23 de octubre de 2014, 13:23h
'La profecía de Aztlán' de Mario Escobar

Profecías aztecas mezcladas con la revolución mexicana de Pancho Villa y Emiliano Zapata,la Primera Guerra Mundial y el hundimiento del Lusitania, el robo de manuscritos perdidos y acción, mucha acción, que no deja de sorprendernos. Son los componentes principales del explosivo cóctel de la cuarta novela del escritor madrileño Mario Escobar en los que continúa con las andanzas del investigador Hércules Guzmán Fox y sus dos amigos George Lincoln y Alicia Mantorella.

Después de Conspiración Maine, El mesías ario y El secreto de los Assassini, Mario Escobar vuelve a sorprender con la continuación de esta saga donde une realidad y ficción con un trazo ágil, dinámico y sorpresivo. Si en la primera novela se centra en la guerra de Cuba y el hundimiento del Maine, si en la segunda se centra en los prolegómenos de la Gran Guerra; en la tercera y en esta cuarta entrega, La profecía de Aztlán se centra en la Primera Guerra Mundial, pero la acción no se desarrolla apenas en los focos importantes del conflicto bélico, sino que busca lugares exóticos para desarrollar su trama.

En Egipto, Grecia y Turquía se desarrolla la trama de El Secreto de los Assassini, y en México su última obra. Lugares exóticos y enigmáticos ideales para una trama donde las conspiraciones esotéricas y los enigmas históricos se mezclan con personajes salidos de las sociedades secretas más misteriosas del planeta. Como en sus anteriores libros, los personajes de ficción, los protagonistas, se mezclan con personajes históricos de la época: repite Winston Churchill, que ya apareció en anteriores entregas, y se unen a él, los revolucionarios mexicanos, Pancho Villa y Emiliano Zapata, el presidente Huerta, el pintor Diego Rivera y la periodista Alma Reed o la aparición breve, pero sorprendente, del escritor Ramón María del Valle Inclán. Y vuelve a sorprendernos con la puesta en escena de los investigadores británicos Sherlock Holmes y el doctor Watson que toma prestados de Arthur Conan Doyle. La ficción y la realidad se mezclan y se entrecruzan en una montaña rusa de situaciones inverosímiles, pero no imposibles.

El enigma de los hombres jaguar y el posible fin del mundo que los mexicas predicen para el cercano 2012, vertebran la acción de la novela. El hundimiento del Lusitania, que a la postre fue el detonante de que los Estados Unidos entrasen a combatir en la Gran Guerra, y el robo de un códice, que puede dar las claves para encontrar la ciudad perdida de los mexicas son la espoleta para el desarrollo de la trama de la novela. Los protagonistas irán desarrollando la investigación utilizando todos los medios posibles, para ello, no dudarán en utilizar cualquier medio que tengan al alcance de su mano, incluido un dirigible, que en aquella época estos aeróstatos estaban en boga, puesto que el ejército alemán los utilizaba para llevar a cabo los bombardeos sobre Londres; ello dará a sus peripecias un tinte de modernidad, valentía y arrojo, como un James Bond actual utilizando una larga serie de inventos a cual más sorprendente.

Mario Escobar posee una amplísima formación como historiador y lo aprendido en sus años de estudio lo emplea de una forma peculiar que es, basándose en unos hechos históricos, tratar ciertos enigmas de una manera vibrante y no convencional. Sucesos que no han ocurrido, pero podrían haberlo hecho. Manipula la historia para conseguir una trama efectista, sugerente y ágil, dónde el lector no tiene un segundo de respiro y va a caballo de unos acontecimientos trepidantes que nos van sorprendiendo según avanza la acción, dejándonos sin aliento.

Su forma de escribir es sencilla y dinámica, sus novelas parecen casi guiones cinematográficos y sorprende que sus libros no hayan sido llevados al cine o a la televisión. Desde luego, se ajustan a este medio, con la sucesión de distintas escenas, la trama es única pero se desarrolla en diferentes frentes, con diversos puntos de vista según el protagonista del momento. Si sigue por este camino, Escobar nos va a dejar un buen puñado de best-seller sobre la Gran Guerra que no tiene nada que envidiar a escritores extranjeros de reconocido prestigio. De ello se han dado cuenta los editores y sus obras han sido o están siendo traducidas a bastantes idiomas.

Críticas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios