www.todoliteratura.es
Presentación del libro 'Proyecto Magdal'
Ampliar
Presentación del libro "Proyecto Magdal" (Foto: Soledad Quintanal)

EL PROYECTO MAGDALA. ¡Qué hace una mujer como tú en un sitio como este!

“A los contadores de historias nos gusta contar buenas historias”, afirma Jesús García

domingo 18 de diciembre de 2016, 10:54h

En el Hotel Miguel Ángel, con un llenazo de categoría y con la colaboración de la Fundación TIERRA SANTA, creada en 2011 para fomentar el apoyo a los cristianos palestinos, su Director Gral. José Miguel Abat abría la presentación de “El proyecto Magdala”, el nuevo libro de Jesús García Sánchez-Colomer editado por Gospa Arts.


  • La piedra encontrada en Tierra Santa

El padre Juan Solana L.C. firmando libros
El padre Juan Solana L.C. firmando libros (Foto: Soledad Quintanal)

La Providencia: proceso de espera y no de búsqueda.
“A los contadores de historias nos gusta contar buenas historias” nos dice el autor que piensa que es un libro esperado pero no buscado, porque la Providencia actúa y no puede ser casualidad la sucesión de acontecimientos que desembocan en el descubrimiento de uno de los mayores depósitos de la cristiandad.

El boom de la literatura religiosa, ya no solo se alimenta con la escritura de la historia de los Santos, sino que hoy día, los Santos Lugares nos acercan su historia. Contada entre el autor Jesús García, y el protagonista de este periplo: el padre Juan Solana L.C., nos trajeron a Madrid las memorias de una Providencia que quiere conectar el siglo I con el siglo XXI. “Tiene que ser debido a un diseño inteligente.” Autor y protagonista no dudan que la Divina Providencia actúa en el engranaje perfecto entre sucesos y casualidades y así ha quedado de manifiesto con este descubrimiento.

Un libro que descubre una historia dónde se mezclan presente y pasado, y te deja con la duda hasta el final, de si las cosas pasan por la casualidad más la ayuda de la fortuna, ó son debidas al designio del Dios de los cristianos, diseño que se palpa en cada piedra del siglo I, que late en cada estructura y que ahora se levanta ante nuestros ojos en el siglo XXI.

El que la piedra de Magdala nos cuente secretos de las primeras comunidades cristianas, nos da pie a tres reflexiones: la primera, que los cristianos podríamos construir una cultura de peregrinación a Tierra Santa para ver y tocar los lugares santos que son el epicentro de la cristiandad. La segunda, es sobre María Magdalena. Se le ilumina la cara al autor: “¿Descubrir a esta mujer, que me ha enloquecido? ¿Por qué la escogió Jesús cuando resucita? ¿Por qué la citan a ella siempre la primera? ¿Es esto casualidad? Y la tercera reflexión, dictamina que nos instruye con una catequesis aún mayor la iglesia que ya está edificada en Magdala, llamada “Duc in Altum” (Rema mar adentro), con el atrio dedicado a las mujeres del Evangelio y coronado con el manto de la Virgen de Guadalupe… ¡El atrio de Magdala! donde se aprende y valora en su justa medida, el papel de la mujer en la historia y en las comunidades. El papel de las mujeres en la Iglesia y en la comunidad cristiana es una genuina catequesis de la condición humana.

Con el autor Jesús García Sánchez-Colomer hacíamos esta reflexión: Dios se ha tomado muchas molestias para que Magdala sea descubierta: la concatenación de acontecimientos se debe a un diseño inteligente.

¿EL PORQUÉ Y ÉL AHORA? Porque los tiempos de Dios no son los nuestros.

Toma la palabra el Padre Juan Solana L.C. y nos dice: “Llevo 12 años de extra en una película con un director genial, que mete y saca personajes nuevos cada día, y me da tantas sorpresas y son tantas las peripecias, que había que escribir un libro para no olvidar las cosas que me pasan cada día, porque sean simpáticas o no, todas son providenciales. Estoy asombrado y deslumbrado por el amor de Dios.”


El Proyecto de Magdala prospera ahora en el siglo XXI. Quién sabe si ya toca volver a reivindicar lo femenino como hilo conductor que articula los valores de la vida, la familia, la sociedad y como no, la Iglesia.

La crónica del descubrimiento es sólo una parte: el hilo conductor es la mujer.

En Magdala está muy claro y definido: ¡LA MUJER!
"Yo conocí a Dios en los ojos de mi madre” nos dice el Padre Juan, que continúa involucrándonos en una historia ¡tan valiente!, del protagonismo femenino, que con los tiempos que ahora corren, da vértigo pensarlo, y yo querría ser capaz de transmitírselo a Uds. con la misma fuerza. La fuerza con la que lo femenino envuelve lo que ha sido, es y seguirá siendo Magdala: una ciudad con una sinagoga protagonista de la dignidad de la mujer, de su misión en la familia, en la política y en la sociedad. Las mujeres son las que edifican el mundo espiritual de la familia y de la Iglesia. Y lo siento por los que se arrogan el descubrimiento: no es atrevido llamar a Magdala el primer núcleo del feminismo con lo de controvertido que tiene este movimiento en nuestros días y a mi juicio, a veces tan mal entendido y mal interpretado por algunas de sus "actrices”.

Para terminar, nos repite Jesus García, que para entender, para sentir esta Providencia y dejarse hacer, hay que ir al menos una vez en la vida de peregrinación a Tierra Santa. Pero si no, para entenderlo, les dejamos el proyecto Magdala para empaparnos de lo que es la historia de una Providencia.

Es una apuesta arriesgada, pero Magdala es historia; así llega y así se la contamos.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

0 comentarios