www.todoliteratura.es

Navona publica "Las plumas" de Salim Barakat, la novela prohibida en Siria

Traducción de Carolina Frías y Almudena García

domingo 18 de diciembre de 2016, 17:43h
Las plumas
Las plumas

"Las plumas" de Salim Barakat es un epopeya kurda actural, una magnífica novela que ha sido prohibida en Seria. La edición del libro ha corrido a cargo de Valèria Macías y Kamiran Haj Mahmud y la traducción la han realizado Carolina Fríaas y Almudena García.

El joven Mem, un kurdo de Siria, es enviado por su padre a Chipre, donde debe ponerse en contacto con un enigmático personaje, el Gran Hombre. Seis años después, todavía no ha conseguido cumplir su misión. Fatigado por una búsqueda incierta y presa de los tormentos del exilio, planea quitarse la vida. Pero la repentina aparición de una inquietante pluma entre sus ropas desencadena un desfile de recuerdos en su memoria que lo disuaden de ello: los días vividos en su ciudad natal, las vivas anécdotas familiares, las vicisitudes de su pueblo –engañado por la historia–, las leyendas transmitidas por su padre a propósito de una época dorada para los kurdos…

Seis años antes, Mem vivía con su gemelo Dino y su familia en Qamishli. Privados de documentación oficial, eran extranjeros en su propia tierra. Un buen día, Mem acude a la desolada llamada de los chacales que habitan los campos del norte y su cuerpo sufre una fascinante transformación y desaparece misteriosamente, con sus nuevos congéneres, en la naturaleza. Poco a poco el lector entra en un maravilloso juego de espejos, en que las historias se superponen, y se instala la duda: ¿Se habrá marchado Mem a Chipre? ¿O será Dino? ¿Acaso no será la vida de Mem el sueño de su hermano Dino?
Con una magnífica prosa cargada de lirismo, que mezcla figuras históricas con héroes legendarios y da voz a animales y plantas, Salim Barakat probablemente ha regalado al pueblo kurdo –en lengua árabe, paradójicamente– la novela más poderosa sobre su búsqueda de libertad y de dignidad.

La crítica ha coincidido en destacar la elocuencia y la extraordinaria sensibilidad lingüística de sus obras, la mayoría de ellas prohibidas en Siria.

Salim Barakat, poeta y novelista kurdo, nace en 1951 en Mosisana, una aldea cerca de Qamishli, en el noreste de Siria. A los diecinueve años se traslada a la capital para estudiar Filología árabe en la universidad, y allí entra en contacto con los círculos literarios. Un año más tarde, en 1971, decide marcharse al Líbano en busca de libertad para escribir. En Beirut publica sus primeros libros y colabora en periódicos y revistas literarias hasta que la invasión israelí de 1982 le obliga a emprender un periplo por Chipre, Argelia y Túnez, para finalmente entrar de nuevo en Chipre con documentación falsa. Permanece en Nicosia, junto con su esposa, durante dieciséis años y trabaja de editor asociado en la revista literaria Al-Karmel, dirigida por el poeta palestino Mahmud Darwix, a quien había conocido durante la guerra civil libanesa y con quien traba una estrecha amistad. En 1999, debido a problemas económicos y de seguridad personal, Barakat y su familia se exilian en Suecia. Desde entonces reside en Estocolmo con su mujer y su hijo.

Salim Barakat ha recibido varios galardones en otros países y su obra ha sido objeto de estudio y de tesis doctorales en distintas universidades del mundo. Ha publicado veintidós novelas, diecinueve libros de poemas, tres libros autobiográficos y algunas recopilaciones de artículos. Las plumas ha sido traducida al francés y al sueco. Entre su obra narrativa, traducida a diversas lenguas europeas y asimismo al kurdo, al turco y al hebreo, cabe destacar, disponible en castellano, su autobiografía de infancia y juventud Dos trayectos (traducida asimismo al catalán como La llagosta de ferro).

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

0 comentarios