www.todoliteratura.es
Alfonso Vázquez
Ampliar
Alfonso Vázquez (Foto: cortesía del autor)

Entrevista a Alfonso Vázquez: “El humor ha tenido siempre mala prensa”

Autor de “La trilogía de San Roque”
Por Javier Velasco Oliaga
sábado 22 de mayo de 2021, 11:24h

El periodista y escritor malagueño Alfonso Vázquez acaba de concluir “La trilogía de San Roque” con la novela “El fantasma de Azaña se aparece en chaqué”. Esta singular trilogía se desarrolla en una ficticia colonia española en el sur de Inglaterra que pervive desde los tiempos de Felipe II cuando con la Gran Armada intentó indadir el Reino Unido. La colonia es un trasunto de Gibraltar, pero a la española. Por supuesto, tan folclórica o más como la de los llanitos.

  • La trilogía de San Roque

    La trilogía de San Roque

El fantasma de Azaña se parece en chaqué
El fantasma de Azaña se parece en chaqué

Alfonso Vázquez trabaja desde hace más de 20 años como columnista en el periódico “La Opinión” de su ciudad natal. En dicho diario es uno de los columnistas más leído y apreciado, además suele colaborar como crítico de libros –su gran pasión-. Sus obras mezclan el humor con la intriga detectivesca, en la conocida trilogía su protagonista principal es el comisario Monpou, que recibirá la ayuda de diversos personajes de nuestra historia que se han refugiado en San Roque on the Rock, un peñón situado a la entrada del Canal de Bristol

“Mi principal maestro es Ramón María del Valle-Inclán y su Ruedo Ibérico. Mis novelas son una especie de utopía sarcástica donde mezclo personajes reales con otros de ficción. Me encanta que ciertas personalidades históricas interactúen en una situación cómica con otros personajes ficticios”, explica el escritor malagueño con un suave acento de su tierra.

En esta última novela de la trilogía, una de las protagonistas es la filósofa de Vélez-Málaga María Zambrano, que está refugiada en el peñón con sus muchos gatos, y que invita a su maestro José Ortega y Gasset. Es cuando todo se complica ya que la princesa británica Isabel está muy interesada en la obra del pensador español más ilustre del pasado siglo. Para aderezar la comicidad, se le aparecerá el presidente Manuel Azaña. Con estos mimbres la historia no puede más que sorprender.

También deambulan por la trilogía personajes como el dictador Francisco Franco o Iósif Stalin. “Siempre ridiculizados. Todos estos dictadores me parecen terribles. En ocasiones, justificamos a los dictadores que son de nuestra cuerda ideológica, pero todos son igual de malvados. Además, todos eran unos acomplejados. Satirizo por igual a los personajes de derecha como a los de izquierda”, señala Alfonso Vázquez. Siempre utilizando una brocha sarcástica que no olvida en ninguna de sus novelas.

Para escribir sus libros, Alfonso Vázquez suele documentarse profusamente. “En este caso, he repasado todas las obras de Ortega y Gasset. En el libro señalo la enemistad que tuvieron Azaña y Ortega. No podían ni verse. En las memorias de Azaña se manifiesta explícitamente. En sus diarios, cuenta una cena que tuvieron en Lhardi –supongo que no cenarían el típico cocido de la casa-. Buscaron algún de afinidad, pero fue un desastre. No se podían aguantar. Ortega decía de Azaña que sólo tenía ocurrencias”, relata el escritor malagueño.

“Los escritores españoles son los grandes renovadores del humor”

Para Alfonso Vázquez, los escritores españoles del Siglo de Oro son los “grandes renovadores de la literatura de humor. Tanto el Quijote como las novelas de la picaresca son los grandes reformadores del género. Es una paradoja muy grande ya que se produce un apagón de este tipo de literatura en España en el siglo XVIII y el testigo de ese humor novedoso lo recogen los autores ingleses. Como, por ejemplo, Henry Fielding y su “Tom Jones" o Laurence Sterne sin olvidarnos de Charles Dickens o Jane Austen, que en una de sus novelas describe a su protagonista con la cabeza perdida por escribir una novela gótica, igual que hizo Cervantes con las novelas de caballerías”, expone de forma precisa el autor.

Sin embargo, “en España, el humor ha tenido mala prensa, pero sólo en la narrativa porque en el teatro o en el cine cosechan mucho éxito. Sólo la generación del 27 pondría el humor en alza. No sé por qué una comedia lo tiene que tener más difícil que un drama. Es más difícil hacer reír que llorar”, opina Alfonso Vázquez. En estos momentos está escribiendo una nueva novela sobre los humoristas que emigraron al Hollywood en el siglo XX, pero eso será motivo de otra entrevista más adelante.

Es más difícil hacer reír que llorar

El autor malagueño reconoce que “la pandemia me ha servido para leer mucho y escribir”. Hasta el momento ha publicado seis novelas y un ensayo de tono humorístico. Ese desprestigio que sufre el humor está empeñado en romperlo. “Soy consciente que los audiovisuales son mucho más inmediatos y que la novela de humor requiere la participación del público, pero no se merece el olvido de los lectores”, recalca.

Alfonso Vázquez se hizo periodista para poder escribir. “Siempre me encantó leer y como mis familiares tenían unas bibliotecas hermosas me atrajo la lectura desde la infancia, quizá porque era un poco tímido y observador. Así que me hice periodista para poder escribir. Busqué la profesión que más se adaptara a mi idea. En el periódico tengo una crónica diaria. Desde el principio pude compaginar esa vocación con la escritura”, cuenta con pasión y añade que “lo único que me sale es escribir de humor. Enseguida me sale el lado humorístico. Siempre he visto el lado grotesco, humorístico de la vida”.

Por otra parte, reconoce la paradoja que se da en él. “No soy un gran lector de novela policiaca. No soy un fan. Las novelas de ese género que más me gustaban son las que tienen ese toque humorístico. Autores como García Pavón –Vázquez gano el premio de novela policiaca que lleva el nombre de dicho escritor en 2010- o Andrea Camilleri. Sus obras mueven a la risa, al sarcasmo. Con el humor se puede retorcer la realidad de manera más efectiva. Otros autores, como es el caso de Jardiel Poncela, también me interesan muchísimo.

Las portadas de sus libros se las hace Pepe Gallego, el conocido dibujante del dúo Gallego & Rey. “Me hizo una portada muy chula para mi primer libro y desde entonces me ha ido haciendo todas las demás. Siempre está presente en las presentaciones de mis libros”, señala agradecido.

Para finalizar, apunta que el escenario de su trilogía fue “toda una casualidad. Me salió porque el alcalde de Gibraltar empezó a dar por saco a los pescadores de la Línea. Así que pensé cómo podría ser una colonia española en Inglaterra. Yo había pasado cuatro veranos en Devon aprendiendo inglés y me he valido de esa experiencia para ubicar allí mis novelas”.

“Con la primera novela, gracias al trabajo de documentación, tenía mucho material para una segunda novela y el editor me sugirió que escribiese otra entrega más. Concluida la trilogía, cambiaré un poco el enfoque de mis nuevas obras. Intentaré hacer algo más novedoso”, concluye Alfonso Vázquez la charla.

Puedes comprar el libro en:

Pepe Gallego, Alfonso Vázquez y su editor
Ampliar
Pepe Gallego, Alfonso Vázquez y su editor (Foto: cortesía del autor)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios