www.todoliteratura.es
Ben Pastor
Ben Pastor (Foto: cortesía de la editorial)

Entrevista a Ben Pastor: “Me he vuelto más escéptica con las buenas intenciones políticas”

Autora de “La noche de las estrellas fugaces”
Por Javier Velasco Oliaga
viernes 14 de enero de 2022, 23:00h

La autora italo-estadounidense Ben Pastor ha publicado recientemente en España su nueva novela “La noche de las estrellas fugaces”. Su protagonista, el teniente coronel Martín Bora, ex agente del servicio de información militar Abwehr, regresa del frente italiano y le encomiendan la resolución de un nuevo crimen. La de Martin Niemeyer, un conocido mago, astrólogo, vidente y confidente de los jerarcas nazis.

La noche de las estrellas fugaces
La noche de las estrellas fugaces

Si mis cuentas no me fallan esta es la duodécima novela que tiene como protagonista a Martin Bora, un auténtico profesional que pasa del nazismo y que lo único que quiere es resolver los crímenes que le encomiendan. La autora tiene otra novela más publicada en Italia y Estados Unidos, pero todavía no ha llegado a nuestras librerías. El marco de sus obras es el nazismo y la Segunda Guerra Mundial. En esta ocasión, el final de la guerra se intuye de manera más palpable, pero Bora sigue cumpliendo con su deber pese a que no comulgue con los jerarcas nazis. En la entrevista, Ben Pastor nos da algunas claves de su última obra publicada en España.

Su novela "La noche de las estrellas fugaces" se acaba de publicar en España, pero ya la tenía publicada en 2018. ¿A Martín Bora todavía le queda cuerda para rato?

Por supuesto. La trayectoria de Bora en el partido nazi está ganando importancia, pero todavía hay margen en la campaña italiana (la novela La Venus de Salò tiene lugar en el invierno de 1944 hasta enero de 1945), con graves repercusiones para nuestro héroe. Además, todavía quedan precuelas pendientes de publicación en España. Entre ellas, se encuentra una novela una novela ambientada en 1942-43 en Stalingrado. “La Sinagoga Gitana” que trata sobre la épica batalla en el río Volga, un episodio ineludible en la vida de Bora como soldado y como hombre de conciencia.

¿Continuará después de la caída de Berlín?

¡Buena pregunta! A partir de ahora, veo a Bora en Prusia Oriental al final de la guerra, comprometido en el intento de salvar a los civiles alemanes que huyen del Ejército Rojo, y luego en la batalla por Leipzig, su ciudad natal. Siempre que sobreviva, dado el carácter del protagonista, parece que las secuelas inmediatas del conflicto podrían ofrecer implicaciones interesantes para Martín Bora. Piense en “The Third Man” de Greene, por ejemplo, para el cual recientemente escribí una introducción. Personalmente, no me imagino a un Bora envejecido indagando en los años 60 y 70...

En la novela nos encontramos con un Martin Bora que cada vez tiene más dudas sobre sus convicciones ideológicas y sobre el régimen nazi. ¿Cómo ha evolucionado su protagonista?

La evolución/involución del carácter de Bora desde sus días españoles de 1937 sigue de cerca el proceso individual de unos pocos, entre los miembros más sensibles y éticos de las Fuerzas Armadas alemanas, que rápidamente vieron que el camino que habían elegido de manera idealista o ingenuamente se convertía en un abismo moral. En esto, Bora se diferencia de sus colegas que recurrieron a la resistencia después de que el éxito militar alemán comenzara a decaer. Sus primeras dudas datan del 37, por lo que tiene cerca de ocho años de tiempo para reconocer “el error de sus caminos”. De todos modos, sigue siendo un patriota y un buen soldado, un difícil acto de equilibrio. Las masacres genocidas del Frente Oriental representan para él, como para otros como él, la puerta de entrada a una conciencia superior.

¿Se ha vuelto usted más incrédula con el tiempo?

Bueno, pertenezco a la generación posterior a la Segunda Guerra Mundial que creció en familias profundamente afectadas por la guerra. Todos tuvimos padres y abuelos y otros familiares que creyeron (o no), y sufrieron las consecuencias de su creencia o descreimiento en las grandes ideologías del siglo XX. Incluso aparte de mi trabajo como escritora, a lo largo de los años me he vuelto más escéptica de las buenas intenciones políticas. Hoy tiendo a pensar críticamente las razones por las que cualquier partido político, movimiento popular o sistema religioso se comporta como lo hace. Todavía tengo debilidad por los idealistas, ¡siempre y cuando no se conviertan en oportunistas!

Usted declaró hace algún tiempo que su personaje estaba basado en Claus von Stauffenberg, quien falleció en 1944 después de la Operación Valquiria. ¿Sobrevivirá Bora a su antagonista?

Esta es una pregunta interesante. De hecho, a medida que se desarrollaba la serie, noté que el personaje de Bora comenzó a desviarse de su modelo histórico. Poco a poco, Bora se vuelve menos católico, menos apegado a su origen aristocrático, menos interesado en crear una vida familiar. Sobre todo, no está interesado en reclamar una participación en una Alemania posnazi. Es esencialmente un solitario, cuya atención a la ética toma la forma de resistencia; como oficial de contrainteligencia, tiene dudas prácticas y morales sobre el éxito e incluso la conveniencia de los planes conservadores que apuntan a restaurar una Alemania esencialmente tradicional e imperialista. Como tal, probablemente tenga más posibilidades de sobrevivir, al menos por un tiempo, al destino de los oficiales del 20 de julio de 1944.

Martín Bora ha tenido misiones en muchos países, ¿cómo se siente cuando regresas a Berlín en julio de 1944?

Aunque es sajón de una familia internacional, Bora está ligado a Berlín debido al papel histórico de la ciudad en la vida de la Alemania moderna, y también porque asistió a escuelas militares allí. Solo puedo imaginar, y traté de transmitirlo en la novela, lo traumático que debe haber sido para los soldados regresar a una capital pesimista, asustada y devastada por la guerra, a solo 10 meses del desastre final. Para Bora, además, hay una ansiedad y pesar por haber contribuido a un conflicto que causó tanto sufrimiento, fuera y dentro de Alemania.

¿Cómo era Berlín en esos días?

La ciudad estaba herida, pero básicamente seguía funcionando. Hablando con los sobrevivientes de la batalla de Berlín, noté la dureza, el humor y, en ocasiones, el sarcasmo mordaz del habitante normal de la ciudad. Tuve la suerte de conseguir muchas fuentes primarias y secundarias sobre la ciudad desde la década de 1930 hasta mayo de 1945, el mes de su caída ante el Ejército Rojo. Recopilé y visualicé cientos de mapas, diarios (alemanes, soviéticos y estadounidenses), informes oficiales sobre bombardeos, relatos militares e innumerables fotografías. Hace años visité Berlín cuando aún existían algunos de los signos de la guerra, y tomé notas. El truco fue reconstruir el Berlín dañado por la guerra en 1944, no como la mayoría de nosotros aprendimos a verlo en imágenes de 1945. Marqué en mis mapas edificios que no sobrevivieron a la guerra, pero que aún estaban en pie durante la breve visita de Bora. Lo mismo ocurre con las estaciones de tren, aeródromos, hoteles, etc.

“Cada día soy más sensible al tema de la verdad histórica”

En sus novelas siempre se basa en hechos históricos. ¿Es importante que la ficción tenga una buena documentación histórica?

Cada escritor de ficción histórica responderá por sí mismo (o ella misma). En lo que a mí respecta, mi formación como profesora universitaria me hace muy sensible al tema de la verdad histórica. Por supuesto, la ficción no es un hecho. Mis personajes, por no hablar del protagonista, son en gran parte inventados, pero a mi juicio siempre es importante que sean creíbles. Deben actuar, hablar y sentir como lo haría la gente de esa época. Como amante de la cartografía y los uniformes, reconozco que soy un tanto fanática de reconstruir localizaciones y pertrechos militares. La música popular, el cine, la moda, la literatura, el chiste... Todo eso puede y debe ser fiel a la vida de entonces. Los lectores de ficción histórica y misterios históricos esperan credibilidad por parte de los escritores, y no pocas veces están muy bien informados sobre la historia.

Los lectores de ficción y misterios históricos esperan credibilidad por parte de los escritores

¿Qué proporción de realidad y ficción tiene “La noche de las estrellas fugaces”?

Reconstruir las semanas previas al plan de bombardeo (fallido) para matar a Hitler en Wolf's Lair el 20 de julio de 1944 fue mi principal preocupación. Pasé meses investigando a las muchas personas de la conspiración, que en diferentes proporciones incluía a conservadores, soldados, civiles, progresistas, comunistas, políticos, intelectuales, figuras religiosas y más. Este trabajo preliminar tenía que hacerse a fondo y bien. Las pocas conversaciones que presentan personajes de la vida real (Stauffenberg, Nebe) se han construido sobre relatos, discursos y cartas contemporáneas, en un intento de utilizar en un escenario ficticio las ideas y conceptos que esos hombres realmente expresaron. Entonces, aunque los giros relacionados con la trama misteriosa son de mi propia invención, podría haber sido así. El personaje del mago por los muchos alias, por supuesto, está estrechamente relacionado con Eric Jan Hanussen, un famoso psíquico de esos días, que fue asesinado por la SS.

En esta ocasión, la trama se centra en el asesinato de Walter Niemeyer, un personaje basado en un personaje histórico. ¿Qué te atrae de este extraño y vidente personaje?

Hay una rama de la erudición relacionada con los años nazis que se enfoca en lo llamado Ocultismo. Sin embargo, la creencia en lo paranormal, en la magia y, en general, en una espiritualidad pagana alternativa no se limitó a Alemania. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el espiritismo en sus múltiples formas hizo furor en toda Europa. En tiempos de crisis como las dos guerras mundiales y la Gran Depresión de 1929-1930, la pobreza y la desesperación hicieron que muchos fueran susceptibles a la creencia en la magia. El nacionalsocialismo comenzó como un movimiento popular de alborotadores urbanos que no podían presumir de un trasfondo ideológico noble; poco a poco, su exasperada creencia ancestral en un pasado heroico y mágico alemán se convirtió en una búsqueda a menudo tonta (cuando no criminal) de la patria aria. El mismo Hitler, aparentemente, no creía en nada de eso, aunque muchos en su círculo (sobre todo el jefe de las SS Himmler) juraban por la verdad de las raíces ocultas de la antigüedad alemana. Me intriga ver hasta qué punto la ingenuidad puede afectar el comportamiento humano, por lo que la ocasión de "crear" un mago de Berlín era demasiado buena para dejarla pasar.

Creo que está muy interesad en estos temas. ¿Ha tenido alguna experiencia de este tipo?

Qué puedo decir, mi bisabuela era una ávida creyente del espiritismo. Me dijeron que usó una mesa de tres patas para comunicarse con su difunto esposo, "El profesor". ¡Mi madre, entonces una niña traviesa de 11 años, movía la mesa con el pie para fingir que los espíritus estaban mandando un mensaje! Pero otros miembros de mi familia supuestamente exhibían lo que la abuela escocesa de Martin Bora llama la "segunda vista", la capacidad de ver el pasado o el futuro. Tanto a mi hermana como a mí nos sucedieron todo tipo de eventos inexplicables desde la niñez, y aunque no afirmamos que sean causados ​​por algo sobrenatural, los aceptamos por lo que son: cosas “entre el Cielo y la Tierra”, como dijo Shakespeare, que nuestra filosofía no puede explicar.

El régimen nazi estuvo rodeado de muchos personajes de este tipo -videntes- que no debieron ser muy buenos porque no vieron lo que les iba a caer encima. ¿Había demasiado esoterismo en el régimen nazi?

Cualquier confianza exasperada en conceptos irracionales, entonces como hoy, está destinada a crear problemas. Sin embargo, muchos todavía tienen fe en cosas sin sentido. ¿Cómo explicarías fenómenos modernos como la creencia de que la Tierra es plana, o que se inventaron las misiones a la Luna, o que la pandemia del Covid no existe? En mi opinión, el régimen nazi no habría sido mucho mejor sin una fijación por lo oculto. Pero la creencia de muchos de sus miembros en ideas irracionales, desafortunadamente, se utilizó a menudo para justificar atrocidades imperdonables e inexplicables.

¿Qué opina Bora sobre la descomposición del nazismo?

Bueno, si “descomposición” significa la degradación de la ideología nacionalista, e incluso del patriotismo, creo que un hombre como Martín Bora estaría horrorizado por el proceso. Después de todo, pertenece a la generación que esperaba que los mejores días de Alemania estuvieran por venir. Si por "descomposición" nos referimos a la suerte adversa de la guerra y, finalmente, al colapso de todo el sistema nacionalsocialista, como mujer que se especializó en Filosofía, Bora solo puede considerarlo como una consecuencia inevitable de errores criminales. Lo que podría desconcertar a alguien como él, supongo, sería la victoria final y el eventual éxito de la Unión Soviética de Stalin, un sistema dictatorial tan violento como aquel bajo cuyas banderas ha luchado durante años.

Por último, ¿en qué género encuadraría sus novelas, históricas, de espionaje, policiacas...?

¿Fue Duke Ellington quien dijo: “Solo hay dos tipos de música: buena música y mala música”? Tiendo a estar de acuerdo. Hay muchos géneros, hay corrientes principales, hay no ficción. Al final, sin embargo, el único factor discriminatorio es la calidad objetiva de la escritura. Todos nosotros, incluido yo misma, debemos esforzarnos por escribir lo mejor que podamos, por respeto a nuestros lectores y al campo en el que trabajamos. A efectos editoriales prácticos, aunque vengo de la corriente principal y de la no ficción, espero que mis novelas caigan bajo la rúbrica de thrillers históricos o misterios históricos. Con suerte, entretendrán, intrigarán, conmoverán y tal vez digan algo sobre la condición humana.

¿Cree que la intrahistoria del nazismo es poco conocida?

Este es un buena pregunta. No creo que sea simplemente mi impresión que la Historia en general no sea muy frecuentada en estos días. Un buen amigo mío estadounidense me dijo que en una encuesta reciente el ciudadano estadounidense no podía pensar en los nombres de tres naciones extranjeras. Eso implica que también ignorarían la historia de esas tres naciones, o de cualquier otro lugar sobre la faz de esta tierra. ¡Imagínese cuán conocida podría ser la intrahistoria del régimen nazi, o de cualquier otro régimen pasado o presente! Las escuelas parecen haber fallado estrepitosamente en mantener informadas a las generaciones más jóvenes sobre los eventos que dieron forma a nuestro pasado reciente (y menos reciente). No sé si la ignorancia de la Historia nos condena a revivirla o no. Sin duda, nos mantiene inconscientes de quiénes somos y por qué. Aprender la historia de los regímenes e ideologías del siglo XX no es propaganda, y no es peligroso: no aprenderla (y sus consecuencias) bien podría serlo.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios