www.todoliteratura.es
Rafael Chirbes
Rafael Chirbes (Foto: Jorge Escudero)

La revista "Turia" publica textos inéditos de Rafael Chirbes

Se trata de fragmentos del cuaderno de notas del autor de "En la orilla"

martes 17 de noviembre de 2015, 10:18h
Add to Flipboard Magazine.

Rafael Chirbes envió a la revista cultural TURIA, antes de morir el pasado mes de agosto, varios fragmentos inéditos de su cuaderno de notas. Esa iba a ser su participación en el sumario especial “Letras de España y Portugal” que la revista publica ahora. TURIA, que dedicó a Chirbes un espectacular e inolvidable monográfico hace un año, vuelve a convertir en protagonista de sus páginas al autor de En la orilla, sin duda uno de los grandes escritores españoles de las últimas décadas.

Bajo el título de “Hojas sueltas”, TURIA da a conocer una serie de textos inéditos de Chirbes extraídos de sus cuadernos de notas. Se trata de materiales fechados en distintos años, del 1998 al 2007 y que, dada su condición de anotaciones para una novela futura, el autor temía modestamente que resultaran un tanto crípticos para sus lectores. Nada de eso. Aquí encontraremos de nuevo al mejor Chirbes: tan pronto reflexiona sobre el dolor como nos informa acerca de las sensaciones experimentadas por una nueva lectura del Decamerón de Bocaccio o de Pan de Knut Hamsun, o sobre cómo la vida se empeña en repetir los esquemas que le regala la literatura: “La vida sigue sin apartarse ni un ápice del guión marcado hace muchos siglos. La literatura nos lo ha ido contando en cada época. Cada hornada de jóvenes que llega a escena cree representar una nueva obra cuando resulta que repite viejísimos papeles”.

En otro de los textos de Chirbes que publica ahora TURIA, anota sus impresiones sobre Cervantes y El Quijote: “Nunca, en anteriores ocasiones en que lo había leído, me había dado tanta sensación de desprecio del autor hacia su personaje: un narrador agrio, malhumorado con su protagonista al que considera peligroso payaso, un ser inútil y dañino para su entorno, y, además, un engreído. La literatura (las novelas de caballería cuyos párrafos imagina en las descripciones) sale tremendamente mal parada, y frente a ella, el autor finge contar al margen, en una rara oralidad que rebaja las cosas de nivel, las pone a ras de suelo, las despoja de cualquier fascinación, las descarga, les quita los coturnos. Otra cosa es que luego, en las siguientes excursiones, se enamore cada vez más de don Quijote, y el personaje se le vaya escapando, tomando vida propia. En la primera salida, lo que viene a contar la novela es la sucesión de desastres que puede llegar a cometer quien mira el mundo a través de los libros fantásticos. Más bien parece una venganza contra la literatura y contra quienes la sacralizan. Y claro que es una venganza contra la literatura, como cualquier buena novela que se precie. No hay gran literatura que no se haya escrito contra la literatura”.

TURIA, que cuenta ya con más de 32 años de trayectoria, ha conseguido convertirse en una de las revistas culturales de referencia en español. De periodicidad cuatrimestral en papel, cuenta también con una versión digital (web y Facebook) que está obteniendo una favorable acogida entre los lectores.

“VUELTA AL DECAMERÓN”, UN INÉDITO DE CHIRBES

Ofrecemos a continuación un fragmento íntegro, fechado el 27 de enero del año 2000, de ese interesante material inédito de Rafael Chirbes que publica la revista TURIA en su nuevo número:

“Vuelta al Decamerón. Nunca me había animado a leerlo en italiano. Lo hago ahora, y me sorprende la viveza de la lengua, que tan bien plasma la melancolía por el tiempo ido, el perfume de las hermosas rosas de antaño, esas primeras páginas impregnadas por la tristeza de un mundo que se llevó la peste; en los cuentos, la socarrona y aguda mirada que con tanta frecuencia se encuentra entre los habitantes de las orillas del Mediterráneo y enseguida reconocemos: Petronio, Juvenal, Marcial, Martorell, el Fellini de Amarcord: una película que siempre que la veo sigue haciéndome hace reír y llorar.

Al empezar a leer el libro, me sorprende, sobre todo, la potencia con la que Boccaccio describe los efectos de la terrible peste negra de 1348, tan cercana mientras escribía el libro. En mis lecturas anteriores nunca había introducido más que como rumor de fondo esa circunstancia que, en realidad, está en el cogollo del libro: la desolación de Boccaccio por los sufrimientos, por el horror de que ha sido testigo, es la espoleta que pone en marcha la gozosa narración. El texto surge de un impulso que hoy nos parece tremendamente moderno: la escritura combate el miedo y la angustia por sus pérdidas irreparables. Hay una sensación de inminencia en el libro, una proximidad casi escandalosa entre el mal y su curación: escrito por alguien que ha sobrevivido, su humor tiene algo de pascua gozosa; de resurrección. Una escritura desde el más allá, la mirada de alguien que, por mero azar, se ha salvado y se siente con fuerzas para levantarse sobre tanto cadáver, para entender que vivir es seguir contándole la vida a alguien, transmitir, y sobreponerse a esa deformación que han dejado en la mirada la acumulación de horror y dolor, y tantas cosas indeseables como se han visto y sufrido. Ajustar de nuevo la lente y ponerla en el tiempo anterior, en la edad dorada en la que se recogían los frutos de los árboles y la carne era lugar de acogida, refugio cálido (no podredumbre que se arroja a las fosas), y por encima de la tapia se escuchaban las risas en el huerto de los vecinos. Pero escribo estas líneas con rabia, porque el libro tiene una llaneza y una agilidad para captar la vida de las que carecen las palabras que voy escribiendo. Y es que -ya lo he dicho- la escritura, en Boccaccio, es consuelo, medicina, resurrección (todo se hundía mientras él estaba escribiendo: la palabra como esos flotadores de corcho que nos ponían a los niños en torno al pecho para que aprendiéramos a nadar). El Decamerón es de esos libros que te hacen pensar en ciertas figuritas chinas desteñidas, o ciertas verduras secas, que, en contacto con el agua, recuperan su color y su volumen. Cuando el mundo parece abandonado por los dioses, cuando el hombre parece a punto de desaparecer del reino de los seres vivos, Boccaccio nos abre su libro para que la fiesta continúe, para que no se pierda la alegría acumulada durante tantos milenios, belleza que estalla entre lo más sórdido, flor de estiércol. ¿Cómo podremos agradecérselo bastante?”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios