www.todoliteratura.es

Fundación Calouste Gulbenkian

Pocas imágenes se conocen del hombre que se paseaba por Lisboa sin pisar sus charcos; un Pessoa que, a buen seguro, no llegó a imaginar que sería retratado por su amigo Almada Negrerios, o que su figura, tan característica para los conocedores de su extensa obra literaria, sería esculpida en cerámica por una empresa gallega (Sargadelos).

  • 1