www.todoliteratura.es

Luis Eduardo Aute

Cuantos más días se suceden bajo este confinamiento, con la muerte acechando más allá de la hermética puerta de nuestras casas, más me invade el presentimiento de que nos vamos convirtiendo todos poco a poco en el teniente Drogo de El desierto de los tártaros (1940), y temo que como aquel legendario personaje acabaremos finalmente mostrándonos esquivos a nuestro retorno a esa ahora ansiada normalidad, porque nos amedrentará lo que nos espere.

Fallece el cantautor, pintor y poeta

Esta semana está siendo trágica para mí, mi familia, España y medio mundo. A la muerte de una tía mía, con 99 años de edad recién cumplidos, y un primo hermano por coronavirus se suma el fallecimiento del gran cantautor y poeta Luis Eduardo Aute que siempre pasaba por aquí. No nos hemos podido despedir de todos ellos como es debido y se marchan casi en soledad. Grandes pérdidas que quedaran en mi corazón y en mi mente para siempre.

El próximo jueves, 11 de febrero de 2016, a las 19.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro "Amour fou. Ebrio desván de amores locos", coordinado por Antonino Nieto Rodríguez, publicado por El Grupo Editorial Sial Pigmalión, en El Corte Inglés de Callao (C/. Plaza del Callao, 2. 28013. Madrid.

  • 1

Aute: “Aquel que no ha experimentado el amor fou no ha vivido”

Cada año, y ya van cinco, cuando se acerca el día de San Valentín, el poeta gallego Antonino Nieto presenta su antología sobre el amor. Este año el tema es el Amor Fou, una expresión francesa que se podría traducir como “amor loco”, “locura transitoria”, “desvarío emocional” o “amor enloquecido”. Es el amor disparatado al que han escrito 67 autores españoles. Unos son narradores, otros poetas y otros son dramaturgos. El resultado es este “Amor Fou. Ebrio desván de amores locos”.

“Ninguna casa en el mundo ha albergado tantos poetas”
El pasado 19 de junio se celebró una velada poética en la casa de Vicente Aleixandre en el madrileño barrio de Moncloa con el sugestivo nombre de “Miguel Hernández vuelve a Velintonia”. Hacía tiempo que el pastor de Orihuela no pisaba la casa del poeta sevillano, afincado en los madriles, concretamente desde 1935 cuando se acercó a conocer a unos de los grandes poetas, si no el más grande que ha dado nuestro país en el siglo XX.