www.todoliteratura.es

Sara C. Labrada

Es un hecho. Abrir un libro de Haruki Murakami implica adentrarse en un universo paralelo, bucear en sus páginas supone ahogarse en uno mismo y salir a flote al mismo tiempo. Tener en las manos una de sus novelas significa estar dispuesto a tomar lo más disparatado de la “realidad” para acabar tomándolo como lo más verosímil. Leer la primera página es correr un riesgo, pues supone VIVIR, sin restricciones. El escritor japonés nos invita a hacer equilibrios sobre sus letras, estratégicamente colocadas para crear la magia, sobre unas palabras que van asfaltando y creando camino entre las páginas que conformarán el relato. Murakami, ya ha quedado claro, es un arquitecto de la literatura, un creador nato.

¿Alguna vez te has preguntado qué es el universo, de qué está hecho o qué lugar ocupamos en él? Hoy en día, a la mayoría de los mortales, la palabra “física”, cuando a ciencia nos referimos, parece quedarnos cinco tallas grande; es por eso que, lejos de enfrentarnos a ese mundo de números y laboriosas teorías, en apariencia oscuro y frío, preferimos huir de él. Sin embargo, la física, como todo en esta vida, es absolutamente merecedora de una segunda oportunidad. Es por eso que hoy, de la mano de Anagrama, quiero hablaros de este libro, de esta pequeña joya que el gran Carlo Rovelli ha tallado con tanto cuidado.

  • 1

El silencio: ese eterno desconocido, esa voz dormida, ese perpetuo latir que habla sin hablar. Y, sin embargo, como decía el gran Antonin Artaud, “no ha quedado demostrado, ni mucho menos, que el lenguaje de las palabras sea el mejor posible”.