www.todoliteratura.es

crítica literaria

Arrebatarle a la vida las coordenadas del destino para rescribirla bajo la fría voluptuosidad de la adolescencia. Adivinar esos espacios por donde se nos escapan los días con la sola necesidad de taparlos para que todo se convierta en un espacio oscuro y frío donde antes reinaba la luz, o percibir el mundo desde un punto de vista único y diferente como el remero que boga contracorriente por mucho que sepa que sufrirá un duro desgaste antes de llegar a su destino: una bendita isla en la que sólo hay espacio para sí mismo y un mundo inteligente y perverso, lacerante y virginal, formal y caprichoso como sólo lo pueden ser las metas con las que soñamos en nuestra adolescencia.

"Las sombras de Quircke

Alfaguara, Madrid, 2017

Sólo faltaba esto, era cuestión de tiempo.
La sombras, las tan recurrentes, incisivas, presentes y persuasivas ‘sombras de luz’ que no solo acompañan, sino que cubren una enorme extensión en las obras de Black/Banville, aparecen ahora para descubrir, o poner de manifiesto, el interior de ese forense detective que encierra en sí toda una simbología de inteligencia, constancia y voluntad de justicia, algo que muestra en todas sus historias el personaje creado por este autor.

Ed. Renacimiento, 2016

Lo primero a destacar de "Oculto Sendero" es que no se trata de un libro escrito para ser leído. Su autora, Elena Fortún, seudónimo de Encarnación Aragoneses, dejó instrucciones de que a su muerte fuera destruido; afortunadamente para sus lectores sus deseos no fueron respetados y, después de muchas vicisitudes, el manuscrito —que había permanecido inédito desde la desaparición de su autora—, fue publicado en 2016 gracias a la tenacidad de las editoras Nuria Capdevila – Argüelles y María Jesús Fraga.

Ediciones Gotas de Luz, 2017

Miguel Ángel Rodríguez Chuliá nos descubre en la novela "La filosofía del agua" una historia fascinante y reflexiva, proponiéndonos a través de su narrativa una meditación profunda y accesible respecto a aspectos de la vida cotidiana que, aunque están ahí, no son examinados de la manera que merecen debido, en su mayor parte, a la propia inercia existencial.

Anagrama, Barcelona, 2017

A veces pareciera como si la literatura rebasase su función; o bien fuese, de alguna manera, noticia de sí misma. Algo que suele proceder de una circunstancia extraordinaria, como pudiera serlo la ‘versatilidad’ de un genio quien, tomando como representación su obra y la de los demás, aplica una lógica contundente en sus juicios, utiliza un lenguaje directo, heterodoxo en las formas contra lo que pudiera ser el canon establecido de las buenas maneras como ortodoxia diplomática, o, sencillamente, defendiendo posiciones y teorías que resultan, en algún modo sorprendentes, por no decir escandalosas.

Trea, Gijón, 2017

Cuando se trata de sugerir (sobre todo cuando se trata de sugerir empleando para ello el texto literario, esto es, hilando un discurso de palabras que lleguen –y vayan más allá, a través de él- a un destinatario sensible que observa y repara en la realidad, en la naturaleza, en el otro) es necesario ser claro, actuar con inteligencia (si es sintiente, mejor) y ser sincero por cuanto lo que se transmite ha de tener algo de verdad; más si a lo que uno quiere referirse es a la sustancia interior del arte reflexivo.

Taurus, Madrid, 2017

¿El tiempo es oro? Sí para las estimaciones de la utilidad, y también para una cierta consideración monetaria. Pero, sobre todo, tiempo es hombre: ése sí que valdría como un significado humanista. El medidor medido, he ahí la razón principal (y útil) de la Historia.

Pandora Lobo Estepario Press, Chicago, 2016

Álvaro Hernando (1971), madrileño afincado en Woodstock, Illinois, donde ejerce la docencia desde 2013, publica su primer poemario, "Mantras para bailar", editado por Pandora Lobo Estepario Press de Miguel López Lemus, que desde su sede en Chicago mantiene una voz independiente que contribuye a la promoción de autores latinoamericanos en el Midwest estadounidense.

Edición de Hilario Barrero

Ravenswood Books Editorial publica el n.º 2 de su colección “La isla primavera” -de ensayo, antologías y otras literaturas-, una selección de poemas breves de Emily Dickinson (1830-1886) con el bellísimo título "La esperanza es una cosa con alas", una exquisita edición de Hilario Barrero (Toledo, 1946), que además de la traducción, es autor de las ilustraciones y el prólogo, que “como un tapiz colgado en la mansión del silencio” nos invita a adentrarnos en el país de esta misteriosa poeta norteamericana.

Abordar la vida de un artista, un escritor, en este caso, puede llegar a convertirse en una aburrida concatenación de hechos biográficos que, en la mayoría de las ocasiones, nos deja fríos por la ausencia de ese rasgo tan eminentemente literario como es la pasión de quien escribe a la hora de entresacar las virtudes y defectos del biografiado, pero, sobre todo, porque se deja a un lado la beta de la fascinación que todo escritor tiene por pequeña que sea ésta.

Biblioteca Castro, Madrid, 2017

La literatura erótica ha ocupado siempre un lugar prominente para los lectores, acaso porque en ellas se encierren tantos secretos ocultos que, por el hecho de ser de esa naturaleza, se desee con más fervor conocer. Quepa decir, a la vez, que este libro no es, ‘sensu stricto’ un libro de contenido erótico; diríamos, eso sí, libre en cuanto a que la temática amorosa –muy dilatadamente entendido el término, esto es, la coyunda entre hombre y mujer no sólo en lo físico, sino con todo el aparato socio-simbólico que entraña- está aquí presente, y ello le otorgaba al libro un cierto carácter de libertinaje en la medida en que era un desafío al orden social establecido.

Adentrarse en el universo literario de Robert Walser es hacerlo en un torrente de palabras que te sumergen en un abismo intelectual y narrativo que no te deja indemne. Su mirada hacia el mundo desde la parquedad de lo cotidiano no para de abrirnos nuevas sendas que nos llevan desde lo más anecdótico a lo más profundo con sublimes momentos plagados de ironía, laconismo, humor, y cómo no: melancolía.

No hay mayor soledad que la que nos acoge en la muerte, o quizá sí, aquella que nos acompaña cuando nacemos antes de caer en brazos de nuestra madre. La muerte es ese espejo oscuro que debemos atravesar solos, a veces, en la cercanía de nuestros familiares; y en otras ocasiones, lejos de todo aquello que nos resulta cotidiano o cercano.

Isla de Siltolá, Sevilla, 2017

Escribe el aforista: “Prefiere siempre un buen prejuicio a una mala idea” Pues bien, sea, tal vez, porque el prejuicio ha aceptado ya, per se, la función de pensar, algo que no solo distingue al hombre del animal (¡a saber, por cierto, si la tal sería una proposición defendible, a sabiendas de la virtud estratégica de las ardillas y la boquirota de algunos políticos!) sino que, por el contrario, la mala idea no vendría siendo, acaso, sino una contaminación, una idea válida echada a perder por un innecesario juntaletras con enfermedad de sí propio.

Asimilar la muerte del hijo con las herramientas que nos proporcionan las palabras y los recuerdos que, igual que una soga que se va desplazando por nuestro cuello, nos van dejando la marca del dolor. No hay excusas para la huida, pero desandar el camino del amor, la vida y las sensaciones que nos provocan la ausencia, es lo que nos va a permitir distanciarnos del dolor, la muerte y sus consecuencias.