www.todoliteratura.es

crítica literaria

Guillermo Escolar Editor, Madrid 2019

Quiere a veces la causalidad vestir los ropajes de la casualidad ¿o es al contrario?, y arropar los encuentros intelectuales con vivencias compartidas. Tuve el placer de escuchar al autor de este libro hace unos meses, en acto madrileño con éxito de público, junto a dos intelectuales de la talla de don Miguel Ayuso y don Juan Manuel de Prada (en cuyo recordado programa televisivo Lágrimas en la lluvia, habíamos tenido ya la fortuna de escucharles). Esa casual causa, en renovado giro, me permite descubrir este libro gracias a un reciente artículo semanal del propio De Prada, sin que medie relación personal más profunda con el profesor Gambra que justifique los elogios que aquí se prodiguen—o inspire los escasos reparos que vendrán.

En un pasaje de su libro Una casa de palabras, Gustavo Martín Garzo entrelaza dos anécdotas en cuya halda, si ustedes me lo permiten, me voy a parapetar. En la primera, una monja llamada Catalina (zarandeada por la curiosidad) interroga a San Juan de la Cruz acerca del comportamiento de las ranas. Quiere saber por qué se sumergen justo cuando él las pretende admirar. La respuesta del fontivereño no por evidente pierde su carga trascendental: lo hacen, querida Catalina, porque dentro del agua se sienten más seguras. A salvo, de la realidad.

Cuando parece existir una pelea entre los medios físicos y lo que hemos denominado Internet surgen de vez en cuando historias que nos hacen de alguna forma recordar tiempos pasados que al pasar los años aún siguen estando ahí.

Jesús Cárdenas Sánchez (Sevilla, 1973) hace ya algunos años que viene siendo el Woody Allen de la poesía española contemporánea, seguramente habrá otros casos, pero el fluido ritmo de publicación —un poemario nuevo cada año— de este poeta sevillano no le impide cohesionar buenas obras, como por ejemplo, "Los falsos días" (Alhulia, 2019), libro que nos ocupa, el cual fue finalista en el XXXIII Certamen Andaluz de Poesía “Villa de Peligros”.

Diluvio personal como forma de empapar el mundo a través de una lluvia imaginaria y profética sobre el mundo y sus emociones. Diluvio personal como agua purificadora que limpia, pero no borra, las aristas de la vida y los sentimientos, pues estos permanecen unidos a nuestra piel de una manera indeleble.

Lumen, Madrid, 2019.

A veces el señor Borges dice la verdad, al menos en algunos títulos, por ejemplo éste. Claro que, al poco, uno entra en sus páginas y ya duda: ¿es real o es una invención (más) el nombre de la dedicatoria? En fin, sorpresas posibles así forman parte del juego, y, por qué no decirlo, del encantamiento de este autor que juega con la verdad y la mentira con una alta calidad literaria.

Es de sobra conocido que la música ejerce una importante fuerza emocional sobre las personas, sobre nuestro comportamiento en cualquier etapa de la vida. En la segunda entrega lírica, "Un piano entre la nieve", que nos ofrece la escritora asturiana, Isabel Marina (1968), publicada por BajAmar editores, nos ofrece un viaje emocional que va desde la melancolía a la ilusión; del abismo al encuentro de la conciencia de ser.

Trea, Gijón, 2019

Sin afán de definición alguna, creo que, en ocasiones cuando menos, correspondería decir que el pensamiento breve no existe per se. Sería como el valor de la música para Duke Ellington: o es buena o es mala. Y el lector, cada lector, sabrá.

Cátedra, Madrid, 2019

He aquí un magnífico e inestimable complemento de aquel otro libro que en su día nos ofreció Cátedra (un libro más especializado, más extenso en definiciones, más explícito en cuanto a la interpretación y significación de las imágenes por razón de su cometido específico) que fue su Diccionario de términos Arquitectónicos.

Machadolibros, Madrid, 2019

De alguna manera podríamos sostener que el arte de mirar equivale al arte de ser. Al tiempo, como es lógico deducir, el mirar, que es un ejercicio subjetivo –más el ‘juzgar artísticamente’, digamos- propicia tantos puntos de vista distintos, todos ellos razonados, como observadores existan.

Un nuevo poemario de Alberto Ávila Morales, editado por Los libros del Mississippi, se suma a su obra poética publicada hasta la fecha. "Atenta Mente Vuestro" es el título de este libro que contiene 48 poemas, donde el poeta comparte, con quien desee adentrarse en su páginas, reflexiones y episodios vitales ‘en primera persona’ que trascienden por medio de sus versos.

Olé Libros, 2019

No lo quemen. Ni antes ni después de leerlo, pues estarían ustedes entregando a las llamas un libro cuyas páginas contienen excelentes poemas, escogidos por Lucía Comba de la obra poética perteneciente a una de las voces fundamentales de nuestra poesía contemporánea. En efecto, ‘Leer después de quemar’ es una antología imprescindible del poeta Rafael Soler, autor que tiene en su haber cinco poemarios, a cual más notable: ‘Los sitios interiores’, ‘Maneras de volver’, ‘Las cartas que debía’, ‘Acido almíbar’ (Premio de la Crítica valenciana 2015) y ‘No eres nadie hasta que te disparan’. Producción poética a la que habría que sumar cinco novelas y dos libros de relatos. Señalar, igualmente, que la obra de este poeta de interés ha sido traducida a seis idiomas.

Ed. Los libros del Mississippi. 2019

El gran amor que sin duda le profesa esta autora a los animales, sin excepción, es la base que sustenta todo este poemario, que va acompañado por unas espectaculares ilustraciones de Francisco Nicolás que parecen salidas de un diario de campo, ya que ha sabido captar a la perfección los sentimientos de belleza y ternura que impregnan este libro mediante unos dibujos a lápiz con toques mágicos de color.

XXI Premio de Poesía Generación del 27

Yo, que conozco a Manilla, me abstendré de hacer una crítica biográfica o, menos aún, psicologicista de su más reciente libro ‹‹Suavemente ribera›› (*), colección de 56 poemas divididos con gran precisión en cinco partes de ocho piezas y una central de catorce, enmarcadas por un prólogo y un epílogo. Buena será dejar constancia de sus epígrafes: Impromptu, Suavemente ribera, Caminos de la tarde, Espacios despoblados, Tierra extraña, El tambor de la noche, Del lado de la aurora y Por la llanura del tiempo.

SALÓN DE LECTURA

Como el agua que fluye por las venas del mar y que no cesa es la poesía. Sube a la cresta de las olas (risas de los mares las llamó Esquilo) o se abisma en las profundidades de coral y silencios. Estallido de lluvia en otoño o sol abrasador en el estío, así la poesía se adentra en los bosques y en los pájaros vuelo es.