• Diario Digital | Domingo, 22 de Julio de 2018
  • Actualizado 01:04

Alberto Vázquez-Figueroa y la masacre que sí existió: la guerra civil en Canarias en su último libro: "Bajamar"

El autor, uno de los más leídos en España, narra con detalles autobiográficos la historia de una saga familiar a caballo entre Europa, África y Latinoamérica

Alberto Vázquez-Figueroa
Alberto Vázquez-Figueroa
Alberto Vázquez-Figueroa y la masacre que sí existió: la guerra civil en Canarias en su último libro: "Bajamar"

Si a día de hoy alguien pregunta por la Guerra Civil en las Islas Canarias las respuestas suelen virar entre el desconocimiento y la negación. Desde «no aparecía en mi libro de texto» hasta «en Canarias no hubo Guerra Civil», ni represión ni tampoco resistencia. La guerra de bandos de la península ha eclipsado la realidad canaria, provocando que muchos ignoren qué ocurrió en el archipiélago y otros directamente nieguen cualquier conflicto más allá de que Tenerife fuese uno de los lugares de origen del golpe de estado.

3.000 asesinados, 4.000 soldados muertos en los frentes, 10.000 heridos de diversa importancia, 5.000 exiliados y más de 6.000 presos en cárceles y campos de concentración en distintas islas de Canarias son las cifras que manejan historiadores como Ramiro Rivas García, doctor en Historia por la Universidad de La Laguna (Tenerife). La feroz represión fue fruto de un golpe «fulminante» en el que «a todos les tocó en el mismo bando». La posibilidad de escapatoria se antojaba además harto complicada en un archipiélago aislado en el que cambiar de bando resultaba imposible. «Estaban bloqueados». Son palabras de Alberto Vázquez-Figueroa, que se ha servido de este contexto para novelar la historia de su familia en Bajamar, su último libro, publicado por Arzalia Ediciones.

Basándose en retazos de su propia vida, Alberto Vázquez-Figueroa ha escrito una saga familiar de ida y vuelta, a caballo entre Europa, África y América. El autor nos ofrece aquí su novela más personal y nos muestra sentimientos profundos que creía olvidados antes de sentarse a escribir.

Bernardo Ríos y María Bonfante ven la vida pasar amablemente desde un faro en Isla de Lobos, que es al mismo tiempo morada y trabajo de Bernardo. Lo habitan sin comodidades pero sabiéndose poseedores de un entorno privilegiado en el que criar a sus cuatro hijos: Alejandro, Marina, Renato y Lorenzo. Bernardo, al tiempo que prepara unas farragosas oposiciones como inspector de aduanas, comenzará a tratar con marineros de la isla y con ello «a implicarse seriamente en los problemas de unas gentes que cuando zarpaban no sabían si volverían a casa, en cuyo caso un triste futuro esperaba a sus familias».

Participará así en la creación de los «pósitos de pescadores», o lo que es lo mismo, «cooperativas de armadores, pescadores, fogoneros y demás gente de mar» que perseguían la mejora de las condiciones morales y materiales de sus asociados a través del establecimiento de seguros sociales, ayuda en paro forzoso, asistencia médica, entierros o la promoción de la cultura por medio de la creación de escuelas y bibliotecas. Este tejido sindical fundado a principios del siglo xx será devastado por una guerra de clases que tendrá como fin obtener «una isla de trabajadores».

Con el golpe de estado de julio de 1936, Bernardo es detenido y posteriormente enviado al campo de concentración de Villa Cisneros para acabar fugándose en el buque Viera y Clavijo junto a otros presos políticos rumbo a Dakar, colonia francesa, desde donde preparará su exilio en Venezuela.

Su familia no correrá mejor suerte. Cada miembro vivirá una cara distinta de una represión física, económica y cultural: hambre, miseria, enfermedades, encarcelamiento en prisiones y campos de concentración, exilio en Marruecos y Venezuela. La historia de esta saga familiar, atravesada además por la leyenda de la princesa ptolemaica Cleopatra Selene II y su relación con las islas, llega a su fin en la actualidad, cuando los nietos de Bernardo y María viven entre Venezuela e Italia, liberados de las penurias que les precedían pero afectados ahora por los problemas políticos que les conciernen.

Estás páginas nos recuerdan que el eterno viaje del ser humano en busca de la felicidad se ve siempre sometido a los designios de otros. Los hombres nacen, crecen, mueren y se corrompen; los gobiernos nacen, crecen, se corrompen y mueren. Esa sutil diferencia entre los gobernados y los gobernantes resumen en cierto modo la odisea de la familia Ríos Bonfante.

«LAS FOSAS COMUNES CANARIAS ESTÁN EN EL MAR»

Hace apenas un mes el pleno del Parlamento de Canarias aprobó la toma en consideración de la proposición de ley con la que se pretende recuperar la memoria histórica de las víctimas del franquismo en Canarias. Prevé, entre otros aspectos, la creación de un banco de ADN para la identificación de desaparecidos, un mapa de fosas y la creación de un registro de víctimas. 2/3

Afirma Vázquez-Figueroa, experto submarinista, que «en Canarias el agua es demasiado profunda». Esta frase de doble lectura sirve para comprender el olvido de los cruentos años de guerra y represión, así como la dificultad de encontrar, identificar y dar sepultura a los cadáveres. «En proporción, la represión en Canarias fue mayor que en la península».

ESPAÑA-VENEZUELA. UN CAMINO DE IDA Y VUELTA

La emigración constituye un pilar importante de la novela, sobre todo en lo que respecta a Venezuela, país en el que el autor vivió durante años. Sus personajes deberán trabajar duro hasta conseguir medrar en el nuevo país, vendiendo sardinas, perforando pozos de petróleo o diseñando campañas publicitarias.

Obligados a salir de su patria, «una España que era un infierno», huyen a Venezuela, «paraíso terrenal» que acogió a multitud de canarios durante el exilio. La política de Venezuela desde mediados de los cincuenta hasta nuestros días forma parte del transcurso de la novela. Ahora es España quien recibe a miles de venezolanos. 

Nacido en Tenerife, Alberto Vázquez-Figueroa pasa su infancia y adolescencia en África, ya que su familia se exilia allí por motivos políticos. Empieza a escribir en su juventud, en el Sáhara, y desde entonces no ha dejado de hacerlo. Periodista y corresponsal de guerra durante muchos años, llega
un momento en el que se centra en su carrera literaria. Como novelista ha publicado más de sesenta títulos y ha llegado a ser uno de los autores españoles contemporáneos más leídos en el mundo. Entre sus best sellers se cuentan obras como Tuareg, Ébano, Manaos, Cienfuegos, "Hambre"y Coltán.

Puedes comprar el libro en: