• Diario Digital | Martes, 24 de Abril de 2018
  • Actualizado 10:45

ENTREVISTA AL AUTOR DE “SENTIMENTALES”

Manuel Longares: “Las fábulas son cuentos para mayores que tiene una enseñanza”

Sentimentales” es la nueva novela que publica el escritor Manuel Longares, una historia que se desarrolla en una provincia enamorada de la música clásica, algo realmente inaudito..

Manuel Longares: “Las fábulas son cuentos para mayores que tiene una enseñanza”

El autor de la novela reconoce, nada más comenzar nuestra conversación, que “soy un simple enamorado de la música, un simple espectador de conciertos. No soy ni mucho menos un estudioso”. Sin embargo, no lo parece. La novela rebosa de términos y conocimientos musicales. No hay calle o persona que no tenga una connotación musical y, ni que decir tiene, sus protagonistas o son músicos o son amantes de la música culta.

Sentimentales” se divide en tres partes, que responden a otros tantos sucesos ocurridos en la provincia incógnita donde se desenvuelve la trama: un estreno sinfónico escandaloso, la disolución de un matrimonio de artistas y el retraso de un visitante ilustre. Es un homenaje a la música clásica a través de un texto en el que el juego literario, expresado con humor en frases distorsionadas, situaciones absurdas y denominaciones arbitrarias, persigue una realidad más rica y distorsionada. 

Los sentimentales, “son los ciudadanos de una provincia que es sacudida por el veneno de la música”, cuenta con su tono característico y cercano el escritor madrileño, gozando de cada palabra que dice al igual que las escribe. “La música contiene la desazón de la belleza. Esta novela pretende mostrar eso y un puñado de sentimentales por la música”, expone casi en tono profesoral.

La música es un sentimiento que no está controlado por la razón

Para Manuel Longares, “la música es un sentimiento que no está controlado por la razón”. Al igual que otros como el fútbol, los deportes en general o la política. “Los crímenes populares también son sentimentales porque no se controlan con la cabeza. En esta novela hay algún crimen”, nos anticipa con una sonrisa irónica en los labios, con ese fino humor con el que suele hacer gala y que traslada a sus novelas.

“Ante todo, Sentimentales es una fábula, que es un cuento para mayores del que se puede extraer una enseñanza que indica al lector errores de las personas, para que no vuelvan a ocurrir”, explica el escritor del foro. Como toda fábula, es difícil ubicarla. “Yo lo hago para estar más cómodo y libre escribiendo, pero veo esa provincia por los límites de Cuenca, Zaragoza o Teruel”, propone riéndose. Tampoco hay una fecha fija en el relato. Todo queda a la imaginación del lector que puede ubicarlo tanto en este siglo como en el anterior. “la he escrito sin ninguna referencia histórica”, sentencia Longares.

Longares-P

“El humor nos ayuda a comprender la realidad”

Cuando se le pregunta a Manuel Longares por el presente, se manifiesta rotundo: “el mundo lo veo ahora muy pesimista, quizá porque uno se hace mayor”. Su sentido del humor se hace patente tanto en la conversación como en el libro. “El mundo necesita más humor. Los jóvenes escritores no utilizan demasiado el humor”, sentencia el autor de esta novela tan cervantina. Cree que según ha ido escribiendo obras ha ido introduciendo más humor. “El humor nos ayuda a comprender la realidad. Yo según ha ido pasando el tiempo he ido introduciendo más humor. Quizá sea que cada día escribo con más gracia debido a que con la edad tengo más dominio del lenguaje”, afirma

La novela está narrada en primera persona por un narrador “descreído” que está en el centro de la acción pero que según van pasando los capítulos se va haciendo más distante, debido a que los acontecimientos que cuenta le han sido narrados por otros protagonistas. “En la segunda y en la última parte, la novela se hace más coral”, nos avanza. En la novela hay muy pocos diálogos porque según el autor “los sentimientos son algo muy íntimo y los diálogos es algo exterior”.

Longares-V

“La historia avanza en círculos porque las relaciones personales no avanzan, siempre estamos dando vueltas a lo mismo”, detalla Manuel Longares. Cuando se pone a escribir, no suele tener definido lo que va a ocurrir en la novela. “Los personajes me van dando pistas y los llevo por donde ellos quieren”, refiere en nuestra animada charla.

En opinión del autor de “El oído absoluto”, “los personajes son contemporáneos. La novela tiene los movimientos que tiene un concierto. Todo eso acentúa el carácter de fábula. Que es un estilo en el que me siento muy cómodo. Además, procuro dar al lenguaje un ritmo musical. A medida que construyes tu propio lenguaje tiendes a un ritmo determinado. Casi escribes en endecasílabos”, analiza.

Para escribir su nueva novela, ha dedicado casi un año. “Salgo a libro por año. No tengo otra cosa que hacer”, señala riéndose. El próximo será un libro de relatos sobre Madrid. “Algo muy diferente a las últimas novelas que he escrito. El cuento es un formato muy arriesgado. Hay que hacerlo bien”, concluye el escritor.

Puedes comprar el libro en: