www.todoliteratura.es
Xavier Maymó
Ampliar
Xavier Maymó

Entrevista a Xavier Maymó, autor de la novela histórica "El Siervo"

"Los mismos problemas y las mismas virtudes que hoy encontramos en los ámbitos político, social y económico, se daban ya en la sociedad romana"

domingo 04 de septiembre de 2016, 20:41h
Add to Flipboard Magazine.

La novela histórica "El siervo" de Xavier Maymó narra la historia de una familia desde cuatro protagonistas diferentes que acabaran confluyendo en una única historia y donde se narra la leyenda de aquellos íberos que formando parte de la guardia personal de Poncio Pilato, acabaron crucificando a Jesús en Jerusalén.

¿Nos podrías hablar de la leyenda que aparece en el libro sobre la muerte de Jesús en manos de soldados de Tarraco?
Esta es una leyenda verosímil a la vez que extraordinaria. Antes de ser prefecto en Judea, Poncio Pilato fue, durante un par de años, gobernador de la Provincia Imperial Tarraconense, una de las más importantes del Imperio Romano. Seguramente como prevención ante el poder absoluto y brutal que Elio Sejano aplicaba en todo el imperio, como valido del emperador Tiberio, Pilato, un hombre desconfiado, conformó su guardia en Tarraco con soldados de origen ibero, no romano. Estos hombres estaban desconectados de las intrigas de Roma y eran más difíciles de corromper. Con esta decisión, Pilato alejaba la posibilidad de su asesinato a manos de su propia guardia. Al ser enviado a Cesarea Marítima, Pilato se llevó consigo a una parte fiel de su guardia ibera que, sin tener idea de las repercusiones de su acto, acabaría siendo protagonista en Jerusalén de la crucifixión de Jesús. Interesante, ¿verdad?

En esta novela los protagonistas son las personas no los hechos ¿Por qué?
Aunque la novela está enmarcada en un contexto histórico esmerado y los hechos que describe son relevantes, los verdaderos protagonistas no son los sucesos históricos en sí mismos, sino como estos sucesos influyen en cuatro jóvenes que maduran y se encuentran a ellos mismos, de muy distintas maneras, mientras acaban construyendo su propio destino.

Las emociones de los personajes resultan muy actuales ¿Piensas que han variado mucho a lo largo de los siglos?
No en los últimos dos mil años. De hecho, los mismos problemas y las mismas virtudes que hoy encontramos en los ámbitos político, social y económico, se daban ya en la sociedad romana, de estructura muy parecida a la nuestra. La evolución ha sido casi testimonial. Sólo hace falta leer a los clásicos (como Lucrecio, Séneca y tantos otros) para percibirlo de inmediato.

Háblanos de los cuatro personajes principales
Servio es un hombre casi perfecto: capaz, honesto, fiel, valiente, inteligente y físicamente imponente, aunque de origen humilde. Menandro, en cambio, es el primogénito del duunviro de Tarraco: de alta estirpe, pero de carácter débil y maleable. Silvia, su hermana, es una chica hermosa y acostumbrada a la comodidad, que sólo acabará descubriendo su carácter ante la adversidad, y Licinio, el hermano menor, con graves defectos físicos pero estudioso y buen observador del mundo que le rodea, acabará escribiendo la historia de los cuatro, y también la de Valerius y la de Aulo y la de algunos otros…

¿Con cuál de ellos te identificas?
Sus personalidades son todas, en mayor o menor grado, una parte de mí mismo y creo que de todos nosotros. Nadie es completamente bueno, capaz o fuerte o completamente malo, inepto o débil. Me identifico más con algunos aspectos de Licinio y de Servio, pero uno nunca se ve a sí mismo como le ven los demás.

¿La contextualización histórica es verídica?
Tanto como ha sido posible con los datos históricos de los que disponemos. Hay mucho esfuerzo detrás de la ambientación de la novela. Para mí es importante que el lector se sienta dentro de la época descrita y que, aunque los personajes principales no sean reales, el contexto en el que viven y se desarrollan si lo sea.

La Villa de Sema, el primer lugar donde transcurre la historia ¿Es tan idílico cómo se describe en el libro?
Lo era. Hoy en día solo existen sus ruinas, visitables, que impresionan, pero en su momento debió ser una villa excepcional como pocas. Edificada de modo suntuoso, en un clima templado, delante del mar, rodeada de campos y termas magníficas, la vivienda principal, con sus mosaicos, fuentes y jardines, se construyó para ser, literalmente, un paraíso terrenal.

¿Qué hace un científico escribiendo novela histórica?
Tenemos una sola vida consciente para vivir, ¿por qué ir a medio gas? Hay que vivir, más allá de sólo sobrevivir. Con esfuerzo, pero también con satisfacción, me he adentrado en caminos diferentes como el científico o el económico y, ¿por qué no?, el de la escritura. Desde la multidisciplinareidad hay siempre algo que contar.

¿Por qué lugares viajan los personajes principales hasta encontrar su destino?
Parten de Semma i Tarraco i se mueven por Roma, las Galias, Massilia (la actual Marsella, en la antigüedad un gran centro filosófico), Cesarea Marítima, Jerusalen… Un gran viaje en el exterior para poder consumar libremente su viaje interior, el verdaderamente importante.

Documentándote para la historia, ¿Descubriste alguna curiosidad que te sorprendió y compartiste en el libro?
Las comidas, a veces tan curiosas como poco apetecibles desde nuestro punto de vista actual; la forma de vestirse o de viajar; la vida en una legión romana; el mundo judío en tiempos de Jesús; el pueblo íbero, asimilado por Roma des de una posición de conquista, pero también de respeto… En el libro hay un sinfín de detalles que sorprenderán al lector.

Y el salto de la Guerra Civil (tus otros dos libros) a la novela histórica ¿Ha sido complicado? ¿En qué contexto te sientes más a gusto?
Aunque escribir una novela como “El Siervo” no resultó fácil, el salto no ha sido complejo. En realidad, cualquier historia tiene siempre una parte de ficción –la descripción de un hecho histórico es siempre subjetiva- y, en este caso, nuestra ficción tiene una parte de historia.

¿Cuál sería o ha sido el piropo que más te alagaría / te ha alagado de un lector?
Para mí lo principal, más allá de entretener al lector, es lograr transmitirle las emociones que sienten los protagonistas en un momento determinado. Por ejemplo, que una persona llore de alegría o de tristeza mientras lee uno de mis libros convierte ese momento en mágico. En una sociedad aparentemente dominada por la imagen, el poder de la palabra sigue siendo insustituible.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.