www.todoliteratura.es
Eva Losada Casanova
Ampliar
Eva Losada Casanova (Foto: Javier Oliaga)

Entrevista a Eva Losada Casanova, autora de “El sol de las contradicciones”

“Sólo las personas alegres pueden escribir cosas tristes”

Con “El sol de las contradicciones”, Eva Losada Casanova se hizo con el XVIII Premio de Novela Fernando Quiñones, si hay un premio merecido éste es uno de ellos. La novela de la escritora madrileña es un derroche de exquisitez literaria, donde hay mucho trabajo narrativo y estilístico. En concreto, han sido cinco años los que le ha costado escribir la novela y otro año más corregir el texto y dejarlo depurado, a su gusto. El resultado es una novela actual, aunque un poco pesimista. Lo que no es de extrañar para los tiempos que corren.

  • Eva Losada Casanova

    Eva Losada Casanova


  • Eva Losada Casanova


  • El autor de la entrevista con la escritora

Eva Losada Casanova
Eva Losada Casanova (Foto: Javier Oliaga)

Me recibe Eva Losada Casanova en “La plaza de Poe”, un increíble local donde realiza talleres de escritura práctica, tanto de novela como de relatos, además de cursos de escritura y edición para jóvenes. Comparte proyecto con ella, José Nortes, afamado productor musical, que imparte cursos de composición de canciones, cuando le dejan libre sus ocupaciones como productor musical, por sus manos han pasado artistas como Ariel Rot –que también es productor-, Quique González o Morgan –una banda que dará que hablar-.

Es, por tanto, “La plaza de Poe” un espacio multicultural y artístico donde la literatura y la música se hermanan de manera asombrosa. Los espacios del local están perfectamente adaptados a ambas disciplinas artísticas. Estudio de grabación en el sótano, sala de conferencias en la planta alta, con una luminosidad que incita a la lectura y al estudio de la escritura.

Ambos han creado un espacio innovador donde la magia que desprende ayuda a la creación. Es allí donde Eva se siente tan cómoda que se queda sin tiempo para escribir sus nuevas obras. La tercera novela espera que pueda finiquitarla enseguida que compre algo de tiempo. “He dado un rodeo muy grande para llegar a la literatura, a lo que quería hacer”, dice la escritora mientras tomamos un café bien cargado, en mi opinión creo que ha merecido la pena.

Eva Losada Casanovas estudió Económicas y Empresariales, por indicación paterna. Trabajó en Marketing y Comunicación en diversos países, incluido el nuestro. “Y todo para conseguir hacerme independiente”, apunta. Una vez independiente quiso dar el paso a la literatura y se fijo una meta. “Me di dos años para conseguir algo. Si lo logro, me reciclo”, dice en la entrevista, sobre lo que pensó en aquella época. Se puso a escribir y mandó su primer manuscrito al premio Planeta de 2010. Quedó en cuarto lugar pero la editorial planetaria no consideró oportuno su publicación. No fue hasta 2014 cuando la editorial Funambulista publicó “En el lado sombrío del jardín”. “Esa novela tardé diez años en escribirla”, confiesa sin tener la necesidad de aplicarla un tercer grado.

¡Vaya, parece que Eva nos ha salido una escritora lenta! Esa búsqueda de la perfección narrativa la hace emplear mucho tiempo. Minuciosidad, exquisitez y desgarro se dan cita en su literatura. “Yo escribo desde el desasosiego”, afirma muy pessosiana cuando la indico lo triste y doliente que es su último libro. “Sólo las personas alegres pueden escribir cosas tristes”, responde Eva que, en ningún caso, da la sensación de persona triste, más bien creo que es una persona vitalista y multifuncional.

“La muerte está presente en todas mis novelas. Quien no escriba sobre la muerte no sabe lo divertido que es hacerlo”, expone con rotundidad gatuna. En las páginas de su libro, hay un cierto aire a Thomas Mann y a Michel Houellebecq. La montaña mágica es uno de los libros de cabecera de Eva y en “El sol de las contradicciones” hay varios guiños al escritor francés, residente en Almería, como también a la música rock.

Uno de los personajes de su novela dice en un momento dado: el arte es rabia, serenidad, melancolía o violencia. La preguntó a quemarropa, ¿la literatura, también? “La literatura es arte. Se mueve en la misma frontera. Todo es creación y todo se integra”, responde con la decisión de la persona que sabe lo que quiere y sabe lo que dice. Con un golpe de su melena rubia ratifica sus palabras dándolas más fuerza, si cabe.

Eva bucea a través de la creación. En ocasiones, reconoce, la vida personal la saca de la vida creativa lo que la lleva a afirmar que se siente “obsesionada con los procesos creativos” y añade “nadie me pide que escriba un libro ,pero una fuerza irresistible me impele a hacerlo. No tengo más remedio que hacerlo, es verdad que se hacer otras cosas, pero no tan bien como escribir”.

El sol de las contradicciones” refleja parte de su mundo y lo que ha vivido. El recuerdo de su padre está presente en un par de capítulos de tinte isleño. Actualmente, muhcas de las relaciones personales y familiares son relaciones desestructuradas, una larga resaca de los prodigiosos años ochenta y, si me apuran, noventa; todo proveniente de malas decisiones. “Los entornos personales son diferentes a hace unas décadas. Convivimos con la autodestrucción y eso ha terminado por arrastrarnos", puntualiza y agrega "la soledad femenina lo que hace es buscar comprensión, Por eso, Mar busca cariño con Raina sin caer en el sexo, pese a bordearlo”.

Esta interesantísima novela, tiene un valor añadido, no la vamos a cobrar ningún impuesto nuevo a la escritora, que es la voz narrativa. Eva Losada Casanova tiene una voz única y peculiar que se nota cuando lees sus libros. Alterna en “El sol de las contradicciones” dos tiempos, presente cercano y pasado. “Es muy complicado hacerlo”, sostiene. “Ya que el lenguaje varía muy poco. Hay un narrador en tercera persona, indirecta y libre que cuenta el presente, lo que está sucediendo. Cuando nos vamos al pasado, sigue en tercera persona pero se hace más distante”, explica la escritora.

Dos voces muy parecidas pero con rasgos diferentes. Eva recuerda que cuando empezó a escribir la novela lo hizo en primera persona, “pero no terminaba de funcionar y lo pasé, cuando llevaba unos cinco capítulos, a tercera persona. Yo recomiendo a mis alumnos que hagan ese proceso. Ellos tienden a escribir en primera persona que está muy bien porque enseña a escribir, pero les digo que lo pasen a tercera”, comenta de manera profesoral.

Su novela es el reflejo de una generación desestructurada, vapuleada por los acontecimientos y las consecuencias de un par de décadas de vida al límite. Sus protagonistas tienen las contradicciones propias de la época. Muchos tomaron decisiones erróneas, no son monstruos ni santos. Son personas que se equivocaron en un cierto momento y no terminan de pagar su error. Quien no se ha equivocado ha sido Eva Losada Casanova al escribir su novela. Deberíamos comprarla tiempo para que escribiese más, así disfrutaríamos de la lectura de sus libros por más tiempo y, por supuesto, de ella.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de TodoLiteratura
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.