www.todoliteratura.es

El último de Cuba

El tiempo transcurrido desde la aparición del primer volumen de la trilogía, El último de Cuba, algo más de tres años, me ha enseñado que hay mucho de cierto en aquel adagio que reza ‹‹no dudes en cantar tus propias alabanzas, al fin y al cabo eres el único que conoce la tonada››. La superproducción de títulos, la precariedad laboral del sector cultural, las dificultades de difusión de las obras llamadas independientes y la funesta manía de no leer, hacen casi imposible gozar de la casualidad (o causalidad) de una reseña, mucho menos de una crítica profunda. Todo ello con honrosas excepciones, como este medio. No es una queja, sino la mera constatación de un hecho.

El autor elabora unas historias paralelas entre la pérdida de la colonia y la segunda mitad del siglo XX

José Joaquín Bermúdez Olivares es un reputado bioquímico que ha dedicado su vida profesional a la empresa y a la docencia, hasta que un buen día sintió la necesidad de contar historias, de escribir relatos, poemas y, por fin, la novela “El último de Cuba” que ahora publica la editorial La Huerta Grande. Buscador de la verdad objetiva, ha compuesto una novela sobre un suceso un tanto olvidado de nuestra historia.

  • 1

La pérdida de Cuba representó para España un trauma histórico de proporciones sísmicas cuyos efectos perduraron largamente en la memoria popular. Cuba era el país de América más cercano a España por cultura, idiosincrasia y convivencia durante más de cuatro siglos, pero quizá porque el recuerdo de la herida resultó tan doloroso, el vacío causado por el abandono no dejó ecos literarios importantes en la novelística de esta parte del Atlántico.