www.todoliteratura.es

Gonzalo Giner

La «Biblioteca Resistiré» fue creada en el hospital de IFEMA de Madrid, para que los pacientes de Covid-19 pudieran disfrutar de la lectura de libros mientras durase su ingreso.

100 ejemplares de la obra de Gonzalo Giner serán liberados en los alrededores de 19 catedrales góticas de toda España para que los lectores los encuentren y disfruten doblemente de la magia de la lectura de la novela de "Las ventanas del cielo" y de la magia de las vidrieras de todas estas catedrales.

Novela histórica sobre los vidrieros de las catedrales góticas

En "Las ventanas del cielo", el lector viajará a la Edad Media para descubrir una de las disciplinas artísticas menos conocidas: la construcción y uso de las vidrieras para las catedrales góticas. Un arte cuyo principal lenguaje es la luz. Gonzalo Giner conoció en su juventud las vidrieras de la catedral de Sainte-Chapelle y sintió una emoción embriagadora…

La vida de Zoe da un vuelco cuando se cruza en su camino Campeón, un perro sin estirpe que la ayuda a superar los problemas que le acechan. Junto a él emprende un viaje en busca de su destino: la devoción por los animales y la libertad, cuya senda le ha señalado su padre. Cargada de arrojo, Zoe no solo se enfrentará a las pruebas que su tiempo le impone, sino que tendrá que luchar contra sí misma cuando el amor la encuentra.

  • 1

“Lo que hace diferente a una obra es el valor de lo inesperado”

Gonzalo Giner es un escritor muy meticuloso y riguroso. Antes de empezar a escribir una nueva obra piensa con detenimiento todo lo que va a ocurrir y los personajes que van a protagonizar los acontecimientos que narre. En “Las ventanas del cielo”, nos cuenta la historia de Hugo de Covarrubias, hijo de un rico comerciante de lana que decide abandonar el negocio familiar para buscar su sueño.

“El perro es el ser más leal y más cercano al hombre”

Un perro puede cambiarte la vida o, al menos, te puede ayudar a sobrellevarla. Eso es lo que le pasó a la protagonista, Zoe Urgazi, cuando enviudó en 1934 y fue desahuciada de su palacete madrileño. En aquella época también estaban de moda los desahucios. Pero la fortuna quiso que el perro Campeón se cruzase en su camino y su vida diese un giro inesperado.