www.todoliteratura.es

Hermida Editores

Hermida editores., Madrid, 2019

Una vez más tenemos ante nosotros como lectores, como saboreadores de hermosos y enigmáticos secretos del alma humana, un largo exordio del hombre analizado por dentro: con mesura –a veces con exageración crítica, como es el caso que atañe a la figura de los curas-, con un muy didáctico sentido del humor, con heterodoxo rigor.

Hermida eds, Madrid, 2019

La palabra, al final, es quien, lógicamente, ha de venir a definir al escritor. Se diría incluso que es su ‘representación’ en la literatura, su propio interior, y, en tal sentido, la obra del autor es-será su legado para la cultura; incluso su definición ontológica. Recuérdese el ser-lenguaje-tiempo como referente hermenéutico.

Hermida editores, Madrid, 2018

El pensamiento filosófico acaso obtenga su mayor virtud, sus mejores frutos, atendiendo al contraste, a la dialéctica en la medida en que una certeza contrastada se acuña de un valor añadido. Tal es el caso de Shestov, un autor no muy difundido entre nosotros pero que aporta un lenguaje denso y claro, analítico e intuitivo a un tiempo para desvelar argumentos con el marchamo de eso que Zubiri reclamaba como principio simple de la intelección (sin el aparato retórico que, según él, aportaba Kant) como ejercicio razonador: “La intelección humana –escribe el pensador vasco- es la mera actualización de la realidad en la inteligencia sentiente” Inteligencia sentiente, un argumento subjetivo importante.

Hermida eds., Madrid, 2017

El hombre sencillo -el que observa y guarda con celo en el apartado de sus sentimientos, el que actúa movido por la prudencia o la desconfianza, el que sabe que en los signos externos (ya residan en la naturaleza o en el interior del hombre) radica el fundamento de la imaginación, a buen seguro que guarda para el momento propicio su forma de contar, su necesidad de buscar armonía en aquello que se le ha dado como realidad, más que no será tal del todo hasta que lo haya ordenado a su modo.

  • 1

Hermida, Madrid, 2019

En ocasiones diríase que no es tanto, en el escritor, cómo lo dice, sino ese rasgo expresivo que aparece en un párrafo o unas líneas sin una aparente voluntad específica pero que, por el grado introspectivo que suscitan hacia el personaje que las dice o piensa, invitan, incitan al lector atento a continuar sin demora en la degustación, en la participación del texto que se le ofrece.

Hermida eds., Madrid, 2018

“Todo estado del alma tiene su propio signo y expresión, igual que la inocencia, a la que nunca alcanza la culpa; ahí veis lo difícil que es parecer original sin serlo” Este texto, breve como buena parte de la obra que le ha hecho famoso no solo entre los lectores, digamos, comunes, sino entre grandes escritores, desde Mann a Nietzsche, desde Canetti a Cioran, responde, curiosamente, a la inteligencia de un científico que, entre sus aficiones, había adoptado la tarea de confeccionar un almanaque al que añadía, a modo de consideraciones ético-morales, reflexiones que, en clave irónica –él, que cultivó el sentido del humor- equivalían, en ocasiones, a una especie de máximas de uso y siempre, desde luego, a brillantes críticas de lo tenido como real en actitudes y comportamientos.