www.todoliteratura.es

VV.AA.

Este año en Centroamérica estamos celebrando el Bicentenario de nuestra emancipación. Doscientos años de historia y de vivir en independencia. Tiempo en el que hemos padecido todo tipo de circunstancias, algunas creadas por la mano del hombre y otras, provocadas por la naturaleza; como la reciente pandemia del Covid-19, que desde diciembre del 2019, ha puesto en movimiento a todo el planeta. Este bicentenario en cada país centroamericano, no se está conmemorando como se hubiese esperado en otros momentos de la historia, pero ésta es la realidad del presente que vivimos y tenemos que buscar la manera de salir adelante.

Si el aforista escribe: “La autobiografía convierte al otro en protagonista” podríamos considerar que estamos ante la escritura de un autor en algún modo desafiante o provocativa (en cuanto que la ‘contradictio in terminis’ que encierra exigirá del lector la demora necesaria en el entendimiento, la ironía precisa a fin de deslindar los significados interiores, la capacidad crítica que le otorgue una aproximación sutil a aquello que, tal como está expresado, lleva a una cierta zozobra al principio para dejarle luego una clara sensación de verdad una vez haya digerido el auténtico valor de lo expresado, esto es, un viaje al sentido del humor puesto al servicio no solo de la verdad literaria, sino al grado ontológico del aludido”.

He aquí un libro que, si bien pudiera pensarse que es propio a estudiosos y eruditos de otras épocas (algo que, en poesía, es un riesgo sostener toda vez que la poesía, per se, ha de ser atemporal o no lo es), antes al contrario, por razón de los temas tratados, es un entretenimiento gozoso con su punto de maledicencia convocadora toda vez que, en el siglo XI, trata de los temas eternos que hacen del comportamiento del hombre hacia otros hombres el tema de discusión y conflicto, a la vez que reúne esa capacidad de curiosidad e interés que toda alusión a lo lúdico despierta.

Las mejores plumas de nuestra literatura se enfundaron en alguna ocasión los guantes de cuero rojo para acercarse al mundo de narices rotas, toallas a punto de caer, orgullos fracturados, amaños a deshora, y besos a la única que se deja querer: la lona.

  • 1

La alusión al amor –a la condición del amor, a los secretos del amor a través de los distintos relatos elaborados por grandes autores, en ocasiones amadores- suscita ya en el lector una atención premeditada, casi preconcebida, pues tal potencia del alma nos alude de una manera inexcusable y todo humano reclama para sí, en algún momento, algún protagonismo en materia tan lábil, sugeridora y propensa al gozo y al dolor.

Cuadernos de humo, la editorial que el escritor toledano Hilario Barrero, en calidad de garante, dirige desde Brooklyn, Nueva York, llega a su cuarta entrega con la primera de la serie “que ya dan mis ojos agua”, inspirada en un verso de Tirso de Molina.