• Diario Digital | Sábado, 26 de Mayo de 2018
  • Actualizado 00:44

"El solitario", una novela sobre el amor romántico, la soledad y la violencia de género

Antonio Gálvez ha realizado en "El solitario" un excepcional trabajo de escritura para convertir las emociones y los sentimientos de los protagonistas en episodios de una absorbente aventura. La novela está plagada de metáforas y de imágenes simbólicas que otorgan ritmo a la lectura y desbordante emoción al relato.

"El solitario", una novela sobre el amor romántico, la soledad y la violencia de género

En el número 57 de la calle Escudellers, de Barcelona, vive Salvador, un hombre enfermo y huidizo que arrastra una tragedia personal. De forma inexplicable, su vida empieza a tener paralelismos con la vida de Jesucristo. Rompiendo su terrible soledad aparece Magdalena, una mujer que vive en el famoso barrio chino barcelonés y trabaja como dependienta en el mercado de la Boquería. Entre ellos se produce un amor tan profundo que la miseria de sus vidas se transforma en algo parecido a una constante cucharada de miel.El solitario

El entorno de Salvador es muy limitado, el mismo que les corresponde a las personas solitarias. Su única relación, más allá de las puertas de su casa y de la irrupción de Magdalena, es la que mantiene con los vecinos de su rellano, que no pueden ocultar el portento que viven en cierta ocasión. Más allá del amor sin cortapisas, del choque entre el bien y el mal, de la denominada violencia de género, de la vida nocturna en la parte vieja de Barcelona, la gran quimera cristiana se convierte en algo tangible, demasiado hermosa para que sea perdurable. Y ante todo, Salvador y Magdalena.

La soledad tan temida para unos y tan deseada para otros es uno de los temas principales de esta novela en la que asoma también la batalla entre el bien y el mal, la condena a la que está sometida la especie humana.

Las experiencias místicas y sobrenaturales emergen como un misterio interesante dentro del relato.

Y la capacidad de sanar innata en algunas personas representa para el autor un mayúsculo estado de confusión, un lugar de encuentro de enfermos desesperados, un momento abonado para la decepción. Por el fraude existente.

Antonio Gálvez Alcaide (Barcelona, 1963), licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona, ha publicado la novela El Paseo de los caracoles (Alba Editorial, 1999), y el libro de cuentos de temática hispanoamericana Relatos del fuego sanguinario y un candor (Calambur Editorial, 1997). Además de las obras mencionadas, en su propio sello literario reparte títulos entre la narrativa (Caliente, Como las víboras, El solitario, Trenzado de homicidas, El informe del roedor, Cuentos agrios, La verdadera historia de Jesucristo, El Buscón y las Busconas, Apuntes eróticos), las memorias (Mi cuaderno gris, Dietario en Red 2004-2006, Dietario en Red 2007-2008, El viejo profesor), la crónica de viajes (Barcelona, Córdoba, Toledo, Soria, Ávila, Cataluña), la poesía (Falta el aire), el periodismo (Artículos fronterizos, Dios mediante) y las adaptaciones al castellano actual de obras literarias de la Edad Media y de los Siglos de Oro (Milagros de Nuestra Señora, Danza General de la Muerte, Coplas a la muerte de su padre, Tres clásicos medievales, La Celestina, La vida de Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades, Don Quijote de la Mancha. Capítulos escogidos, El Buscón). Como articulista, ha colaborado con el diario ABC. Algunos de sus relatos se diseminan en publicaciones periódicas, como las revistas Lateral, Blanco y Negro, y Turia.

En septiembre de 2006 crea su propio sello literario: Morfeo Editorial, que desde septiembre de 2017 publica, de forma masiva y en formato papel, su extensa obra literaria.

Actualmente alterna la escritura con la docencia y la edición, y vive en Barcelona.

Puedes comprar el libro en: