www.todoliteratura.es
Carlos Suárez
Ampliar
Carlos Suárez (Foto: Javier Oliaga)

Entrevista a Carlos Suárez, autor de “Una mujer en Pigalle”

“La culpa viene asociada al recuerdo”

Por Javier Velasco Oliaga
jueves 23 de junio de 2016, 07:46h

El periodista y escritor Carlos Suárez acaba de publicar su segunda novela “Un mujer en Pigalle”, en donde une lo policiaco con lo histórico en una historia que no nos da tregua. El autor ha tardado en publicar su segunda novela casi doce años, cuando se le pregunta por qué tanto tiempo entre una y otra responde con sinceridad: “no he dejado de escribir, pero las novelas que he escrito han sido fallidas, no han tenido viabilidad”.

  • Carlos Suárez

    Carlos Suárez


  • Carlos Suárez


  • Carlos Suárez

Carlos Suárez
Carlos Suárez (Foto: Javier Oliaga)

Carlos Suárez es un escritor que lucha cada día por escribir. Su trabajo le deja poco tiempo pero lo encuentra por las noches o los días que no trabaja, su horario en Televisión Española es de fin de semana, así consigue tener el resto de la semana libre, de lunes a jueves, y poder escribir. Para él, cuando empiezas a escribir una novela, te tiene que llevar y arrastrar, “si el camino es equivocado, es mejor que lo dejes y empieces una obra nueva”, sostiene sin ningún asomo de dudas.

Cree que “Una mujer en Pigalle” no es una auténtica novela negra, aunque esté publicada en un sello de este género, “como anzuelo para el lector es buenísimo pero yo he pretendido dar una ambientación histórica a la novela, para dar a la historia mayor verosimilitud, por eso he introducido personajes históricos”, explica el escritor leonés afincado en Barcelona y añade “mi definición de mi relato sería: una novela negra con ambientación histórica”.

Una mujer en Pigalle” se nueve en dos periodos temporales. El primero es en la actualidad, el segundo en los años treinta y comienzo de los cuarenta del siglo pasado. “El periodo entre guerras me interesa muchísimo, fue un período muy interesante en el campo de la cultura y de las artes y que, afortunadamente, está muy documentado. Iba escribiendo a la vez que me documentaba”, nos cuenta en la entrevista que mantuvimos en la sede madrileña de su editorial.

La novela tiene dos narradores, en tercera y en primera persona cuando hay un diálogo interno, “en tercera persona es muy complicado hacerlo”, afirma. Otra de las características del relato son los diálogos, “si sólo escribimos el relato del investigador, quedaría muy unidireccional y el lector tendría que fiarse del narrador. Al haber diálogos nos encontramos con dos puntos vistas diferentes y será el lector el que tome sus propias conclusiones”, expresa el escritor.

Carlos Suárez es de los pocos escritores de novela negra que escribe sin que aparezca España. La novela podría pasar perfectamente como de un autor francés. En su opinión, la novela tiene muchos ingredientes de la novela negra pero cree diferenciarse de los escritores nórdicos, que no terminan de gustarle, por la violencia que describen. Entre sus escritores favoritos del género se encuentran Pierre Lemaitre, Petros Márkaris y Donna Leon.

En “Una mujer en Pigalle” sabemos que se ha cometido un crimen desde casi la primera página, justo cuando los alemanes acababan de ocupar Paris. El situar la trama en esa época tiene, en opinión del autor, sus ventajas e inconvenientes. “Por una parte tiene la ventaja que la distancia temporal te da más posibilidad narrativas porque hay menos datos. Por otra parte cuando se sitúa en un tiempo cercano se tienen muchos más datos y la trama puede parecer más creíble!”, detalla.

Paralelamente a las investigaciones de la periodista que quiere descubrir porque asesinaron a Rachel Rôhm, nos encontramos los textos de Lazare Bracq, un viejo escritor que padece alzhéimer. “Mi padre tuvo está enfermedad de ahí que quisise convertir la enfermedad en un elemento narrativo más. Además, la novela está dedicada a mi padre”, expresa Carlos Suárez con emoción.

“De mi novela no se puede hablar mucho porque la destripas”, manifiesta rotundo. Lo que sí podemos decir es que trata el tema de la culpa en toda su amplitud. “La culpa es un problema moral. La culpa viene asociada al recuerdo. En la novela la clave está en el cerebro de Bracq”, refiere el autor.

Su novela tiene la cualidad de ser muy cinematográfica, muy visual. “La series de televisión están determinando la sintaxis narrativa actual. Ahora tenemos un lector mucho más preparado para distinguir las voces y las tramas y ha sido gracias a la televisión”, concluye Carlos Suárez.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios