www.todoliteratura.es
Andrés Pascual
Ampliar
Andrés Pascual (Foto: Javier Oliaga)

Andrés Pascual publica la novela histórica "Taj"

La historia de amor más grande jamás contada

martes 30 de agosto de 2016, 20:23h

Con "Taj", la historia de la construcción del gran palacio indio, el escritor logroñés Andrés Pascual se ha alzado con el Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio en su decimoquinta edición. El galardón lo convoca la editorial Espasa y se celebra con la colaboración de la Fundación Caja Castilla La Mancha.

Rajastán, año 1632. La vida de Balu sufre un giro dramático cuando su padre fallece durante la celebración del inicio del diwali, la fiesta de año nuevo. Él era su sostén emocional y la persona que más lo apoyaba en su ambición por convertirse en artista. La situación empeora cuando visita a Aisha, de la que está enamorado, y el padre adoptivo de la chica, el hombre más rico del pueblo, lo expulsa con cajas destempladas y amenazas.

«Nadie puede escapar de su casta, Balu», le dice ella.

Dispuesto a cumplir sus sueños, Balu se une a unos campesinos que van a vender sus productos a la ciudad. Allí espera poder trabajar con artesanos y artistas de los que su padre le ha hablado. Sin embargo, a medio camino, en el desierto, unos bandidos los asaltan y solo la lejana presencia de una caravana en la que van varios soldados evita que lo maten o se lo lleven como esclavo.

En la caravana viaja un maestro calígrafo de Bagdad, Kush Nawis, que se dirige a Agra, la capital del imperio para trabajar en una obra de gran importancia. Impresionado por los dibujos que lleva el joven, le invita a que viaje con ellos como ayudante. Balu, apenas repuesto del susto, rechaza la oferta y regresa a su aldea. Han pasado unos días desde que se fue y las cosas han empeorado.

A la hostilidad de sus hermanos, se suma una pésima noticia: el padre adoptivo de Aisha la ha entregado al emperador como un obsequio muy especial; está recluida en el harén de Agra, en el palacio imperial, el Fuerte Rojo.

Recordando la oferta del calígrafo otomano y decidido a recuperar a Aisha, Balu viaja hasta Agra. La llegada a la ciudad está repleta de obstáculos que solo supera gracias a la ayuda de Deepak, una tipo tan desinteresado como libre.

Más difícil le resulta encontrar a Kush Nawis. La obra en la que trabaja, un gigantesco mausoleo en memoria de la emperatriz fallecida el año anterior, Mumtaz Mahal, ocupa a miles de personas organizadas según una férrea escala laboral y social. Acceder al bagdadí es, por ahora, imposible, así que Balu se enrola con los obreros que excavan los cimientos.

Su habilidad en el manejo de los bueyes, una tarea que realizaba en su aldea natal, salva a su capataz y lo ascienden. Ya en la superficie, empieza a saber quién es quién en la compleja obra. Al final, se decide a abordar al calígrafo jefe para preguntarle por el artista de Bagdad. Le muestra sus dibujos pero paga caro su atrevimiento: Amanat Khan, así se llama el calígrafo, ordena que lo expulsen de la construcción.

Mientras Balu discute con Amanat Khan, un brutal compañero de trabajo al que conocen como el Tuerto de Calcuta mata a Deepak y viola a Santosh, la mujer a la que su amigo amaba.

Balu se debate entre el remordimiento por no haber actuado a tiempo de evitar el crimen y la desesperación por haber sido despedido de la obra, cuando se presenta Kush Nawis para cumplir su promesa: sigue interesado en que se convierta en uno de sus ayudantes; lo pudo localizar gracias al capataz y a que al calígrafo jefe le gustaron tanto los dibujos que se le cayeron al joven durante la discusión que le comentó lo sucedido.

Ya incorporado al equipo de Nawis, en su primer viaje a la cantera de mármol averigua que Fereshteh, el segundo de su jefe, es un corrupto que acepta sobornos. Aquel descubrimiento estará a punto de costarle muy caro en el futuro.

Su nuevo estatus se deja notar en la ropa que viste y en la deferencia que le muestran los tenderos del bazar. En lugar de hacerle gestos para que se apartase de los mostradores y dejase sitio a los clientes, le ofrecían sus mercancías.

En el bazar, el tío de Santosh le comunica que la joven ha quedado embarazada tras la violación, un estigma en aquella sociedad tan conservadora. La chica se mantiene encerrada en su casa, sin querer salir. Balu le propone una solución: pueden casarse. Será un simple arreglo cosmético para evitar el repudio social, porque él sigue enamorado de Aisha y no renuncia a encontrarla en el Fuerte Rojo.

Pasa el tiempo y las obras están llegando a su punto culminante: la colocación de las caligrafías grabadas en la piedra. Balu participa en el laborioso proceso. En un momento en el que está solo en el taller conoce al príncipe Dara Shikoh , el hijo favorito del Sha Jahan, que le invita a visitar el palacio imperial. Allí, Balu es testigo de una pelea entre Dara y su hermano menor, el príncipe Aurangzeb.

«Será mejor que no vuelvas a aparecer por el Fuerte Rojo», le aconseja un alarmado Kush Nawis. Sin embargo, Balu en lo único que piensa es en el momento de volver a acariciar los muros del harén. Nada iba a hacerle dar pasos hacia atrás ahora que estaba tan cerca de Aisha.

Todas las piezas están sobre el tablero. Les invitamos a descubrirlas.

Andrés Pascual (Logroño, 1969) ha ejercido durante veinte años como abogado. Actualmente vive a caballo entre Londres y España y se dedica a la escritura y a impartir charlas sobre motivación. Viajero impenitente, ha recorrido más de cincuenta países buscando inspiración para sus novelas, que han sido traducidas a varios idiomas. Tras éxitos como El guardián de la flor de loto o El haiku de las palabras perdidas, entre otros, ha regresado a la India para contar la historia que siempre quiso escribir.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

0 comentarios