www.todoliteratura.es

"Bruno, jefe de policía" de Martin Walker

Un crimen puede cometerse en cualquier lugar

jueves 23 de octubre de 2014, 13:23h

La editorial Mondadori nos trae la última novela de Martin Walker, Bruno, jefe de policía, que nos relata la historia de un oscuro crimen que ocurrió en un pequeño pueblo rural del sur de Francia y que será la llave para profundizar en el convulso pasado del municipio.

Es día de mercado en Saint Denis, un pueblecito de la región francesa de Périgord. Y lo que promete ser una jornada tranquila se convierte en tragedia cuando encuentran el cadáver de un hombre árabe con una esvástica dibujada en el pecho. Bruno Courrèges será el responsable de resolver el crimen. Y así da comienzo la investigación con agentes de la policía parisinos, enviados por el Ministerio. Entre ellos se encuentra el inolvidable J.J., un viejo amigo de Bruno, e Isabelle, una atractiva joven. Las primeras sospechas apuntan a jóvenes simpatizantes de Front Nationale, pero la información es contradictoria y parece que el pasado de los habitantes del pueblo es mucho más oscuro de lo que cualquiera pudiera imaginar.

Bruno, nuestro jefe de policía y protagonista de la novela es un hombre afable y sencillo, amante de la buena comida y el buen vino, un sibarita que encarna la inteligencia y la habilidad de los mejores detectives del género. Además es un hombre soltero pero deseado y todas las mujeres de la localidad siguen sus pasos en el mundo del amor con gran interés, siendo este tema una de las principales comidillas del pueblo.

La investigación principal, como ya les he comentado, está teñida de motivos políticos. La esvástica dibujada en el torso de la víctima árabe lleva a culpabilizar a los elementos de extrema derecha, quienes están en contra de la inmigración y siguen líneas de actuación racistas, por lo que enseguida el pueblo organiza una manifestación pacífica en contra del racismo debido a que el hombre asesinado tenía la ciudadanía francesa, al igual que sus hijos (quienes nacieron en Francia, al igual que sus nietos), y que era tan francés como cualquier otro. A su vez, vemos cómo la policía consigue identificaciones de los miembros de extrema derecha e izquierda a través de métodos que no son muy legales para tener a estos colectivos políticos bajo relativo control.

A raíz de estas implicaciones políticas, podemos ver cómo los políticos intentan desde el primer momento desacreditar al Front National para perjudicarlo en las elecciones, aunque su vinculación no fuera clara y cómo el cuerpo de policía local intenta cerrar el caso cuanto antes para que no manden a alguien de la capital que se apuntase todo su esfuerzo y se llevase el mérito.

Además, la investigación principal deriva en otra de tráfico de drogas en la que podemos ver las estrategias de los camellos para pasar de un país a otro sin ser detectados o cómo transmiten el miedo a sus compradores para evitar que les delaten ante la policía.

Por último, las descripciones del autor, del mundo rural francés, son muy buenas. Centrándose especialmente en los mercados, nos relata cómo han afectado las nuevas normas de la Unión Europea a los productos naturales del campo y a la economía de la zona.

En definitiva, una gran novela que combina a la perfección la investigación policial con la críptica historia de una región rural, junto con la vida cotidiana de ésta.

Crítica

Puede comprar el libro en:


                                                                          IberLibro.com - 140 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión

 

 

                                                      120 x 120

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios