www.todoliteratura.es

“Anarquismos y Daniel Faria”, de Pablo Fidalgo

Papeles Mínimos

lunes 27 de julio de 2020, 14:23h
Add to Flipboard Magazine.

Tienen algunos libros cualidades que lo acercan al asombro. Es decir, se acercan al ideal platónico de lo que se busca en un texto, independientemente del género. Es lo que ocurre con “Anarquismos y Daniel Faria” de Pablo Fidalgo, publicado en Papeles Mínimos.

Anarquismos y Daniel Faria
Anarquismos y Daniel Faria

Pablo Fidalgo nació en Vigo en 1984 y es escritor, creador escénico y comisariado de artes en vivo. “O estado salvaxe. España 1939”, “Habrás de ir a la guerra que empieza hoy” (elegida como mejor espectáculo de teatro del año por el periódico portugués Público), junto con el libro “Mis padres: Romeo y Julieta” (Pre-textos, 2013), son parte de un proyecto de investigación sobre la memoria, a través de una biografía personal y familiar. Poco después estrenaría “Daniel Faria” en el Teatro Nacional Doña María II de Lisboa y “Anarquismos” en el Centro de Experimentación Artística de Moita (Portugal).

Ha publicado “La educación física” (Pre-textos), “La retirada” (Ediciones Artesequienpueda), “Tres poemas dramáticos” (Ediciones Liliputienses), “Esto tenía, esto deseaba” (Pre-textos), Crónicas de las aves de paso” (Ediciones Rialp) o “Autobiografía de mi generación”, y ha llevado a la escena “Só há uma vida e nela quero ter tempo para construir-me e destruir-me” (Lisboa), “Allez mourir plus loin” (Montpellier).

Ha comisariado diversos ciclos de artes escénicas en Vigo y Bilbao, y es el director artístico del Festival Escenas do cambio en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela.

Si pensamos la edad que tiene Pablo Fidalgo, no es de extrañar que, si la vida sigue transitando por sus entendederas de la forma en que lo hace, estamos ante un creador polifacético que nos proporcionará ratos de placer y de ocio en el devenir, de lo cual hay que alegrarse y mucho, dada la mediocridad de muchos textos que llegan a las estanterías de las librerías, los más sin valor alguno.

Pero, vayamos a “Anarquismos y Daniel Feria”, la última entrega de Pablo Fidalgo. Fondo y forma exquisitas para cualquier lector exigente, la Editorial Papeles Mínimos ha cuidado hasta el mínimo detalle la edición, el papel y la tipografía de estos dos textos. De tal forma que disponemos de un libro para coleccionar, para archivarlo en donde se guardan los libros bien impresos.

En cuanto al fondo, estamos ante dos obras preparadas para la representación, que, como se ha dicho, ya han sido encarnadas, y a cuyas “performances” se les ha despojado de todo lo relativo al campo escénico y solo ha quedado el centro: lo esencial literario, lo poético, lo virtuoso si lo desean. Todo un acierto.

En “Anarquismos” encontramos un poema río en donde cada verso supone un alumbramiento: “El Paraíso es la luz que cubre los cuerpos/ desnudos cuando se buscan,/ cuando se aman, se tocan y se hablan./ El Paraíso es todo lo que éramos antes de entrar/ en esta coreografía mal hecha, imperfecta, enferma./ El Paraíso es no querer nada claro unos de otros,/ es todo aquello que queda fuera de la competición./ El Paraíso es lo más claramente inútil/ que uno pueda encontrar (…).

Un lugar en donde Pablo Fidalgo recuerda las quimeras que en otras fechas pudieron mover y de hecho movilizaron, a toda una generación de jóvenes, que vio en los movimientos sociales una forma de destruir el poder consolidado, fuera éste el que fuere; se trataba de “matar al padre”; sin embargo, las ilusiones, sabido es, son como los oasis a veces: puro espejismo: “… Todo se acaba y yo miro el sueño/ convertido en un cuadro./ Yo sé algo de esos cuerpos,/ los conozco desde que eran niños./ Los he escrito./ Los he fotografiado./ Los he dibujado./ Me he vuelto loco por ellos./ Esos cuerpos han sacado/ de los mismos hechos que yo viví/ las conclusiones más lejanas a las mías./ Necesitaría vidas y vidas para limpiarme/ de todo lo que nos hicimos./ Y solo un momento para volver a elegir lo que elegí.”

“Daniel Faria” es otra cosa, un panegírico, un diálogo lírico, un aluvión de palabras casi místicas a veces, un hablar con una sombra que fue luz, con una celda que a la vez pudiera ser paraíso escogido, un meterse en el cuerpo del poeta y monje portugués Daniel Faria (1971-1999) para ser su alter ego…, que es rescatado de esta forma para la memoria en este preciosista texto: “Cuando te explico, no te soy fiel./ Cuando te alabo, si te soy fiel./ ¿Ves mi cuerpo, a pesar de todo, salvaje,/ defendiéndose con uñas y dientes?/ Dicen que sé lo que los otros quieren de mí,/ y les hago creer que puedo dárselo./ Yo te rezo con todo el cuerpo./ Es un rezo que lo toca todo,/ que va de una inmortalidad a otra./ Es un amor físico./ Tienes cara de desear hablar,/ ¿por qué no lo haces?

En definitiva, Pablo Fidalgo Lareo nos ha entregado un magnífico texto que debe ser leído: “Anarquismos y Daniel Faria”.

Puedes comprar el poemario en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios