www.todoliteratura.es
José Jurado Morales y David Félix Fernández Díaz con los responsable de Cajasur
Ampliar
José Jurado Morales y David Félix Fernández Díaz con los responsable de Cajasur

Se presentan en Sevilla las obras ganadoras de los premios Antonio Domínguez Ortiz de Biografías y Manuel Alvar de Estudios Humanísticos

José Jurado Morales: "la poesía reduce la memoria a lo esencial"
Por Javier Velasco Oliaga
lunes 27 de septiembre de 2021, 16:59h

Esta mañana se han presentado, en rueda de prensa, los libros ganadores de los premios Antonio Domínguez Ortiz de Biografías y Manuel Alvar de Estudios Humanísticos. Sus ganadores han sido David Félix Fernández Díaz y José Jurado Morales. El acto se ha llevado a cabo en la sede sevillana de la Fundación Cajasol. Ambos premios están patrocinados por las fundaciones José Manuel Lara y Cajasol.

José Jurado Morales
José Jurado Morales (Foto: Javier Velasco Oliaga)

El premio Antonio Domínguez Ortiz de Biografía ha ido a parar a la obra “Leandro Fernández Moratín. El ilustrado errante”, del profesor universitario David Félix Fernández Díaz. La obra es un minucioso recorrido por todas las aportaciones ligadas a la vida del dramaturgo y escritor madrileño y a su entorno. Para ello, ha utilizado las cartas, diarios y escritos no literarios del escritor, donde proyecta su persona a la luz del devenir histórico que le tocó vivir, el periodo de entre siglos del XVIII y XIX. En palabras de su editor Ignacio F. Garmendia "es la biografía más completa hasta la fecha que se ha publicado. El autor ha intentado dar una nueva visión del personaje distinto del esterotipo clásico al que estamos acostumbrados".

Desde el centenario de su muerte hasta la actualidad, nuevos trabajos de índole diversa sobre el ilustre reformista han visto la luz y no han hecho más que intentar, de manera más o menos conspicua, incidir sobre las empolvadas aristas de una figura tan célebre en las letras españolas. Condicionado por sus escritos dramáticos, ha sido una especie de apéndice metonímico de un teatro de corte neoclásico homogéneo, ordenado y sin fisuras.

La obra ganadora del premio Manuel Alvar de Estudios humanísticos ha correspondido a la obra “Soldados y padres. De guerra, memoria y poesía”, del escritor gaditano José Jurado Morales, donde reúne a nueve poetas que evocan la experiencia de los padres combatientes en la Guerra Civil a través de su obra. Los poetas escogidos son un claro referente de la poesía de los últimos cincuenta años. Por sus páginas pasan los recuerdos de Joan Margarit, Jane Durán, Jorge Urrutia, Jacobo Cortines, Miguel d´Ors, Pere Rovira, Andrés Trapiello, Antonio Jiménez Millán y Julio Llamazares.

Sus testimonios abordan con sensibilidad, conocimiento y voluntad de comprensión la gran tragedia de nuestra guerra civil, el ensayo reconstruye la participación de los padres de varios escritores que lucharon como soldados en la contienda fratricida. Abordan las relaciones paternofiliales que comprenden tanto ala admiración personal y la afinidad temperamental, como el desapego afectivo y el conflicto ideológico. "Todo desde una mirada sosegada", puntualizó el editor sevillano.

"El libro es un motor de conocimiento de nosotros mismos"

José Jurado Morales es catedrático de Literatura Española de la Universidad de Cádiz. Ha publicado diversas monografías, pero es en "Soldados y padres" donde mejor muestra su profundo conocimiento de escritores formados en la posguerra en el ámbito de la poesía. "El libro es un motor de conocimiento de nosotros mismos. Somos muchos los investigadores que estamos trabajando día a día para realizar obras de esta entidad. Ésta trata de cada uno de nosotros porque todos tenemos algún familiar o conocemos a alguien que estuvo en la Guerra Civil o alguna persona de nuestra familia. De ahí que el libro sea la memoria de la guerra contada por los hijos, de quienes la vivieron. Es una memoria heredada. Para saber quien soy, he de saber quien he sido", señaló el autor afincado en Sánlucar de Barrameda.

Opina que "los autores actuales hablan sin tapujos sobre la guerra, cosa que no hacían sus padres. Cuando a éstos se les preguntaba por sus recuerdos, o no respondían o lo hacían de manera aireada. Es cuando se sobrepasa una cierta edad, más de los cincuenta, cuando se llega a una época de comprensión y de empatía. Ya no es el momento de los reproches sino de la comprensión".

Tiene razón José Jurado Morales cuando señala que novelas sobre la Guerra Civil hay muchas, pero no tantas poesías sobre la Guerra Civil que se hicieran en aquellos años. "Un poema es brevedad, es concrección, selección y emoción. La poesía reduce la memoria a lo esencial. La poesía no es una moda, es un modo de entender la propia vida, ya que se escribe desde la esfera de la intimidad. No importa tanto el impacto épico sino lo simbólico y las emociones", razona el profesor.

No se queda atrás David Félix Fernández Díaz, profesor ayudante en Estados Unidos, cuando defiende la importancia de la obra del dramaturgo Moratín. "Cuando hablamos de su obra, solemos hacerlo sólo del teatro y tiene muchas facetas más como narrador o pensador. "Fue un ilustrado convencido que pensó que el país podía enderezarse si se copiaban ideas del extranjero, en especial Inglaterra y Francia. Por eso, llevó muy mal el exilio y que le tachasen de afrancesado. Él fue una persona moderada en todos los ámbitos de su vida", apuntó el profesor.

Puedes comprar los libros en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios