www.todoliteratura.es

"En Extinción", de Óscar Fajardo, un ejercicio de "ecología social" que recupera lo que es esencial para la convivencia actual

jueves 14 de octubre de 2021, 08:00h
En extinción
En extinción
Nuestro devenir entregado desde hace décadas a la mentalidad economicista, al antropocentrismo e individualismo extremo y a una concepción de la vida hipermodernista, ha dejado en peligro de extinción cuestiones que son esenciales y que trastocan directamente nuestro equilibrio social y su adecuado funcionamiento.
Este ensayo es una llamada de atención para recuperar esas esencias, un ejercicio de ‘ecología social’ que busca concienciar del peligro de extinción en el que se encuentran determinadas actitudes y comportamientos fundamentales cuya desaparición rompería gravemente el equilibrio de nuestro ecosistema social. Actitudes y comportamientos que se extienden a la forma de entender la economía, el trabajo o la educación, a los valores imperantes en la plaza pública, a la manera de relacionarnos, a la necesidad de referentes ideológicos o a la concepción del tiempo y de las etapas vitales, temas estos que junto a otros muchos son tratados en las páginas de este libro. Actitudes y comportamientos que se han convertido en los nuevos desprotegidos de estos nuevos tiempos.

En este mundo ávido de novedades, lo nuevo solo parece provenir de la destrucción de lo antiguo. Esto ha provocado una pérdida absoluta de referencias que, en lo social, están dificultando una convivencia y coexistencia armónica.

Usted afirma que En Extinción es un ejercicio de “ecología social”, ¿qué significa esto exactamente?

Etimológicamente, lo ecológico supone el estudio de la casa, del hábitat en el que vivimos, pero hoy se ha identificado más bien con el respeto y el cuidado hacia el medioambiente natural. Sin embargo, también existe un medioambiente social y una necesidad de ecología y de cuidado del mismo que nos pasan desapercibidos. Esta época ha cultivado una mirada muy volcada o bien hacia el individuo o bien hacia el entorno natural, pero ha olvidado un tanto la mirada intermedia, esa que se fija en las relaciones con el otro, y en su coexistencia con él. Por eso creo que, igual que necesitamos cuidar y respetar el entorno, también hemos de cuidar y respetar lo social, la coexistencia con los demás. Y por eso he querido recuperar una serie de cuestiones que se están perdiendo y que afectan de forma importante a esa coexistencia.

En el prólogo escribe que el ser humano posee una tendencia a confundir lo nuevo con la destrucción de lo antiguo. ¿Es ese uno de nuestros grandes problemas hoy en día?

En el ser humano siempre pervive un cierto afán destructivo que lo social y lo cultural mantienen a raya. Aquello de que el hombre es un lobo para el hombre es un hecho que también aventuró Freud desde el punto de vista de la psicología. A veces, en determinadas circunstancias y momentos como el que vivimos, ese sentimiento brota un poco más acusadamente. En nuestros tiempos ha calado hondo aquello de la “destrucción creativa” de Schumpeter, y se ha identificado peligrosamente la idea de crear y de progresar con la noción de destruir lo pasado. En este mundo ávido de novedades, lo nuevo solo parece provenir de la destrucción de lo antiguo. Esto ha provocado una pérdida absoluta de referencias que, en lo social, están dificultando una convivencia y coexistencia armónica. Esa constante destrucción, esa estrategia de tierra quemada con el pasado nos ha llevado a ser una sociedad exhausta y enredada constantemente en un presente asfixiante.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios