www.todoliteratura.es

Carla Montero publica "El medallón de fuego", la continuación de "La tabla esmeralda"

Por Briseida Cidoncha
jueves 21 de octubre de 2021, 02:00h
El medallón de fuego
El medallón de fuego
Vuelve Carla Montero con la continuación de La tabla esmeralda, que ha conquistado a más de 100.000 lectores. El medallón de fuego reúne de nuevo a sus protagonistas en la búsqueda trepidante por toda Europa de una antigua reliquia que marcará el curso de la Historia y el destino de quien se relacione con ella.

Madrid, actualidad. Ana García-Brest, experta en arte, recibe la llamada de Martin, el joven y misterioso buscador de tesoros a quien conoció fugazmente durante la búsqueda de El Astrólogo en La Tabla Esmeralda. Han asesinado a un magnate italiano y un poderoso tesoro está en peligro: el Medallón de Hiram, una reliquia mágica que perteneció al arquitecto del templo de Salomón. Nadie conoce el paradero exacto de la pieza y Martin necesita la ayuda de Ana para encontrarla. Ambos emprenderán una trepidante búsqueda por toda Europa enfrentándose a infinidad de peligros, pues muy pronto descubrirán que ellos no son los únicos que desean hacerse con la reliquia.

Berlín, 1945. En los estertores de la Segunda Guerra Mundial, los destinos de cuatro personas están a punto de cruzarse con consecuencias imprevistas para el Medallón de Hiram: un sanguinario nazi que rastrea un Berlín en ruinas con la obsesión de hacerse con el medallón; un joven español, estudiante de arquitectura, que se ve envuelto en una intriga insospechada; un ingeniero alemán que está en el punto de mira del servicio de inteligencia ruso, y una francotiradora del ejército soviético que guarda un importante secreto.

MUJERES EN LA GUERRA

Fue después de la caída de la URSS cuando el papel de las mujeres que combatieron durante la guerra de convirtió en objeto de investigación por parte de los historiadores y adquirió relevancia para el público. Hasta entonces, el hecho de que la mayor parte de los archivos soviéticos sobre ese período estuvieran clasificados o fueran de acceso restringido, unido a que la participación de las mujeres en el frente había sido casi un tema tabú dentro de la propia URSS, provocó que se tratara de una cuestión bastante desconocida.

Uno de los casos más mediáticos fue el de la francotiradora Ludmila Pavlichenko, quien, junto a otros jóvenes soviéticos destacados, realizó en 1942 una gira por EEUU como parte de una campaña propagandística para que los americanos abrieran otro frente en Europa. Allí trabó amistad con Eleanor Roosevelt, quien la invitó a dar una serie de charlas para contar su experiencia como mujer en el frente.

«Mientras que en el resto de los ejércitos las mujeres estaban asignadas a puestos administrativos, auxiliares y sanitarios de retaguardia, el Ejército Rojo fue el único que las admitió para combatir en primera línea del frente. Al principio, los mandos se mostraron reacios a contar con ellas, de hecho, cuando a raíz de la invasión alemana de la Unión Soviética en 1941 muchas jóvenes se presentaron voluntarias a filas, fueron rechazadas. No obstante, a medida que avanzaba la guerra y el ejército se vio diezmado por las bajas, se decidió atender las demandas de las mujeres que deseaban combatir. La mayoría de ellas fueron admitidas en el cuerpo sanitario, donde las mujeres representaron el 46% de los médicos, el 43% de los cirujanos y el 100% de las enfermeras. Cerca de un millón de mujeres sirvieron en las fuerzas armadas soviéticas como pilotos, francotiradoras, tripulación de tanques, artilleras, conductoras, partisanas y en multitud de puestos auxiliares desde las cocinas hasta las comunicaciones. Se produjo incluso un problema lingüístico pues el ruso no tenía previsto el femenino de palabras como tirador, operador de tanque, infante, ya que nunca hasta entonces las mujeres habían desempeñados tales ocupaciones. El femenino de esas palabras surgió en la guerra. Al terminar la contienda, doscientas mil mujeres militares habían sido condecoradas, ochenta y nueve de ellas con el título de Héroe de la Unión Soviética, la más alta de las distinciones que se concede.»

LOS NIÑOS ESPAÑOLES ENVIADOS A RUSIA

Durante la Guerra Civil, más de 3.000 niños españoles de entre 3 y 14 años fueron enviados por el gobierno republicano a la Unión Soviética para ponerlos a salvo de las calamidades que estaban sufriendo a raíz de la contienda. Sin embargo, al terminar la guerra con la victoria del bando franquista no pudieron regresar a su país, y vivieron en primera persona el horror de la invasión alemana de la URSS.

El gran drama de los Niños de Rusia es que, al contrario que a los menores que habían sido evacuados a otros países (unos 35.000 entre Francia, Bélgica, México…), a ellos no se les permitió regresar a España ni reunirse con sus familias hasta después de la muerte de Stalin, en el año 1956. Incluso muchos de ellos, incapaces de adaptarse a la vida en España, un país que apenas conocían, decidieron permanecer en Rusia.

El personaje de Katya en la novela está, en parte, inspirado en las historias de algunos de estos niños españoles que combatieron contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, sobre todo como guerrilleros, aunque según avanzaba la contienda se iban incorporando a las unidades regulares del Ejército Rojo hasta llegar a luchar en la batalla de Berlín. También hubo muchos otros que llegaron a ser pilotos y alcanzaron el rango de oficial del ejército.

Carla Montero nació en Madrid, en 1973. Es licenciada en Derecho y diplomada en Administración de Empresas por ICADE. Su gran afición siempre ha sido escribir y el sueño de ver una novela suya publicada lo cumplió cuando ganó el Premio de Novela Círculo de Lectores con Una dama en juego (Círculo de Lectores/Debolsillo) que tuvo una espectacular respuesta por parte de los lectores. Con su segunda novela, La Tabla Esmeralda, se consolidó como una de las nuevas voces de mayor éxito de público de nuestro país, vendiendo más de 100.000 ejemplares y siendo publicada en países como Francia, Alemania, Polonia e Italia. La piel dorada, su tercera novela, fue publicada en 2014, El invierno en tu rostro, publicada en 2016 y El jardín de las mujeres Verelli, publicada en 2019.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios