www.todoliteratura.es

DIARIOS DE BICICLETA de David Byrne

jueves 23 de octubre de 2014, 13:23h

DIARIOS DE BICICLETA de David Byrne: reflexiones sobre la cara oculta de la vida urbana en una bicicleta

Por Felipe Velasco

Hace aproximadamente dos décadas, David Byrne, ex líder de los Talking Heads, descubrió la bicicleta plegable y comenzó a utilizarla en sus viajes alrededor del mundo. Con estos viajes nació la vista panorámica de la vida urbana, una manera mágica de abrirle los ojos a los ritmos y secretos de las ciudades. A lo largo del camino, reflexiona sobre muchas cuestiones; la globalización, la moda, la arquitectura, la soledad, y los cambios radicales que están sufriendo algunas ciudades. Todo esto narrado con un gran sentido del humor, de la curiosidad y humano.


Los Diarios de bicicleta son postales urbanas llenas de color y música. Notas sueltas sobre barrios, edificios, galerías, bares, calles, monumentos, prostíbulos, puentes, casas, parques, además de bocetos ágiles de los habitantes de estos rincones. Denver desolado; Berlín escondiendo la sordidez en su fanatismo de orden; suburbios que veneran el mal, arquitecturas desalmadas; manantiales de creatividad. El artista medita sobre la censura, la memoria, los estereotipos, la violencia. Apuntes sobre el arte y la música de cada vecindario visitado. Las estampas que dibuja son también un discreto alegato a favor de la ciudad.

Byrne sabe bien que el cemento, el vidrio y la piedra (para invocar otra canción suya) nos esculpen. Las calles, los barrios, los árboles en las aceras, las glorietas, nos dan forma. Byrne disfruta de los numerosos sabores de lo urbano: el anonimato que permiten las grandes concentraciones y la intimidad de ciertos barrios. El trazo caminable y cierto desorden excitante, incluso el peligro que acelera la sangre. Ciudades vivas, sensibles, en movimiento. Observar una ciudad, involucrarse en ella, es uno de los grandes gozos de la vida. Es parte, dice Byrne, de lo que significa ser humano.

Resulta bien curioso lo que uno puede pensar mientras recorre una ciudad en bicicleta, todos los detalles que se nos escapan y todas las ideas que pueden asaltar nuestras mentes. Pero actualmente, ir pedaleando por medio de una gran ciudad es prácticamente misión imposible: Una de las reflexiones que más aparece en la obra es la deshumanización de los países desarrollados en cuanto a materia de transportes: se construyen cada vez más autopistas para evitar atascos, pero lo único que hacen es crearlos y las vías de circulación pueden hacernos recorrer en coche media ciudad impregnada de vehículos para llegar a un punto que está a apenas dos calles.

En lugares como Buenos Aires, Estambul, San Francisco y Londres, el foco de las meditaciones se dirige más hacia el gremio de músicos y artistas locales y cómo reciben y aportan influencias a los distintos estilos musicales. Byrne apoya el intercambio cultural e incluso llegó a tocar, en un tour por Argentina, su canción Psycho killer con instrumentos autóctonos, alejándose del pop para fundirse con la cultura argentina.

Por otra parte, en ciudades como Berlín o Manila reflexiona acerca de cuestiones políticas mientras recorre los centros históricos de la ciudad y visita algunos de sus más importantes monumentos. O en Sydney, sus pensamientos se centran en la naturaleza.

Las reflexiones de Byrne son muy acertadas y, especialmente, me gustaría resaltar su cita “Se permitió que las vías de trenes que llegaban a poblaciones pequeñas decayeran y murieran” refiriéndose al auge del automóvil en detrimento de otros transportes. En su día a día yo sufrí esta situación. Quienes nos conozcan por Facebook sabrán que el equipo de Todoliteratura es de Griñón, una pequeña población al sur de la Comunidad de Madrid que está pasando por esto junto con algunas de sus localidades vecinas: las vías de tren que utilizaban nuestros abuelos ahora están de decoración, excepto por algún que otro tren de mercancías, y los vecinos de Griñón, Cubas de la Sagra o Casarrubuelos vemos cómo las vías cogen polvo y lo seguirán cogiendo hasta que el cercanías llegue (si llega); por lo que tengo que dar la razón a Byrne en esta cuestión, al igual que en muchas otras. Sus testimonios son muy acertados y se cumplen a nivel mundial.

En definitiva, un conjunto de crónicas donde el ex líder de los
Talking Heads plasma su personal visión de una serie de ciudades vividas al particular ritmo y escala de la bicicleta usadas.


Puede comprar el libro en:

Logo FNAC  120x60

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios