www.todoliteratura.es

Ajuste de cuentas

El pasado mes de septiembre, la editorial Sr. Scott puso en circulación el último libro del escritor malagueño Joaquín Campos: “Ajuste de cuentas”.

Traducción Ramón Buenaventura. Alianza Editorial

Difícilmente podría esperar al iniciar la lectura de esta novela, que un niño solitario de corta edad andaba de un lugar a otro perdido en el aeropuerto Hamburgo, pudiese llegar a situarse como uno de los primeros protagonista al comienzo de tan envolvente historia literaria, para luego en el segundo capítulo todo se convierta en un salto asombroso la narración de esta intrínseca historia con una personalidad propia, envuelve la acción de la trama que se avecina aventurera, de exigente atención que las circunstancias del personaje principal de la aventura que ofrece al salir de la cárcel para enrolarse en el ejército.

"Para mí el lector ideal es un lector con ojeras"

El escritor madrileño Benjamín Prado repite en su última novela "Ajuste de cuentas", publicada en la editorial Alfaguara, con su protagonista más característico, Juan Urbano, "escogí su nombre como un homenaje al Juan Nadie de Frank Capra", nos dice en la entrevista que mantuvimos en un céntrico hotel de Madrid a raíz de la publicación al unísono de la novela y su libro de cuentos Qué escondes en la mano.

  • 1

Un niño pequeño que habla un idioma desconocido es abandonado por su padre en el aeropuerto internacional de Hamburgo, con solo la ropa que lleva puesta y un puñado de dinero en el bolsillo de su abrigo. Así comienza "El voluntario", la nueva novela del escritor estadounidense Salvatore Scibona.

"Ajuste de cuentas" de Benjamín Prado plantea el dilema ético al que se enfrenta Juan Urbano, escritor sin trabajo y sin ideas que plasmar en el papel, cuando le ofrecen una obra por encargo. Despedido de la emisora de radio y del periódico donde colabora, incapaz de escribir una nueva novela tras varios éxitos anteriores y rodeado de un entorno descorazonador, Urbano es un escritor en el dique seco (se halla "con la mano en blanco y la mente a oscuras", como él mismo reconoce).